“Ahora entraremos a la falsa carrera olímpica que anunció Longueira”

Recordando que “el ahora silente ministro Longueira estuvo dos años agitando el fantasma de la carrera olímpica como excusa para acelerar la tramitación de su ley de pesca”, el senador Alejandro Navarro enfatizó que “considerando los tiempos que se ha dado el Tribunal Constitucional para analizar las presentaciones que cuestionan dicha norma, parece necesario que el propio ministro o el Subsecretario anuncien las medidas que adoptarán durante este período en que no tendremos ley”.

 

Imagen: tvn.cl

Navarro dijo que “en rigor hay dos opciones posibles: una, que el Ejecutivo  establezca, como señala la ley general de pesca, la veda de todas las pesquerías sometidas a límites máximos, aunque es poco probable que el gobierno quiera adoptar esa medida, pese a todo el discurso sustentable que levantó para vestir su propuesta pro industrial. La segunda alternativa es que se decrete una seudo libertad de pesca, condicionada a que todo lo que se pesque luego se descontará de la cuota que le corresponda a cada empresa”.

 

“Lo concreto -agregó- es que no existe la carrera olímpica que anuncio tan histriónicamente Longueira, primero porque no todos los chilenos tienen permisos de pesca. Como sabemos, debido a las constantes fusiones son cada vez menos lo que los poseen, así que nadie puede llegar y meterse al agua a pescar. Segundo, en el tiempo, debido más a la disminución de la biomasa que por espíritu conservacionista, se ha disminuido el esfuerzo pesquero industrial, es decir, hay pocos barcos, por lo que tampoco hay tanta capacidad para pescar demasiado. Y, tercero, está claro que el club de la pesca que integran Sonapesca y Asipes, se pondrá de acuerdo para cuidar los que considera sus peces”.

 

El parlamentario dijo que “en todo caso sería bueno escuchar la letra chica que el gobierno tiene guardada sobre este tema, porque es perfectamente posible que se genere un vacío, un lapsus o un paréntesis legal, entre la ley de límites máximos de captura que termina su vigencia el 31 de diciembre y la Ley Longueira, si es que alguna vez entra plenamente en vigencia, que efectivamente permita la libertad de pesca, como en el pasado, y lo pescado luego no pueda imputarse a la cuota global anual y la cuenta empiece otra vez de cero. Al final, contra su discurso, la Ley Longueira puede terminar siendo la menos sustentable de todas las leyes de pesca que hemos tenido”.

 

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

 

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.