Navarro y vecinos exigieron la clausura definitiva de la explotación de cantera en Talcahuano

  • “Manejamos información de que es cerca o más de un millón de metros cúbicos de áridos que la Armada de Chile contempla extraer, de la cantera ubicada en playa Tricao en el sector Las Canchas de Talcahuano, para ser utilizados en la reconstrucción de Asmar, actividad que se está efectuando sin tener un Estudio de Impacto Ambiental, y sin participación de los vecinos, lo que ha alterado gravemente las condiciones y la calidad de vida de los habitantes de sectores aledaños”, aseveró el Senador del MAS.
  • Además de entregar una carta al Seremi de Medio Ambiente, el Senador y los vecinos solicitaron a Contraloría Regional que dé cuenta el porqué si antes la denunciada obra, por el mismo Navarro en el año 2005, fue paralizada, ahora no lo es.

 

Foto: Radio Bío Bío

Hasta las dependencias del Seremi de Medio Ambiente de la Región del Biobío llegaron vecinos apoyados por el senador Alejandro Navarro para “exigirle al titular del organismo, Pedro Navarrete, que lo antes posible investigue los serios incumplimientos medio ambientales que a nuestro parecer responsabilizan gravemente a la Armada de Chile”. A lo que añadió que le solicitó que “coordinemos prontamente una fiscalización con los servicios ambientales en terreno, sean estos la Conaf, de Salud, el Servicio de Evaluación Ambiental u otros, para que se oficialicen los daños acaecidos y responda la Armada por ellos, a causa de esta explotación de cantera ubicada en el sector Las Canchas, en Talcahuano”, afirmó el Senador.

 

De acuerdo al parlamentario “aquí se ha sobrepasado a los vecinos. Cabe señalar que el único camino pavimentado que tienen ellos en el sector es altamente utilizado por los camiones de gran tonelaje que transitan por él hacia la Base Naval con los miles de metros cúbicos extraídos ilegalmente, el acceso a la obra se encuentra al lado del Colegio Arturo Prat, los camiones transitan por el medio de la población, y cuyo trayecto pasa por el Hospital Naval”, señaló.

La insistencia de la Armada

 

Ésta no ha sido el primer atisbo de la problemática. El senador Alejandro Navarro recordó que “cuando era diputado, en el año 2005 presenté a la Contraloría Regional una denuncia que decía relación a este mismo tema. Logramos que se paralizara la obra. Pero ahora, por del daño que afectó a Asmar y sus instalaciones el terremoto  del 27 de febrero, nuevamente la Armada insiste con su actitud de llevar a cabo esta explotación ilegal de la cantera”, criticó Navarro. A lo que dejó en claro que “junto a los vecinos no estamos en contra de la reconstrucción de Asmar; lo que pedimos, simplemente, es que se respete la legislación ambiental”, aseguró el parlamentario.

 

En aquella oportunidad, la respuesta a su presentación vino de parte de la Contraloría Regional de Valparaíso, con fecha 22 de marzo de 2006, la cual en su punto final dictaminó lo siguiente:

 

“Finalmente, cabe señalar que de las presentaciones efectuadas por el recurrente, se advierte la existencia de infracciones a la  legislación ambiental, tributaria y laboral, por parte de las empresas que asumieron la explotación de la cantera; a lo que se suman los cuestionamientos a las inscripciones de títulos de dominio de los inmuebles destinados a la Armada, denominados Fundo Lorena, Playa Blanca y las Cruces, y a las actividades desarrolladas al interior de dichos precios, (sic) en relación con la destinación para la que fueron entregados”.

 

Es en este contexto, que se informó también de otra presentación a concretarse en Contraloría, para que “a raíz de lo dispuesto en ese dictamen citado, se emita un informe que dé cuenta acabada de las acciones realizadas por esta Contraloría Regional del Biobío en cumplimiento de lo dispuesto en dicho dictamen”, adelantó.

Sin respuestas

 

“Por motivo de la persistencia con que la Armada busca concretar esta obra –relató el Senador- el 18 de noviembre pasado vecinos de la cantera          interpusieron un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones de Concepción, cuyo trámite fue acogido, dictaminando entonces la orden de no innovar, es decir de paralizar la obra; decisión que finalmente quedó sin efecto, pues    la explotación de la cantera ubicada en las cercanías a la Playa El Tricao, en el fundo Playa Blanca del sector Las Canchas, correspondiente a la península de Tumbes en Talcahuano, es de dominio fiscal desde hace un siglo”.

 

Según el Senador un punto importante del que se tuvo acceso, pero posteriormente a este recurso de protección, es que “según un oficio emanado de la Seremi de Bienes Nacionales cuyo denominado Decreto Exento Nº 1.057, de fecha 27 de septiembre de 2000, destina el predio fiscal al Ministerio de Defensa Nacional, Subsecretaría de Marina los inmuebles ubicados en la península de Tumbes. Allí se especifica que la península de Tumbes está destinada para la captación y abastecimiento de agua para el Apostadero Naval de Talcahuano, en el que actualmente se explota en forma ilegal una cantera para extracción de áridos. Lo que no se condice con lo que en el mismo decreto menciona que es: ‘queda absolutamente prohibido (…) disponer el uso o goce de todo o parte de los inmuebles fiscales, para otro fin que no sea el objetivo especifico de la destinación…’”, anunció Navarro.

 

Es en base a los hechos mencionados que el líder del MAS comentó que “se solicitó a la Seremi de Bienes Nacionales, María Pilar Gutiérrez, el16 de diciembre del año pasado, que investigara y se pronunciara sobre esta denuncia para dar cumplimiento al decreto, sin embargo aún no hay respuesta, a pesar de que está muy clara la vulneración”, indicó el congresista, señalando a su vez que “el 12 de enero de 2012 los vecinos se vieron obligados a pedir un pronunciamiento a la Contraloría Regional del Biobío respecto de esta situación”.

La ilegalidad de la obra

 

Para Navarro, así como lo expresó en la misiva entregada al Seremi de Medio Ambiente, “es de conocimiento público que se está explotando en dicho predio una cantera sin las autorizaciones sectoriales pertinentes, lo que se corrobora con respuesta emitida por el Director del SEA el 2 de Noviembre de 2011, lo que será resuelto por la Corte Suprema en el fondo del Recurso de Protección Interpuesto”. E indicó que “también es de conocimiento público que en el sector se están explotando bosques en seis fundos asignados al Ministerio de Defensa Nacional, Subsecretaria de Marina para otros fines, con el consiguiente daño ambiental, el que no se ha evaluado, al no haber ingresado al Sistema de Evaluación Ambiental dicho proyecto”.

El intento fallido

 

Alejandro Navarro relató que “recién el 28 de noviembre de 2011, la Armada representada por el Comandante en Jefe de la II Zona Naval de Talcahuano, Matías Purcell, solicitó al SEA de la Región, un pronunciamiento sobre la pertinencia de ingresar al Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental el mencionado proyecto de reconstrucción de las instalaciones de la Base Naval y ASMAR en Talcahuano”. A lo que señaló el Senador que “dicha presentación carecía de datos básicos para poder resolverla, como son los metros cúbicos a extraer, dato más que relevante para hacer la solicitud, según da cuenta la respuesta del director de dicho organismo, Bolívar Ruiz, el 16 de diciembre de 2011 al Comandante en Jefe, por lo que le solicitó esa vez mayor información para resolver su presentación, hecho que hasta el día de hoy no ocurre”, dijo.

 

Según datos extraoficiales, el parlamentario informó que “se extraerá una cantidad cercana o mayor al millón de metros cúbicos de material”.

 

La defensa de la Armada y Asmar

 

Navarro anunció que “el proceder de la Armada y ASMAR en presentaciones ante el recurso de protección, han invocado la excepción del art. 22 de la Ley de Bases del Medio Ambiente, para eximirse de ingresar al SEIA el proyecto de reconstrucción de sus instalaciones, ya que las obras en cuestión se circunscriben en la figura denominada ‘instalaciones militares de uso bélico, las que se regirán por su propia normativa, en el marco de los objetivos de dicha ley’ y, por lo tanto, no debe ingresar a Evaluación Ambiental. Con esto –explicó Navarro- alegan que no le son aplicables las normas generales correspondientes a la Evaluación Ambiental, de manera que en ese sentido se exceptuarían de ingresar sus proyectos al SEIA”. Sin embargo, el Senador aseguró que “esto en ningún caso da luces de cuáles son sus normativas ambientales especiales. Sólo se limitan a hacer una serie de alegaciones vagas y ambivalentes que conducen a confusión”, aseveró el congresista.

 

A juicio del senador Navarro “no se ha respetado ni asegurado el derecho de las personas a vivir en un medio ambiente libre de contaminación, ya que dieron inicio a la explotación de la cantera sin someter dicho proyecto, difícilmente calificable de actividad militar relacionada al uso bélico de una instalación, a algún sistema de evaluación de impacto ambiental alguno, o permiso o autorización”. Y enfatizó que “empezaron a ejecutar los trabajos sin un plan de evaluación ambiental”, señaló.

 

Asimismo, argumentó que “ya está definido que Asmar no es una empresa para fines bélicos, es una empresa del Estado que tiene entre otras funciones prestar servicios a la Armada de Chile, por lo que el proyecto de reconstrucción de esta planta en Talcahuano debe necesariamente ingresar al SEIA”, y enfatizó que “la explotación de la Cantera Tricao, se encuentra localizada en otro lugar de la Península de Tumbes a una distancia considerable de donde se localiza el complejo de ASMAR”.

 

Como se lo dio a entender Navarro al Seremi de Medio Ambiente del Biobío, “la reconstrucción de las instalaciones de la Base Naval y la reconstrucción de Asmar son y deben ser proyectos diferentes por concepto de evaluación ambiental. Se trata de un proyecto de cualquier otro privado y que a mayor abundamiento genera material particulado en una zona afectada por este contaminante que daña la salud de las personas”, concluyó el Senador.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

 

Tags:
0 shares
  1. Crispercan777
    Febrero 14, 2012

    Soy de Las Canchas. La armada está lucrando a vista y paciencia de todo el que quiera ver. Existe una explotación económica de bosques plantados sobre tierras en que existió flora y fauna endémica desde tiempos inmemoriales, sin alguna de las finalidades declaradas en la normativa que los regula. Han constituido un “biombo” tras el cual ocultan una empresa que se ve y huele como privada, que sólo se distingue de éstas, por los uniformes militares de sus gerentes. La destrucción de playas y acantilados es escandaloza y sobrecogedora para quienes crecimos én contacto con su majestuosidad irrespetada.
    Los distintos almirantes de otras zonas del país, han llegado a ejercer sus altos cargos, propiciando la destrucción del m.ambiente y la restricción de acceso a sectores de la península, para vecinos que han incorporado esta naturaleza como parte de su vida diaria, y que jamás han ocasionado tamaña destrucción.
    Ojalá que las resoluciones administrativas y sobretodo, judiciales, paren el escandalo, porque los uniformados no lo harán, ni por verguenza.

  2. juan castro
    Julio 9, 2012

    Es una verguenza ver como una entidad tan prestigiosa y honorable con la tarea de velar por el bienestar de todos los ciudadanos de un país haya decidido formar parte de uno de los desastres mas notorios y dañinos de la costa de talcahuano.Yo nací y crecí en la población las canchas, recorrí en mi niñez todos esos hermosos parajes que guardan todos los mas bellos recuerdos familiares…y me causa una indignación terrible ver que de manos de gente inescrupulosa y avara que mirando sus propios intereses no tenga un poco de conciencia sobre el daño ecológico que causarían en las playas de mi ciudad …

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.