“Estado debe expropiar terrenos y dar seguridad a familias damnificadas”

Rechazando los calificativos de “sucios, criminales y ladrones” que Víctor Gabilán, empresario, dueño de un terreno ocupado por 110 familias damnificadas por el terremoto y tsunami, del sector Perales de Coelemu, le imputó a los dirigentes de los afectados, se mostró el senador por esa comuna Alejandro Navarro, señalando que “me parece inhumano que este señor, junto con amenazar a los pobladores con desalojarlos en cualquier minuto, se refiera a ellos, la mayoría pescadores; todas personas humildes, de trabajo y de esfuerzo, en esos términos. Por lo que rechazamos esas imputaciones y estudiaremos las acciones legales a seguir, puesto que los dichos son graves y fuera de lugar”.

El Senador, que ha estado junto a su equipo de trabajo asesorando a las familias en materia de reconstrucción, lamentó lo sucedido expresando que “si las familias, que hoy viven en carpas, auto-albergadas en una de las más de 5mil hectáreas que posee Gabilán, tuvieran recursos económicos, no estarían pasando por estos tratos indignos ni sufriendo los embates post- terremoto y tsunami. Los habitantes de la Caleta Perales, ubicada a 25 km de la comuna de Coelemu y a 20 km de Dichato, Tomé, en donde habitaban 1.600 personas, y donde el paso de la catastrofe dejó el 80% de casas destruidas, no están por gusto en el terreno del empresario. Ellos escaparon y sobrevivieron al maremoto que los afectó, arrancando a lo alto de la localidad. Allí se sienten seguros en medio de las múltiplas réplicas que han afectado a la zona y temen volver a habitar el mismo lugar donde estaban sus viviendas, hoy devastado por la catástrofe. Además es impensable que lo hagan, mientras no exista un estudio que determine el área de inundación y de riesgo de la localidad”.

Por lo anterior, Navarro anunció que dentro del proyecto de Ley que se discutirá en el parlamento para destinar recursos para la reconstrucción “vamos a sugerir que el Estado pueda usar la facultad de expropiar terrenos y resguardar así la vida de las personas y de las familias que fueron fuertemente golpeadas por la catástrofe, como es el caso de la Caleta Perales. Y si bien los empresarios y dueños de fundos tienen todo el derecho a reclamar, es ahora donde Chile les pide solidaridad y que se pongan la mano en el corazón con los miles de niños cuyas familias fueron damnificadas. Y en ese sentido, el Estado debe dar garantía de apoyo y respaldo a los más débiles; protegiéndoles y otrogándoles una reconstrucción material, de sus viviendas y fuentes de trabajo, pero también moral, defendiéndolos de los ataques de personas sin criterio, que se jactan y ríen de la desgracia”

“En Perales también hay muchos Zafradas”

Por otro lado, el Senador Navarro presentará el caso de la escuela de Perales al Ministro de Educación Joaquín Lavín, expresando que “el establecimiento, cuya matrícula es de 80 alumnos hoy está atendiendo a no más de 5 niños y niñas. Esto debido a que se encuentra emplazado justo en el lugar que fue arrazado por el tsunami, por lo que los padres temen enviar a sus hijos a ese sector, el que a la vez queda apartado de los albergues, zonas altas, en donde hoy habitan las familias”.

Al respecto, el Parlamentario dijo que es de suma necesidad que el gobierno pueda dar garantía de seguridad tanto a los menores como a los padres que deben separarse de ellos durante el día, en medio de réplicas y el mal tiempo que se aproxima. Por lo cual se debe relocalizar el establecimiento o instalar unas salas modulares, que permitan a los niños estar alejados de la zona de riesgo y más cerca de sus familias. En Perales, también hay mucho niños y niñas como el “Zafrada”, el menor Víctor Díaz de la localidad de Iloca, que conmovió al Chile con su inocencia y ternura; quien hoy estudia en la primera “escuela modular” que comenzó a impartir clases en una de las zonas más afectada por el terremoto y tsunami”

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.