“Gobierno prefiere a funcionarias de Fundación Integra en el hospital que en una mesa de diálogo”

  • El presidente y senador del MAS, Alejandro Navarro, anunció que por medio de un proyecto de acuerdo de su autoría, “exigimos al Presidente de la República que atienda las legítimas demandas relacionadas a solucionar las paupérrimas condiciones económicas y laborales de los trabajadores de jardines infantiles y salas cunas. Es inaceptable que quienes crían a nuestros niños, que por el tiempo que le dedican pasan a cumplir casi el rol de padres o madres, sean tan desplazados en dignidad laboral”, enfatizó

 

Atendiendo al llamado de 1.600 funcionarios de la Fundación Integra de la Región del Biobío que llevan 15 días en paro, con 6 trabajadoras en huelga de hambre, incluso con una que ayer por descompensación tuvo que ser trasladada al Hospital Regional, todo para obtener mejoras económicas y laborales, el senador Navarro presentó un proyecto de acuerdo, impulsado por las firmas de los senadores Ximena Rincón, Carlos Cantero, Isabel Allende y Jaime Quintana, que espera que hoy en la tarde sea aprobado por sus pares en el Senado:

 

“Queremos avanzar en cambios sustanciales, en que esta Fundación pase de ser una institución privada, separada de la Junji, a ser amparada plenamente por el Estado, con el fin de garantizar una mejora en la dignidad de los trabajadores. Como punto de partida, a través de este proyecto de acuerdo solicitamos que la Ministra de Educación, Carolina Schmidt, levante una mesa de diálogo resolutiva, que no prolongue más la espera en soluciones y ponga fin a la huelga de hambre que amenaza la salud de las funcionarias”, sostuvo.

 

Hace una semana, el senador Alejandro Navarro en la Plaza Independencia de Concepción se reunió con la Fundación Integra para tratar sus peticiones: “En la ocasión coordinamos recibirlas en el Congreso, asunto que tratamos con el presidente y vicepresidente del Senado, Jaime Pizarro y José Antonio Gómez. Y bien, ya logramos el martes pasado con los comités del Senado que se retirara de discusión el proyecto de ley Junji presentado por el gobierno, para que la Ministra de Educación tome en cuenta las indicaciones sustitutivas que debiese considerar la moción”, dijo el parlamentario.

 

Para Navarro, “la falta de voluntad del gobierno en atender las demandas de los funcionarios de la Fundación Integra, presidida por la Primera Dama, Cecilia Morel, institución en la que específicamente en la Región del Biobío están matriculados unos 8 mil niños y que a causa de esta movilización solo el 3% están siendo atendidos, es inaceptable que continúe”.

 

Por tanto, el congresista pidió resolver dentro de las exigencias planteadas al Ejecutivo en el proyecto de acuerdo, “que se establezca un reajuste salarial de 15%, bono de antigüedad trienal pagado por la Fundación en un 3%, y que a partir de marzo de 2014 un pago de un bono de 60 mil pesos de capacitación inicial a todas las trabajadoras de jardines y salas cunas”.

 

Asimismo, continuó Navarro, “se garantice el pago del 100% de los reemplazos, entrega de asignación de zona en algunas regiones, ampliar la cobertura y calidad de la educación inicial”.

 

Y añadió: “Incrementar recursos para financiar el bono de Sistema de Aseguramiento de la Calidad por Incentivo, SACI, en un 20%. También el  otorgamiento a aquellos funcionarios que postulen a un retiro pactado del 100% de la indemnización legal por años de servicio. A su vez, la implementación de un programa de retiro voluntario de trabajadores de más de 55 años de edad, y con más de 11 años de antigüedad en la institución y/o que tengan problemas de salud, que necesiten retirarse”.

 

También, entre los puntos requeridos por los funcionarios de la Fundación Integra y que están indicados en el proyecto de acuerdo, están “asignaciones de movilización, colación, uniformes, pago de aguinaldos, derecho a negociación colectiva y otros aportes que mejoren las condiciones laborales de los trabajadores que vaya en miras a mejorar la calidad de la educación inicial y que disminuya las desigualdades del sistema en Chile”.

 

Navarro enfatizó que “como lo indica Educación 2020, en Chile hay 42 niños por educadora y técnicos de parvularios, cuando en promedio de la OCDE es de 15, lo que para nada se condice con la abultada carga que tienen las funcionarias de la Fundación Integra”

 

En ese sentido, concluyó Navarro, “esperamos que el proyecto de ley Junji venga con todas las modificaciones solicitadas por los trabajadores de la Fundación Integra; y, por supuesto, que en la mesa de diálogo solicitada se implementen las medidas que los funcionarios de la institución buscan conseguir en el corto plazo, las aspiraciones de brindar una educación que a los niños pre escolares de nuestro país les asegure su realización personal”.

 

 

 

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

 

0 shares
  1. Misael Mauricio Vera Vargas
    Octubre 15, 2013

    ..algunos CREEN que los paros son expresiones delictuales poco menos extremista.. POR EXIGIR SUELDOS DIGNOS no es otra cosa que ESO…

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *