“Presidente aumenta subvención para niños pobres sin corregir fraude con estos recursos”

Considerando que “es incomprensible el discurso del Presidente Piñera al promulgar los cambios a la ley de subvención escolar preferencial (SEP), cuando ésta ha tenido resultados catastróficos en su aplicación” el senador Alejandro Navarro dijo que “no es posible considerar un avance esta norma cuando todavía no se han aclarado los millonarios fraudes que se han producido con estos recursos”.

Imagen: La Tercera

El parlamentario, quien se abstuvo en esta propuesta legislativa indicó que “el tema de fondo sigue siendo la discusión respecto de cómo financiamos la educación, y, particularmente, si efectivamente los recursos destinados a ésta cumplen o no el objetivo. Lo dijimos el 2009. Lo dijimos el 2010. Lo reitero el 2011: la forma de financiamiento a través de la SEP, y particularmente a través de la subvención, ha fracasado, pues no tiene un correlato de fiscalización”.

Navarro recordó que su voto de abstención no tiene que ver con no querer aportar mayores recursos a la educación pública que, por cierto, los necesita. No parece prudente, no parece transparente, no parece correcto que se hayan aprobado y se destinen recursos sin conocer exactamente el destino”.

“Durante el debate de esta ley -agregó- emplazamos al oficialismo a que fijaran posición sobre el pronunciamiento de la Contraloría General de la República, que ha dicho que el 52% de los 238 mil millones de pesos de la SEP han sido rendidos con una pésima calificación, y un 48% no existe, no están, no han sido rendidos o están depositados. La Contraloría emitió informes de diversos municipios encabezados por alcaldes de todos los partidos donde determinó, por ejemplo, que del total de la subvención, 212 millones de pesos se encontraban invertidos en instrumentos financieros y no habían sido gastados en lo que correspondía”.

Navarro indicó que “en otro caso del total de recursos recibidos por el municipio, en un período que va desde junio del 2008 a abril del 2010, por concepto de Subvención Escolar Preferencial, esto es 1.706 millones de pesos, solo se había invertido hasta abril del 2010 la suma de 658 millones, existiendo un saldo de 1.048 millones de pesos”.

“Si bien son cifras del año pasado -añadió- le dijimos muchas veces al Ministro Bulnes, como antes a Lavín, que para aprobar recursos, teníamos que saber cómo se iban a gastar. Los municipios no están en condiciones de administrar debidamente estos recursos. Los Organismos de Atención Técnica Educativa (ATE) la verdad es que han sido un fracaso. Tampoco ha existido una evaluación de la tercerización de los servicios. Porque aquí cuando se dice “pongan más plata en mejorar la calidad”, lo que se hace es salir al mercado a ver qué profesor está cesante; quién se organizó para brindar apoyo al colegio, pero la calificación de ese apoyo es de dudosa transparencia y, particularmente, de dudosa excelencia”.

El legislador sostuvo que “todos queremos que los niños pobres reciban más dinero. El tema no está en cómo redistribuir en diez niveles, de tal manera que para los superpobres haya una supersubvención, y a los menos pobres una subvención simple. Se trata de saber si los dineros que estamos aprobando van a ser invertidos por los alcaldes en el destino que la SEP le da”.

Navarro insistió en que “por eso, considerando que la norma ya fue aprobada y es ley, que el Ministerio nos diga, nos cuente, cómo se gastaron las platas del 2010. Nosotros estamos convencidos de que se gastaron mal, porque el mecanismo está agotado; porque la municipalización está agotada. Pero tampoco dejamos de percibir una posible doble intención. Porque se le pasará la plata a los municipios, aunque se sepa que la van a gastar mal, para luego decir que, en realidad, hay que quitarles la educación, que debe pasar entonces a manos de los particulares subvencionados. Porque todos sabemos desde el 2009 que los municipios no tenían ni condiciones ni capacidad para poder gastar adecuadamente estos recursos”.

“Todos nos sentimos complacidos de que haya más recursos -prosiguió- pero ¿cuántos recursos?. Recientemente estuvimos con otros senadores en Finlandia y pudimos constatar que mientras nosotros como país estamos apostando a una subvención de 60 mil pesos, 90 mil en el caso de la preferencial, en ese país, líder mundial en educación, el Estado invierte entre 460 y 480 mil pesos chilenos. Algunos dirán que no es posible compararse con Finlandia que tiene un ingreso per cápita de 35 mil dólares, mientras que Chile sólo llega a los 15 mil. Que Chile no tiene los profesores que tiene Finlandia. Puede ser cierto, pero marca una diferencia en la gestión, en el potenciamiento de la educación pública y en la forma de invertir los recursos”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.