“Hoy el Senado votará una acuerdo por dos supremos: la de ahora y la que viene”

· “No cuestiono el procedimiento, es el que existe, no hay otro mejor”, comentó Navarro; sin embargo, enfatizó que “de esta manera el gobierno juega a dividir a la Nueva Mayoría”. Por lo que señaló que “sería sano que se transparentara lo que viene, es decir, los otros nombramientos”.
· A su vez, puntualizó: “El ministro Larroulet no dialoga, no conversa. Por ese camino solo conseguirá que la agenda legislativa del gobierno sea calificada como instrumento electoral de Longueira. Por lo tanto, después no reclamemos ‘bloqueo legislativo’”.

Imagen: cooperativa.cl

La carta del gobierno para que integre la Corte Suprema, la jueza Gloria Ana Chevesich, se votará hoy en el Senado a partir de las 15 horas, producto de que los comités de la UDI y la DC solicitaron “segunda discusión”, ante lo cual, el senador Alejandro Navarro, manifestó: “Lo que se está votando no es solo Chevesich, también se está marcando el acuerdo para la próxima elección de los supremos. Esto huele a un proceso bilateral de negociaciones, en el cual el ministro Secretario General de la Presidencia, Cristián Larroulet, ha intentado avivarse frente a esta nominación, puesto que opta por negociar con una sola bancada, lo que va a significar que ni el nombre de Chevesich ni de cualquier otro juez pueda ser de consenso”.

El tema, para Navarro es que “el ministro Larroulet ha hecho caso omiso al diálogo y va por la línea de intentar imponer el nombre de la jueza Chevesich, sin ningún tipo de acuerdo. Creo que si los acuerdos hubiesen sido Chevesich y después Carlos Cerda, esto se hubiera resuelto sin mayores problemas”.

Y puntualizó: “Yo respeto la decisión de algunos senadores de proponer un candidato para la elección de supremo, quien a todas luces pareciera ser la abogada Andrea Muñoz Sánchez. Sin embargo, cabe recordar que la norma en estos años que llevo en el Senado, es que el Ministro de Justicia lo que hace es conversar con todas las bancadas, proceso que no solo radica en el marco de una elección sino en la composición equilibrada de los cargos vacantes”.

Producto de lo anterior es que el legislador del MAS enfatizó que “el gobierno ha elegido el atajo y ha privilegiado una negociación con la UDI, a nombre del gobierno, y al parecer con algunos sectores. Por lo que, una vez más, el gobierno equivoca el rumbo”. Y aclaró que “la composición de la Corte Suprema debe necesariamente contar con un consenso amplio en el Senado. Esto garantiza que el máximo tribunal represente al país en su conjunto y sus diversos intereses. Por tanto, acuerdos bilaterales como los que se están discutiendo hoy día luego de la petición de la segunda discusión no son buenos para la Nueva Mayoría”.

El gobierno y su voluntad negativa

Navarro advirtió que “los nuevos nombramientos van a estar complejos; porque en esta condición yo estoy, sin embargo, por esperar la llegada de un nuevo gobierno con la clara mayoría ciudadana representada en el Senado y que pueda tomar este tipo de decisiones. Ahora, vivimos bajo un gobierno que aparece de manera apresurada, al trote, fustigando una nominación de Corte Suprema antes de irse”.

En ese sentido, “el gobierno no cuenta con la legitimidad necesaria para ciertos nombramientos de manera discrecional. Debe haber un acuerdo y no una imposición. No ha habido voluntad positiva del gobierno de conversar cómo se estructura de manera equilibrada un acuerdo sobre este nombramiento de juez y sobre el próximo; ahora quieren nombrar a dedo”.

Conversaciones UDI –DC: negociación bilateral peligrosa

Frente a la polémica instancia de elecciones de jueces integrantes de la Corte Suprema, para el senador del MAS, se deben mostrar señales que ha dado el Pacto Nueva Mayoría en estos temas, los cuales son de unidad e integración”.

Y anunció: “Como MAS señalamos que no hemos sido parte de alguna negociación; he consultado al PS y al PPD y tampoco han sido parte de alguna negociación. La segunda discusión ha sido pedida por la UDI y la DC”.

“Quiero señalarles a nuestros socios de la Nueva Mayoría que estos temas se discuten de manera conjunta y no de manera bilateral. He sabido de las preferencias de la DC, por Andrea Muñoz y no tengo objeción alguna por ello. Sin embargo, reitero, aquí se debe respetar no solo la tradición, sino que el correcto juicio político, que indica que siempre se discuten un conjunto de nominaciones. Esta vez el gobierno ha elegido el atajo. Esto para nada fortalece la unidad pedida después del triunfo de Bachelet en las primarias pasadas”, indicó el Senador.

Navarro pidió que “esto sea aclarado. Si bien todas las bancadas tienen el legítimo derecho a tener nombres para designaciones, lo que, estimo, debe confesarse abierta y claramente. No nos pisemos la capa entre superhéroes: aquí las propuestas vienen acordadas con el gobierno y tal parece que la propuesta de Chevesic es solo del gobierno”, dijo. Y agregó: “Dejemos las cosas claras: el Senado tiende a tener siempre un equilibrio; en este caso, no sé cuál es el equilibrio con la nominación de Chevesich”.

A su vez, opinó que “este gobierno, por medio de Larroulet, ha optado por el camino de Carlos Altamirano, ‘de avanzar sin transar’; y así lo estará haciendo durante los próximos seis meses. Cuando ese avanzar tiene duras dificultades, entonces quiere negociar, pero con solo algunos. Siento que ese es el peor camino para nominar a los jueces que tienen que ser los mejores, los más lúcidos, los con mayor trayectoria, pero que también representen a la diversidad del país. La Corte Suprema debe ser el reflejo de Chile, no puede haber una Corte Suprema de una sola tonalidad”, señaló Navarro.

“El ministro Larroulet es un zorro sagaz”

Navarro siente que “hay en el ambiente que el rechazo de la izquierda a Chevesich, léase PS-PPS-MAS, va a ser presentado como una revancha, venganza, una vendetta por el Caso Mop Gate”, manifestó el senador Alejandro Navarro. Lo que lo interpreta como “un hecho negativo y doloroso para el gobierno del Presidente Lagos y para los partidos señalados”.

“Es fundamentalmente en la incertidumbre del próximo nombramiento de un supremo, lo que explica que sea lo que ha llevado a abrir una negociación de manera bilateral en el Senado con la UDI”, afirmó Navarro.

En otros términos, para el senador Navarro “si Larroulet ha intentado jugar con episodios del pasado es porque ha agotado su cuenta corriente y se ha sobregirado políticamente. Yo espero que eso lo entienda la Nueva Mayoría que este ministro de la presidencia en el Congreso solo lo representa un riesgo político, porque él no viene a buscar los acuerdos. Larroulet es la versión en negativo de José Antonio Viera Gallo; se ha especializado en no generar acuerdo a toda costa, jugando con amenaza sobre el PS – PPD, invocando el fantasma del MOP Gate, para así inhibirles la votación señalando no oficialmente que sería la venganza de los partidos de izquierda contra Chevesich”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.