• El senador Navarro, junto al líder de la Federación de Transportes de Carga de la Región del Biobío, Germán Faúndez, se reunieron para dar a conocer los beneficios de la aprobada ley de reintegro de impuesto específico del petróleo diésel para empresas de transporte de carga.
  • “Esta devolución escalonada, beneficia a las pymes”, sostuvo Navarro. Sin embargo, el parlamentario fue más allá y comentó que “por el bien de la comunidad  y de las pymes, hay que eliminar el impuesto específico”.
  • Además, Navarro anunció recurrir a la Fiscalía Nacional Económica por presunta colusión de empresas distribuidoras de combustibles.

Navarro y Federación de Transportes de Carga de la Región del Biobío

“El impuesto específico no tiene razón de ser”, así de enfático y claro fue el mensaje del presidente del MAS, el senador Alejandro Navarro, quien junto al presidente de la Federación de Transportes de Carga de la Región del Biobío, Germán Faúndez, explicaron que mientras no ocurra este hecho, el proyecto de ley aprobado por el Senado sobre devolución escalonada de impuesto específico para empresas de transporte de carga “será beneficiosa y generará equilibrio”, sin embargo no satisface completamente las demandas del senador y los transportistas. Pues, en este contexto, para el congresista “lo necesario aquí es que el gobierno cumpla su palabra y elimine de una vez por todas el impuesto específico”.

El parlamentario justificó la jornada expresando que “con nuestra votación a favor de este proyecto de ley, pudimos dar un paso de apoyo a la pequeña y mediana empresa transportista. Pero sabemos que esto no es suficiente y lo hemos declarado por años y en esta oportunidad le seguiremos insistiendo al gobierno que cumpla su palabra, porque cuando era oposición ellos mismos lo pedían, y ahora que de ellos depende, nos escriben puntos suspensivos. Por lo tanto, exigimos nuevamente: ¡fin al impuesto específico!”

“Hoy día este impuesto recauda 2.700 millones de dólares”, dijo Navarro a lo que explicó que “fue un impuesto promulgado en el año 1986 para reparar caminos, obras viales y canteras dañadas por el terremoto de 1985. Hoy esta carga tributaria perjudica a quienes lo pagan, en el caso de transporte terrestre a los más pequeños, ya que el 32% del combustible comprado es impuesto específico, y si lo sumamos al 19% de IVA, se estaría pagando en total 51% en impuestos”, denunció Navarro, considerando a su vez que según precios aproximados de venta de distribuidoras de combustible mayoristas, en general, “por ejemplo el petróleo diésel en marzo de 2009 estaba a $358; en enero de 2010, estaba a $477 y este mes a $567,4. Es decir, estamos ante una continua alza, con una carga enteramente perjudicial para las pymes”, sostuvo Navarro.

“Es más –agregó el Senador- en el sitio web del Consejo Nacional de Energía, según el margen bruto nominal promedio de este año de comercialización de petróleo diésel, en la Región del Biobío existe un precio de venta de éste en $589,4, lo que en comparación a algunas regiones, es la más cara (en Santiago tiene un precio de venta de $558,5). Y en cuanto a la gasolina 93 SP, en nuestra Región el precio de venta es $737,7, siendo nuevamente la más costosa (en Santiago tiene un precio de venta de $696,5). Es incomprensible –sostuvo Navarro- teniendo en cuenta que tenemos a la refinería Empresa Nacional del Petróleo en esta misma zona”

El voto de apoyo de Navarro

“Mi voto consistió en apoyar que –detalló el senador Navarro- a contar del 1 de este mes de diciembre hasta el 31 de diciembre del próximo año existan tramos de descuentos, es decir, que las empresas de transporte de carga puedan ser beneficiadas, especialmente las pymes que corresponden a un 80% del transporte total, con una recuperación relacionada con su cantidad de ventas anuales, de la siguiente forma”, especificó:

“Las empresas que al año registran ventas de 1 hasta 2.400 U.F, podrán recuperar 80% de impuesto específico del petróleo diésel (IEP). Las que tienen ventas de 2.400  hasta 6.000 U.F tendrán un 70% de recuperación. De 6.000 hasta 15.000 U.F, un 52,5% de reintegro. Y, finalmente, las que superan 15.000 U.F tendrán un reintegro del 31% del IEP”, sostuvo Navarro.

A lo que agregó que “así, protegemos efectivamente a las pymes, pues constituyen el mayor porcentaje del total de transportistas de carga, pero creo que no la protegemos completamente como quisiéramos; por una parte, en este caso estamos en contraposición del deseo de los más grandes, que querían homologar la segmentación en porciento del IEP, pero que finalmente no salieron con la suya; sin embargo, lo ideal y por lo que nos reunimos afuera de la Intendencia Regional es para que el gobierno le quede claro y entienda que junto a los camioneros lo que queremos es el fin del impuesto específico creado en el gobierno militar y que fue mantenido por los gobiernos de la Concertación”, aseveró el congresista.

Promesas incumplidas

El senador recordó que “según una declaración del 25 de noviembre del 2009 del Senador Víctor Pérez, Secretario General de la UDI, dice que ‘en marzo cuando asuma Sebastián Piñera como Presidente de la República, la UDI le propondrá poner fin al impuesto específico a los combustibles’”. Según Navarro, el parlamentario precisó que “el impuesto específico a las bencinas equivale a 180 pesos del valor del litro de gasolina lo que incide fuertemente en los presupuestos familiares cuando el vehículo en muchos casos forma parte de una necesidad y no de un lujo. Esa vez el señor Pérez comentó que no existe ninguna justificación para mantener este impuesto por cuanto todos sabemos que fue creado para financiar la mantención de carreteras, pero hoy estas están concesionadas y pagamos peajes por utilizarlas. En consecuencia, insistió Pérez, hoy los chilenos estamos pagando dos veces por el mismo servicio, el peaje y el impuesto específico a los combustibles”.

A su vez, Navarro agregó que “según Pérez, la Concertación todos estos años se ha negado a eliminar este impuesto argumentando que beneficia sólo a las familias con mayores ingresos, pero es absolutamente falso pues el precio de los combustibles incide fuertemente en el valor final de todos los productos, incluyendo aquellos que consumen los sectores de menos recursos. Por lo tanto, el beneficio es para todos”, sostuvo Navarro. Y siguió refiriéndose a los dichos públicos del senador Pérez que decía: “Vamos a presentar esta iniciativa y estamos seguros que vamos a contar con el patrocinio del próximo gobierno” –el actual Gobierno- “y ahí veremos quiénes están efectivamente con la clase media y quiénes solo la buscan para obtener votos”. Cuestión que nunca pasó, señaló Navarro, por lo que lo importante es “terminar con el impuesto específico y, por lo tanto, los 200 pesos que se le agregan al precio del combustible efectivamente eliminarían todo este debate y tendría un precio real”.

Ante un presunto nuevo escándalo de colusión

El senador Navarro aprovechó la instancia para hacer un alto de atención: “Yo quiero, además, señalar que en el sector de transporte se está produciendo una concertación muy similar a las farmacias, supermercados y bancos”.

Posterior a esta declaración, Navarro informó que “hemos conversado con la Federación de Transportes de Carga, y vamos a pedir a la Fiscalía Nacional Económica que haga una investigación sobre la eventual colusión de las distribuidoras de combustibles, porque aquí hay 3 ó 4 grandes distribuidoras que en definitiva todo indica que han tenido algún grado de acuerdo, que aun cuando el petróleo baja, el precio al usuario no baja, se mantiene y en algunos casos sube”, argumentó el Senador, quien dijo esperar que “la Fiscalía Nacional Económica pueda realizar la misma investigación que ha realizado en los pollos, las farmacias, pero ahora en el sector de distribución de combustible”.

Escucha al Senador acá

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA