“Pesquera industrial busca dejar en la ruina a pequeño pescador”

Audio del pesquedor de Isla Santa María, Rafael Vallejos, perjudicado por la industria pesquera de la familia Stengel

Se trata del pescador de la Isla Santa María, Rafael Vallejos, caso que será visto este martes 22 de enero en la Corte de Apelaciones de Concepción, Sala 4, y que para el senador Alejandro Navarro “grafica fielmente lo que sufren miles de pesqueros que teniendo su empresa, ahora están en precarias condiciones económicas y deben luchar por sobrevivir a la avasalladora ambición de una de las familias dueñas del mar chileno”, comentó el senador del MAS, refiriéndose específicamente al grupo Stengel.

 

Como se lo señala Rafael al Senador del MAS, éste indicó que “la causa que lleva dos décadas de lucha emprendida por Vallejos contra los industriales Stengel, dueños también de la Pesquera Biobío fusionada con la Compañía Pesquera Camanchaca, que a su vez tienen participación accionaria en Congelados Aitué, Unfishing Canning, y cuyo máximo directivo, Jan Stengel, goza de ser el presidente de la Asociación Nacional de Industriales Pesqueros, Asipes, este martes 22 de enero cumple un paso judicial muy importante”.

 

Esto, pues “se trata de un caso en que la pesquera industrial de la familia Stengel, no conformes con poseer una arca de características multimillonarias, buscaron sin éxito demandar por prescripción adquisitiva a Rafael, es decir, es como si hubiesen intentado quitar una empresa a alguien hace años atrás y hoy quieran legalizarla, con el detalle de no pagar un solo peso. Hecho, que esperamos que la justicia aclare”, afirmó Navarro.

 

Así también Navarro sostuvo que lo que Rafael denuncia y que ojalá los tribunales tengan a vista para resolver “es que sus socios se auto vendieran la empresa firmando por él, para que posteriormente le ofrecieran solo 30 millones de pesos y que Rafael no aceptó. El valor de la empresa en ese entonces era de 4 a 6 millones de dólares. Hoy se avalúa en unos 10 millones de dólares aproximadamente, en lo que se trata solo a la autorización de pesca”.

 

La empresa de Rafael en la que participaba desde el 2 de octubre de 1989, que contaba con 3 socios y que se llamaba pesquera María Elena Ltda., hoy se transformó en pesquera Oceánica II S.A., pues como se lo indicó a Navarro, “la familia Stengel obtuvo todos los activos y pasivos que en un principio pertenecían a los socios de Rafael”.

 

Razón por la cual, manifestó el parlamentario, “tenemos confianza que en este proceso que vive Rafael en los tribunales, la justicia considerará en su fallo cada antecedente como el cuestionamiento a la firma de Rafael, lo que lo motivó a emprender un recurso cuya causa es la 1125 del 2011 en el 2° Juzgado Civil acusando falsificación de instrumento público, estafa y apropiación indebida. Si bien la compensación de 15 millones de dólares que requiere Rafael es equivalente a su participación en la empresa y a todos los daños causados por la inminente pérdida de ésta, esperamos que, si así lo determina la justicia, sea una causa ejemplar que ponga coto a la omnipotencia de los grandes industriales pesqueros”.

 

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

 

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *