“Caos en obras de Eje Cívico de Talcahuano baja en 70% ventas de comerciantes”

  • Afectados por las demoliciones viales, faltas de estacionamientos
    y prohibiciones accesos al libre tránsito vehicular y peatonal expresaron
    su descontento por las bajas de sus ventas, que en algunos casos ha
    obligado a despedir a sus trabajadores.
  • “Junto a la concejala de Talcahuano, Mireya Gallardo,
    solicitaremos urgentemente una reunión con el Serviu y, además, la
    Municipalidad de Talcahuano. Si no tenemos respuestas positivas que
    solucionen ahora el difícil momento de los locatarios, el barrio comercial
    pasará a ser un barrio fantasma”, anunció Navarro.

 

“Color de hormiga”, así de oscuro dijo el senador de la Región del
Biobío, Alejandro Navarro, ver la actividad comercial de las céntricas calles
San Martín, Bulnes y Aníbal Pinto de la comuna de Talcahuano. “Recorrimos el
sector, hablamos con quienes disponen de negocios y lo que vemos es que las obras
viales de más de 2.300 millones de pesos financiada completamente por el
gobierno, en el marco del Eje Cívico, sufren el síndrome de dispersión en
sentido espacial y lentitud en lo temporal, lo que ha perjudicado
considerablemente la actividad comercial. La gente no va a comprar a los
negocios, porque es muy difícil transitar entre escombros, rupturas de suelo y
accesos cerrados”, manifestó Navarro.

 

Junto con anunciar una reunión urgente con el Servicio de Vivienda y
Urbanismo, Navarro y la concejala de Mireya Gallardo, buscaron también que el
municipio de Talcahuano, por medio de la Dirección de Desarrollo Comunitario,
Erick Vergara, “nos aliemos en tomar las riendas de esta crisis comercial que
viven los locatarios del centro de Talcahuano, que son las principales víctimas
de la tardanza de un progreso”.

 

A juicio del presidente del MAS, “la ingeniería del Ministerio de Obras
Públicas al dejar postergado el factor ‘humano’ y ‘comercial’ de estas calles,
hoy, le advertimos, tendrán que enfrentar una crisis social. Las obras que
contemplan demoliciones y que hacen imposible el tránsito seguro en áreas de
circulación peatonal, desde que se enarboló el proyecto en terreno a comienzos
de este año, no fueron capaces de dilucidar que a los comerciantes sin un acceso
expedito a sus clientes, estarían condenándolos a bajar las cortinas”.

 

La gravedad del asunto va en incremento, según indicó el parlamentario:
“Hoy la gente que tiene sus almacenes y otros servicios están con pérdidas del
70% en sus ventas y, como pueden observar, no tienen la esperanza de que las
obras terminen en noviembre de este año. La poca afluencia de público a zonas
invadidas por accesos denegados, maquinarias y destrucción de aceras y
pavimentos, ha hecho que muchos negocios, lamentablemente,  vean difícil incluso pasar agosto”.

 

Otro punto que denunciaron es la circulación de automóviles: “Los
clientes que andan motorizados se les es imposible estacionar, no hay
aparcamiento que los mantenga cerca de los locales comerciales. Este estado de
las obras está generando un triste efecto dominó de que a menos ventas, menos
utilidades, por tanto, se ha hecho insostenible mantener a trabajadores
vinculados a los negocios. Lo que da como siguiente paso, entonces, un
desenlace para nada auspicioso”.

 

PRENSA OFICINA
PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *