“Es criminal terminar con planes de empleos de emergencia y el veto persigue eso”

Rechazando absolutamente el “simplismo y la prepotencia con que la ministra Matthei aborda el tema de los planes de empleos de emergencia en la Región del Bío-Bío”, el senador Alejandro Navarro dijo que “no podemos aceptar que el argumento de la ministra sea decir que los cupos de Pro Empleo son para operadores políticos, eso es tratar de tapar con un dedo las cifras de cesantía de entre 9 y 13,4% que tenemos en comunas como Chillán, Coronel, Lota, Talcahuano y Los Angeles, según las propias cifras del INE”.

Imagen: El Repuertero

El parlamentario insistió  en que “la ministra, cuya fórmula para abordar los conflictos es siempre echándole más leña a la hoguera, afirma temerariamente que la cantidad y la duración de los cupos de empleo en la región solo se deben a presiones políticas. La verdad es que en lo único que coincidimos con ella es que el tema de fondo es político: existe esa tasa de cesantía por decisiones políticas adoptadas en el tiempo que generaron el cierre de importantes fuentes de empleo públicas y privadas”.

Navarro dijo que “como alternativa la ministra ofrece capacitación, porque según ella sobran empleos y prácticamente dice que la gente no quiere ganar más plata. En nuestra región la capacitación está ligada, en el inconsciente colectivo, al proceso que se vivió en la Cuenca del Carbón tras el cierre de Enacar, donde terminamos llenos de peluqueros y gásfiter que nunca pudieron encontrar trabajo y que desde entonces viven en la pobreza”.

 

El parlamentario reiteró  que “la ministra habla como si nunca se hubiera cerrado una empresa en la región, como si los casos de Enacar, de Lozapenco, de Bellavista Tomé y de Machasa, por nombrar solo algunos, no existieran. Habla como si con el terremoto no se hubiera producido la pérdida de muchos empleos sobre todo en el comercio. Habla como si producto de los altos costos de producción, por ejemplo en electricidad que tuvieron que asumir muchas empresas en la región, pese a no estar operando, no fueran razones suficientes para explicar nuestro cuadro de desempleo. Habla, como si la propia ley de pesca que impulsa este gobierno no fuera a generar despidos en la industria y pérdida de fuentes de trabajo en el mundo artesanal”.

“Quizás -agregó- para la ministra Matthei lo mejor es que la gente trabaje en condiciones laborales difíciles, como en el sector forestal, donde existen múltiples trabas para la sindicalización y los sueldos precisamente no son los mejores del mercado, pero donde mucha gente se ve obligada a trabajar porque esas empresas son dueñas de grandes territorios donde no existe otro tipo de actividad productiva, siendo curiosamente esas mismas comunas donde se registran las mayores tasas no solo de cesantía, sino también de pobreza en la región”.

El legislador reiteró  que “ciertamente que el problema de fondo es político, de eso no hay duda: por eso hemos venido impulsando que se le entregue poder de verdad a las regiones, para que ellas puedan decidir acerca de su modelo de desarrollo; por eso queremos que se elijan los intendentes, para que así encabecen procesos sociales de desarrollo integral defendiendo los intereses locales y no que estén solo para acatar y ejecutar los que se decide en Santiago. Por eso necesitamos que los impuestos se paguen en las comunas donde se producen y no en las casa matrices en Providencia o Las Condes”.

Navarro dijo que “lo que sucede en la Región del Bío-Bío no es una conspiración política como lo pretende presentar la ministra Matthei. Es solo el reflejo de nuestra realidad, que transversalmente ven tanto los partidarios de este gobierno como quienes no lo somos. Aquí no se trata de gente que no quiere trabajar y que quiere que el Estado lo mantenga subsidiado. Se trata de que hay zonas donde no hay inversión privada y donde la Constitución actual prohíbe que el Estado invierta para generar fuentes productivas, aunque sea para reactivar la economía por un período acotado, pese a que eso lo venimos proponiendo hace mucho tiempo”.

Finalmente, el parlamentario dijo confiar “en que el Presidente Piñera reevaluará esta decisión de vetar el presupuesto en un tema tan sensible que, además, es primera vez que ocurre desde el retorno de la democracia y que es una nueva expresión de la monarquía presidencial que consagra la Constitución. Asimismo espero que los 14 diputados y 4 senadores de la región podamos tener una posición común para defender estos planes que no existen para darle el gusto a nadie sino solo para enfrentar un problema real, que es la cesantía estructural que hay en Bío-Bío”.

Rechazando absolutamente el “simplismo y la prepotencia con que la ministra Matthei aborda el tema de los planes de empleos de emergencia en la Región del Bío-Bío”, el senador Alejandro Navarro dijo que “no podemos aceptar que el argumento de la ministra sea decir que los cupos de Pro Empleo son para operadores políticos, eso es tratar de tapar con un dedo las cifras de cesantía de entre 9 y 13,4% que tenemos en comunas como Chillán, Coronel, Lota, Talcahuano y Los Angeles, según las propias cifras del INE”.

El parlamentario insistió  en que “la ministra, cuya fórmula para abordar los conflictos es siempre echándole más leña a la hoguera, afirma temerariamente que la cantidad y la duración de los cupos de empleo en la región solo se deben a presiones políticas. La verdad es que en lo único que coincidimos con ella es que el tema de fondo es político: existe esa tasa de cesantía por decisiones políticas adoptadas en el tiempo que generaron el cierre de importantes fuentes de empleo públicas y privadas”.

Navarro dijo que “como alternativa la ministra ofrece capacitación, porque según ella sobran empleos y prácticamente dice que la gente no quiere ganar más plata. En nuestra región la capacitación está ligada, en el inconsciente colectivo, al proceso que se vivió en la Cuenca del Carbón tras el cierre de Enacar, donde terminamos llenos de peluqueros y gásfiter que nunca pudieron encontrar trabajo y que desde entonces viven en la pobreza”.

El parlamentario reiteró  que “la ministra habla como si nunca se hubiera cerrado una empresa en la región, como si los casos de Enacar, de Lozapenco, de Bellavista Tomé y de Machasa, por nombrar solo algunos, no existieran. Habla como si con el terremoto no se hubiera producido la pérdida de muchos empleos sobre todo en el comercio. Habla como si producto de los altos costos de producción, por ejemplo en electricidad que tuvieron que asumir muchas empresas en la región, pese a no estar operando, no fueran razones suficientes para explicar nuestro cuadro de desempleo. Habla, como si la propia ley de pesca que impulsa este gobierno no fuera a generar despidos en la industria y pérdida de fuentes de trabajo en el mundo artesanal”.

“Quizás -agregó- para la ministra Matthei lo mejor es que la gente trabaje en condiciones laborales difíciles, como en el sector forestal, donde existen múltiples trabas para la sindicalización y los sueldos precisamente no son los mejores del mercado, pero donde mucha gente se ve obligada a trabajar porque esas empresas son dueñas de grandes territorios donde no existe otro tipo de actividad productiva, siendo curiosamente esas mismas comunas donde se registran las mayores tasas no solo de cesantía, sino también de pobreza en la región”.

El legislador reiteró  que “ciertamente que el problema de fondo es político, de eso no hay duda: por eso hemos venido impulsando que se le entregue poder de verdad a las regiones, para que ellas puedan decidir acerca de su modelo de desarrollo; por eso queremos que se elijan los intendentes, para que así encabecen procesos sociales de desarrollo integral defendiendo los intereses locales y no que estén solo para acatar y ejecutar los que se decide en Santiago. Por eso necesitamos que los impuestos se paguen en las comunas donde se producen y no en las casa matrices en Providencia o Las Condes”.

Navarro dijo que “lo que sucede en la Región del Bío-Bío no es una conspiración política como lo pretende presentar la ministra Matthei. Es solo el reflejo de nuestra realidad, que transversalmente ven tanto los partidarios de este gobierno como quienes no lo somos. Aquí no se trata de gente que no quiere trabajar y que quiere que el Estado lo mantenga subsidiado. Se trata de que hay zonas donde no hay inversión privada y donde la Constitución actual prohíbe que el Estado invierta para generar fuentes productivas, aunque sea para reactivar la economía por un período acotado, pese a que eso lo venimos proponiendo hace mucho tiempo”.

Finalmente, el parlamentario dijo confiar “en que el Presidente Piñera reevaluará esta decisión de vetar el presupuesto en un tema tan sensible que, además, es primera vez que ocurre desde el retorno de la democracia y que es una nueva expresión de la monarquía presidencial que consagra la Constitución. Asimismo espero que los 14 diputados y 4 senadores de la región podamos tener una posición común para defender estos planes que no existen para darle el gusto a nadie sino solo para enfrentar un problema real, que es la cesantía estructural que hay en Bío-Bío”.

 

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.