“Amenazas de muerte contra dirigentes artesanales no pueden quedar impunes”

Manifestando su preocupación por un hecho que calificó como “muy grave y que no puede quedar en la impunidad”, el senador Alejandro Navarro dijo que “no es aceptable que de cara a un evento interno que tiene en los próximos días la Conapach, su secretario general, Nelson Estrada, reciba cuatro llamados telefónicos amenazándolo de muerte. Este es un hecho gravísimo que debe ser conocido y sancionado por la justicia”.

Imagen: kalipedia.com

El parlamentario indicó que “según me ha informado este dirigente de los pescadores de la región del Bío-Bío y de la Conapach, en una de las llamadas incluso le dijeron que debía elegir el cajón donde sería enterrado. No queremos creer que estas amenazas se dirijan a Nelson Estrada por ser uno de los dos que no firmó el acuerdo surgido de la mesa pesquera de Longueira, ni porque junto a un importante número de dirigentes de la pesca artesanal de otras regiones, así como representantes de las pymes pesqueras y de un sector de tripulantes suscribieron un declaración rechazando el acuerdo de fraccionamiento que otros insisten en calificar de histórico”.

“Espero -añadió- que en el evento que tendrá este fin de semana la Conapach no se repitan los mismos efectos de hace más de una década, cuando la discusión sobre la implantación del sistema de cuotas terminó dividiendo al sector que por entonces se agrupaba en una sola organización nacional. Es preocupante y grave además, que se tenga la percepción de que estas amenazas repudiables ni siquiera provengan del mismo sector artesanal, sino que eventualmente provinieran desde el sector industrial.

El legislador dijo que “confiamos en que más allá de las legítimas diferencias que existen en una organización tan grande como la Conapach, persista la integridad del gremio para enfrentar a sus adversarios que son quienes desde afuera de ella esperan sacar ventajas de esas diferencias. La atomización o fragmentación de la organización artesanal sólo es funcional a aquellos que quieren desparecer esta actividad y esta forma de vida ancestral”.

Navarro afirmó que “las organizaciones gremiales deben resolver sus temas sin injerencia externa. Con los años de experiencia en el tema pesquero tengo la convicción de que solo con la unidad de sector artesanal se puede enfrentar exitosamente los intereses y el lobby de los poderosos, especialmente considerando que este gobierno, más allá del discurso de Longueira, no está interesado en proteger a los más débiles, menos en pesca. Una demostración de esto es que ha terminado repartiendo los pescados a los mismos que los han depredado, y que ciertamente no son los artesanales”.

Junto con reiterar su rechazo a este amedrentamiento, Navarro señaló que “ayer estuvimos en la Comisión de Pesca escuchando al ministro Longueira insistir sobre la importancia de este acuerdo obtenido con fórceps, presión y amenazas, y su importancia como elemento base de la anunciada ley que nunca llega. El ministro no puede estar legislando antes de ingresar el proyecto al parlamento, donde será un insumo a considerar, pero que en ningún caso será obligatorio ni vinculante”.

Finalmente, el parlamentario del MAS dijo que “aunque lamentablemente todavía, tras muchos años de trámite legislativo, todavía no tenemos ley de lobby, espero que no se vuelvan a repetir las escenas del 2001 y el 2002, cuando bajo la promesa de que la Ley de Límites Máximos de Captura era la solución para el empleo y la sustentabilidad de las pesquerías, la Asipes utilizó la necesidad de los trabajadores como carne de cañón, financiando el traslado de cientos de trabajadores que vinieron a protestar contra quienes teníamos, así como hoy tenemos, nuestra propia convicción en esta materia y que no necesitamos que en los pasillos nos vengan a decir lo que tenemos que decir o hacer, o como votar”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.