“Ley Longueira agudizará la concentración privada de recursos que son de todos”

  • “Todo indica de que una prórroga por dos años es lo más adecuado para hacer una nueva Ley de Pesca y no un mamarracho de ley como el actual proyecto. Presionar al Senado para que discuta esta ley en cinco semanas es un error político y se vulnera su dignidad. No hay tiempo para un debate serio; reitero, se debe prorrogar por dos años la actual ley y hacer una nueva ley de verdad”, manifestó Navarro.

 

Imagen: http://4.bp.blogspot.com

Lamentando que “la prioridad del ministro Longueira sea aprobar la Ley de Pesca antes de dejar el ministerio para emprender su candidatura presidencial para dejar contento y tranquilo al sector industrial y no el contar con una norma que efectivamente garantice la protección de los recursos y evite la concentración económica cada vez mayor del sector”, el senador Alejandro Navarro dijo que “en este escenario y pese a que incluso voté en contra de la Ley de Límites Máximos de Captura por Armador (LMCA), creo que lo más conveniente para todos sería prorrogar su videncia por un par de años para profundizar aquellos aspectos que esta ley no resuelve”.

 

El legislador del MAS sostuvo que “cuando uno escucha a Longueira, escucha los mismos argumentos que daban hace una década Rodríguez Grossi y Felipe Sandoval, cuando aseguraban que la Ley de LMCA garantizaba la sustentabilidad de los recursos. Es cosa de ver el actual estado de las pesquería para darse cuenta de la falsedad de un argumento biológico que se pretende sostener con medidas de administración y de explotación que van en el sentido contrario. Esta ley, aunque la quieren hacer parecer verde, mezcla criterios de conservación con medidas de comercialización, por lo que el resultado será el mismo”.

 

“El problema -añadió- es que si se acaban los peces los industriales pueden poner el candado a sus plantas y dedicarse a sus muchos otros negocios. Sin embargo, para los artesanales y los trabajadores de la industria el escenario es crítico. Ellos sí necesitan la sustentabilidad de los recursos, de manera que la pesca siga siendo una actividad económica que genere empleo. Pero ni la concentración del sector en cada vez menos manos, ni los permisos perpetuos garantizan eso. Lo que se requiere son medidas reales de conservación y abrir el sector a una verdadera competencia que permita al Estado recaudar, con menos pesca iguales o mayores recursos, para ir en apoyo de quienes serán perjudicados con esta ley”.

 

Navarro dijo que “al igual que ahora, hace una década dijimos que debían adoptarse medidas que permitieran la reinserción laboral de los trabajadores de la industria y que para ello debía crearse un fondo. Hoy nuevamente hablamos de plataforma social, demanda legítima por cierto, pero que todavía no encuentra una expresión concreta que vaya más allá de becas de estudios por dos años y capacitación laboral que suena más parecido al fallido proceso de reconversión del carbón que a la solución que los miles de trabajadores que lamentablemente seguirán saliendo de la industria necesitan”.

 

El parlamentario agregó que “al parecer Longueira, tras sus reuniones con parlamentarios de gobierno y de oposición, ya tiene los votos para aprobar su ley, la quedará al debe en materias históricamente no resueltas. Ponerle aportes basales al IFOP no son la solución a la necesidad de investigación científica pesquera pública autónoma y vinculante, traspasar algunos funcionarios a honorarios a contrata en el Sernapesca tampoco mejora la fiscalización, que seguirá siendo deficiente”.

 

“En todo caso –prosiguió- tras la reunión del senador Horvath con el Presidente Piñera queda claro que se siguen profundizando las diferencias que hay entre el primer mandatario y el ministro-candidato en diversas materias, como el de contar con una licitación verdadera y no sólo nominal como ha ocurrido hasta ahora para salvar la constitucionalidad de la norma. La mezcla entre el Rendimiento Máximo Sostenible y eventuales licitaciones que no se producirán nunca, nada tiene que ver con el acuerdo que suscribió Piñera cuando era senador a favor de mayor competencia en el sector, siendo además la razón porque la que la industria y la UDI forzaron la salida del ex ministro Fontaine”.

 

Navarro señaló que “los temas que abordan los diversos acuerdos que se negocian paralelamente en el Senado no van al fondo de lo que Chile necesita para convertirse verdaderamente en potencia pesquera y no sólo en productor de harina y aceite y exportador de congelados. Falta institucionalidad. Ni la Subpesca, ni el Consejo Nacional de Pesca son lo que se necesita, por ello la vieja idea del ministerio del Mar o de la Pesca sigue vigente”.

 

El legislador dijo confiar “en poder estar presente cuando se vote, seguramente con discusión inmediata, esta ley en general y particular, no sólo para presentar muchas indicaciones que den cuenta de los muchos vacíos de la Ley Longueira, sino para votar en contra de casi todo, como lo hicimos antes con la Ley de LMCA de Rodríguez Grosssi y Sandoval, porque es una ley que sólo ayudará concentrar y privatizar los recursos que son de todos, sino que además condenará a los artesanales a una progresiva precarización de su actividad, convirtiendo a muchos de ellos, por necesidad, en empleados de la industria”.

 

Finalmente Navarro sostuvo que “en todo caso, esta ley, aunque la aprueben la derecha y parte de la oposición, no termina aquí, porque la omisión intencional de los pueblos originarios y de los derechos que les entrega el Convenio 169 de la OIT, seguirá siendo una materia de la que seguramente conocerán los tribunales, nacionales e internacionales. Ojalá no olviden que los que siembran vientos, cosechan tempestades”.

 

 

 

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

 

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.