“Irregularidades” del Transantiago llegan a la Contraloría

Un exhaustivo informe de fiscalización al Transantiago, solicitó el Senador del MAS Alejandro Navarro a la Contraloría General de la República, debido a lo que consideró “graves defectos en la gestión financiera, contractual y de funcionamiento del transporte público capitalino”. Del mismo modo, también calificó como “una situación de extrema gravedad los incumplimientos en materias laborales por parte de algunas operadoras del sistema”

Navarro, explicó que dentro de las anomalías que existen respecto al Transantiago en el ámbito laboral, se enmarcan las que se encuentran en la Dirección del Trabajo, la que con fecha 2 de junio respondió al oficio enviado por el Senador, que en esa repartición “existen 60 denuncias por distintas materias, todas ellas relacionadas con normas de protección de las remuneraciones, como por ejemplo, no pago de gratificaciones, no pago de la remuneración en la fecha convenida, efectuar deducciones indebidas, no pagar la remuneración de manera íntegra, no pagar las asignaciones familiares, entre otras; 10 denuncias por materias relacionadas con cotizaciones previsionales, principalmente por no declararlas”, comentó el parlamentario.

“En tanto-continuó- el 9 de junio, la Dirección del Trabajo Oriente, nos respondió la existencia de multas por no pago de remuneraciones, incumplimiento de la normativa de seguridad en las faenas, deudas previsionales, no respetar el fuero sindical, malas condiciones higiénicas de la faena, no llevar registro de asistencia, no otorgar descanso, no contar con agua potable, no proteger al trabajador frente a las inclemencias del tiempo, no contar con comedores, no dar cumplimiento al contrato individual, no contar con señalética alertando peligro, exceder los turnos de 8 horas diarias, no pagar horas extras, no respetar la hora de colación, etc. En resumen, 62 multas cursadas por mal comportamiento laboral”.

Por otro lado, el legislador del MAS expresó que dentro de la presentación se incluyó además el reportaje publicado por El Mercurio el 20 de junio, en el que se da a conocer una serie de irregularidades del sistema, lo que Navarro también pidió investigar.

En ese contexto, el senador comentó que “según los estipula El Mercurio, a mediados de 2008 el Ministerio de Transportes declaró que sólo se pagaría a los operadores del Transantiago por los servicios en los que podía comprobarse que había traslado efectivo de pasajeros. A quienes no cumplieran se les efectuarían descuentos en los pagos, los que se aplicaron a la mayoría de las empresas operadoras, con excepción de Alsacia, que pese a no cumplir con el contrato, se le dio un ‘perdonazo’ a los $319 millones de pesos que adeudaba. Esto, a raíz de que dicha empresa atravesaba por problemas financieros, por lo que se le cobró posteriormente la mora, a través de catorce cuotas, sin intereses”

Navarro dijo que “claramente aquí hay una irregularidad que transgrede el principio del estricto apego a las bases, de juricidad y de igualdad ante la ley, pues esta empresa recibe una suerte de “crédito” de dineros públicos y lo paga sin intereses. Lo que la cartera buscaba, según ellos, era evitar que la empresa quebrara, para no perjudicar aún más la imagen del Transantiago. En otras palabras, se le aplicó a una empresa privada una especie de crédito blando de parte del Estado, sin intereses ni comisiones; un empréstito informal que duró todo el año pasado”.

“Otro punto que aún no se ha resuelto ni clarificado”, dijo el senador, de acuerdo al reportaje “es el correcto funcionamiento –con apego a presupuestos razonables- del Administrador Financiero del Transantiago, al cual se le paga un monto fijo del 56% de los ingresos por pasajero, en concepto de gestión de flota. Sin embargo, aún no hay una gestión de flota eficiente, pero se sigue pagando igual”.

“Otra irregularidad”, a juicio del congresista detectada por el Mercurio, y que el pidió que sea fiscalizara, dice relación con que los contratos con los buses troncales se les paga un 78% fijo, independiente de la cantidad de pasajeros transportados. Además se les paga un adicional por cumplir una determinada frecuencia horaria, lo que les genera cero incentivo para detenerse en los paraderos a recoger a los pasajeros. Esto, porque se les paga un adicional por cumplir ciertos tiempos, entonces muchos operadores prefieren apurarse pero sin parar, no cumpliendo con un servicio de calidad.

“Asimismo-agregó el legislador- el gran número de profesionales sin título ejerciendo en la Coordinación de Transantiago, siendo el caso más evidente el del supuesto ex abogado a cargo de la Unidad Legal de Contratos, quien además debía negociar los pactos con los operadores”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.