“Nadie debe temer a que los jueces presenten proyectos de ley”

El Senador líder del MAS confesó que “otorgar a los jueces la capacidad de plantear proyectos de ley es una medida que genera equilibrio entre los Poderes del Estado”, por lo que espera que “este presidencialismo monárquico no se oponga”.

Navarro dijo no creer posible que una reforma de esta naturaleza pueda ser establecida sin plantearse el desafío de una nueva Constitución. “Hacerlo sería iniciar un debate estéril, tal como es la reforma del binominal y el aumento de parlamentarios”, asegura.

Imagen: wikipedia.org

Como una “extraordinaria iniciativa” definió el senador Alejandro Navarro la idea de que la Corte Suprema pueda recomendar, proponer e instalar en el debate proyectos de ley, tal como el Pleno del máximo tribunal lo discutió en las XVII Jornadas de Reflexión realizadas en Concepción. “La idea de hacer al poder judicial partícipe en las propuestas de proyectos de ley cuenta con todo mi apoyo”, afirmó Navarro, quien a su vez comentó que “el contexto en donde esto debe ser debatido es en el que debemos concordar”. Esto porque, para el Senador, “la Constitución del ochenta no acepta más parches y requiere de una profunda modernización, un cambio profundo, en definitiva una nueva Constitución”.

Según Alejandro Navarro, “la experiencia de los 21 jueces de la Corte Suprema da cuenta de un equipo  legislativo de primer nivel” y consideró que “no va a existir un equipo jurídico capaz de igualar la experticia, el profesionalismo, la experiencia a la hora de proponer proyectos de ley”. El Senador agregó que “la Corte Suprema puede transformarse en una importante fuente de mociones legislativas que, por cierto, pueden también modificar su propia esencia, por lo que nadie debe temer a que los jueces presenten proyectos de ley”. Y sobre ese particular es que Navarro dijo que son los otros dos poderes del Estado (el Ejecutivo y el Judicial) los que no garantizan que la Corte Suprema se auto consolide. Lo ideal, según Navarro, es que exista “un equilibrio adecuado, entre el poder Judicial, el Legislativo y el Ejecutivo. Los poderes deben apuntar a que ninguno de ellos predomine por sobre otro”, sostuvo.

Además, fundamentó que “la fórmula que se ha empleado para generar equilibrio en el Poder Judicial es el nombramiento de los jueces, que digámoslo francamente, hoy lo ratifica el Senado a través de una propuesta del Presidente de la República y se divide en uno para el gobierno y el otro para la oposición, o en uno liberal y el otro conservador. Eso –explicó Navarro- también garantiza un equilibrio interno a la hora de hacer proyectos de ley, pues no hay una fuerza hegemónica o predominante al interior del poder judicial, ni liberal ni conservadora, lo que garantiza la independencia, idoneidad y racionalidad a la hora de proponer proyectos de ley”.

Sin embargo, el parlamentario del MAS, dijo que una reforma de esta naturaleza no cree que sea posible sin plantearse el desafío de una nueva Constitución, pues “hacerlo sería iniciar un debate estéril, tal como es la reforma del binominal y el aumento de parlamentarios que solo traería aparejada mucha controversia”. Además, el Senador reafirmó que “una reforma así, teniendo presente la monarquía presidencial, el presidencialismo exacerbado de la Constitución del 80, podría hacer que esta facultad quedara absolutamente supeditada al Ejecutivo y que en definitiva, el Legislativo quedara en dos a uno, en tanto que la Corte podría ser espacio para consolidar solo iniciativas del Ejecutivo”, declaró Navarro.

La propuesta de Navarro

“Desde mi primer periodo parlamentario he planteado una reforma constitucional que establezca la iniciativa popular de ley”, dijo el Senador Navarro en relación a ampliar el número de presentadores de mociones legislativas. A su vez explicó que “esta forma de participación ciudadana existe en América Latina, Europa y que todas las constituciones modernas la recogen, para que los ciudadanos presenten proyectos de ley no vinculantes y participen del proceso legislativo”.

En contraste a lo anterior, el parlamentario reconoció que “el Estado chileno es un Estado antiguo, arcaico con una Constitución que no da cuenta que sea del siglo XXI”, por lo que para Navarro se necesita de “una reforma constitucional, una nueva Constitución, una Asamblea Constituyente que dé el espacio a una reforma” como la iniciativa popular de ley o la facultad de la Corte Suprema para presentar proyectos de ley.

La nueva forma de gobernar: controlar a los jueces

El senador Alejandro Navarro señaló que la reflexión de la Corte Suprema sobre tener la aptitud de presentar proyectos de ley viene a ser parte de la necesidad original de independencia que reclama del Poder Judicial y que durante estos últimos días se ha visto amenazada. “Que el Ejecutivo analice tener una evaluación de los fallos de los jueces de garantía, lo hemos denunciado, se constituye en verdaderas listas negras al interior del Poder Judicial y cuyo fin para el gobierno es tener a jueces regalones”. Navarro aseveró que “ni si quiera en dictadura, ni en tiempos complejos, la Corte había sido sometida a este tipo de presión”.

Que se intervengan los fallos de los jueces, expresó Navarro, “es como a algunos les encanta decir en la derecha nacional, ‘poner en riesgo el Estado de Derecho’, es arriesgar la independencia de los poderes del Estado”. Navarro señaló que “todo indica que para el ministro de Justicia, Teodoro Ribera, y para algunos ministros de este gobierno, desde ya Hinzpeter, controlar a los jueces parece ser parte de  una nueva forma de gobernar y la única manera de obtener resultados en contra de la delincuencia. El gobierno está desesperado y está cayendo de error en error. La lucha en contra de la delincuencia no se gana presionando a los jueces; se gana teniendo un proceso de integración entre las policías, el poder judicial y la ciudadanía”.

Navarro aseguró que el gobierno tiene rotas las comunicaciones con la ciudadanía y tiene una pésima relación  con el Poder Judicial y agregó que “se va a seguir quedando solo si sigue con medidas que buscan reprimir las manifestaciones ciudadanas, restringiendo libertades, reponiendo las detenciones por sospecha o intentando camuflar un control previo para las movilizaciones a través de un nombre de fantasía como es la ley anti encapuchados”.

Lo que se requiere en materia de delincuencia, señaló Navarro, es que “el gobierno entienda que es un problema complejo,  que hizo una promesa incumplible, de que la tría de la seguridad ciudadana (las policías, el poder judicial y gendarmería), está seriamente dañada. No existe una política penitenciaria y la política policial se ha orientado a las estadísticas. Que el gobierno presione con estadísticas a policías y a jueces son equivocaciones”, declaró el parlamentario, quien manifestó que “seguir presionando al poder judicial es un craso error para este gobierno que llegó al poder reclamando la autonomía de los poderes del Estado y particularmente teniendo un discurso de respetar el Estado de Derecho, por lo que intervenir al Poder Judicial se comienza a destruir el Estado de Derecho”.

Por lo tanto, el Senador concluyó y reafirmó que “otorgar a los jueces la capacidad de plantear proyectos de ley es una medida que genera equilibrio entre los Poderes del Estado. Es una medida que realza las figuras de los jueces, sus capacidades, su experiencia y por cierto sería un gran aporte para hacer mejores leyes y sería un espacio para equilibrar el presidencialismo monárquico que hoy día está presente y  que espero no se oponga”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

 

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *