“Jibia pasó de ser excusa a ser la solución”

  • Senador Navarro anunció proyecto de acuerdo para pesca artesanal de cefalópodo.

Anunciando la presentación de un proyecto de acuerdo “que solicite derogar el Decreto 120, publicado el 27 de Septiembre de 2003, que autoriza la utilización de la jibia en la producción de harina de pescado y establezca esta pesquería como artesanal” el senador Alejandro Navarro dijo que “se requiere más investigación científica y regular su captura para evitar que también termine siendo sobreexplotada, como ha ocurrido con otras especies”.

Imagen: santiago.olx.cl

El parlamentario dijo que “existen razones de sobra para poner atención a la jibia, que pasó de ser la excusa de algunos que buscaron culparla de la depredación de merluza que ellos mismos hicieron a ser una solución para ellos mismo. Creemos que en lugar de convertirla en harina, la jibia debe ser un recurso que se promueva más intensivamente para el consumo humano y en ese contexto los pescadores artesanales y las pequeñas plantas procesadoras tienen mucho que hacer, tal como ocurre en el Perú donde mediante el Decreto 209 de julio pasado destina la totalidad de la captura de jibia a consumo humano directo”.

Navarro indicó que “en algunas regiones ya están funcionando mesas de la jibia, buscando la adopción de medidas que además de generar fuentes de empleo en la pesca artesanal, permitirán impulsar el consumo de una especie marina que aportaría importantes nutrientes, a bajo costo, especialmente pensando en los niños y en el combate contra la obesidad. De hecho hay experiencias positivas, como el uso, por parte de los proveedores de la Junaeb de hamburguesas de jibia para los almuerzos escolares”.

El legislador del MAS insistió en que es “en temas como éste en que debe acudirse a la pesca de investigación, que nos permitan actualizar datos sobre la jibia, su biomasa y su comportamiento, de manera de evitar que por un lado se llegue a un punto de sobreexplotación y por otro, que se pierda la oportunidad de convertirla en una nueva fuente de empleos y de proteínas, especialmente considerando que tras desovar la jibia muere”.

Navarro recordó que el año 2003 hubo desembarques totales de 16.000 toneladas, lo que podría estar asociado a grandes varazones en playas durante ese año y primera mitad de 2004 registradas en lugares como Coliumo, Isla Santa María, Golfo de Arauco y la Isla de Chiloé. El 2004, tras la dictación del Decreto 120 hubo desembarques por 150 mil toneladas, el 2005 por 250 mil toneladas y el 2006 a una cifra apenas menor a ésta última”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *