“Privilegios del penal Cordillera y penurias de reos y gendarmes en la Cárcel El Manzano”

  • El congresista del MAS se reunió con la Asociación Nacional de Oficiales Penitenciarios y la Asociación de Gendarmería de Chile, para evaluar las facultades y necesidades que tienen ellos en las cárceles concesionadas y especiales, para ser configuradas en una política penitenciaria.
  • Y enfatizó: “El anuncio del Presidente Piñera sobre el cierre del penal Cordillera lo valoro, aunque sea una movida estratégica con miras a ser Presidente el 2017. Ahora, espero que su próxima decisión sea dar cuenta de las demandas de gendarmería que aún siguen vigentes”.

Descarga y escucha las siguientes declaraciones de:

– El senador Alejandro Navarro

– El presidente Asociación Nacional de Oficiales Penitenciarios, Mario Palavecinos Castillo

El presidente de la Asociación de Funcionarios de Gendarmería de Concepción, Óscar Ulloa

 

Así como lo había insistido el senador Alejandro Navarro respecto al cierre y traslado de los diez reclusos del penal Cordillera al penal Punta Peuco, el Presidente Piñera finalmente tomó la decisión prevista por el presidente del MAS. Esta contingencia, sin embargo, lo que ha hecho es, según Navarro, “diluir las demandas legítimas de los gendarmes por mejorar sus condiciones de trabajo; y, peor aún, contraviniendo los principios declarados por Piñera para cerrar Cordillera, la realidad en la Cárcel El Manzano refleja que: NO HAY IGUALDAD ANTE LA LEY, LOS INTERNOS NO TIENEN SEGURIDAD, Y NO EXISTE UN NORMAL Y EFICIENTE FUNCIONAMIENTO DE GENDARMERÍA”.

 

Por tal razón, luego de una reunión con la directiva en el centro penitenciario, respecto de las condiciones de los gendarmes y de los reos, en el frontis de El Manzano de Concepción, Navarro, acompañado del presidente de los funcionarios de gendarmería, Óscar Ulloa, y de oficiales penitenciarios, Mario Palavecinos, manifestó: “Por un lado, gendarmería hoy requiere avanzar en una ampliación de planta adecuada que tiene estancados a los grados inferiores de las plazas tanto de oficiales como suboficiales. Asimismo la restitución de los quinquenios penitenciarios, como la asignación de riesgos y, también, que los directivos de gendarmería sean de carrera”.

 

Y no solo eso, los gendarmes, apoyados por el senador Navarro, explicitaron, en segundo lugar, las precarias condiciones en las que están los reos de la Cárcel El Manzano: “Hay una diferencia abismante de cómo estaban viviendo los 10 reclusos violadores de derechos humanos en el penal Cordillera a cómo están viviendo los internos en El Manzano. Hay reos que duermen de a dos por la falta de camas y de espacio físico”.

 

Además, Navarro fue más allá: “Si comparamos los privilegios que viven el retirado general y jefe de la DINA, Manuel Contreras, en el penal Cordillera en donde era asistido por un médico, psicólogo, asistente social, tres paramédicos y un kinesiólogo, y que en caso de emergencia era llevado al Hospital Militar;  con, por ejemplo, la atención médica al líder comunero mapuche, Héctor Llaitul, raya francamente en lo inhumano. Esto, porque Llaitul hace meses que necesita una intervención a su rodilla, por la afección que sufre allí, sin embargo aún no pasa nada”.

 

Gran parte del problema radica, como lo afirmó el congresista de la Región del Biobío, en que “El Manzano que este mes cumplió 25 años, aparte de razones de hacinamiento, la dotación de personal de gendarmería operativa por reo es muy poca. Si bien, gracias a la construcción del Manzano II, hace 2 años, mermó el problema, hoy las cifras son elocuentes”.

 

A lo que indicó Navarro estimaciones que el presidente de la Asociación de Funcionarios de Gendarmería Oscar Ulloa le informó: “En la Cárcel El Manzano, apta para cobijar a aproximadamente 900 internos, hoy un grupo de 80 gendarmes deben estar atentos a cerca de 1.300 reclusos. Lo que claramente señala que tanto gendarmes como reos, a pesar de tener un recinto penitenciario nuevo al lado, con capacidad ya copada para un poco más de 1.400 internos, realmente viven un infierno tras las rejas”.

 

Cierre penal Cordillera: es un guiño

a la izquierda y diluye demandas de gendarmes

 

Referente a la decisión de Piñera de cerrar el penal Cordillera, y respecto del férreo reclamo del diputado UDI, Jorge Ulloa, por esta medida, el senador Navarro comentó: “Nadie en su sano juicio puede defender la permanencia del Penal Cordillera. Sin embargo, con lo ocurrido, vemos que el gobierno está empeñado en aprovechar estos últimos 6 meses en, más que apoyar a la candidata presidencial Evelyn Matthei, en hacer gestos hacia el centro y, aún más, hacia la izquierda. Esto, pues la carrera presidencial está en los hechos definida, con el favoritismo de Michelle Bachelet. Lo que ahora la derecha se pregunta es quién será el candidato presidencial para el 2017”.

 

Es por ello que, según Navarro, la actitud de Piñera va en esa dirección, es decir en concordancia a ser carta presidencial para el 2017. Esto, recordando que “se puede corroborar con el cierre del paso de la UDI a Allamand hace un tiempo, aún siendo el mejor de los candidatos. De eso, no quedó otra lectura que hacer inviable una candidatura presidencial de Allamand para el 2017.  Aunque para estas elecciones él hubiese perdido igual, como consecuencia iba a quedar posicionado para la próxima elección presidencial, tal vez con mucha expectativa, por ser un candidato de derecha con fuerte apoyo de centro. Pero, finalmente no fue”.

 

A su vez, el líder del MAS prevé que decisiones tales como el cierre del penal Cordillera, “así también serán predecibles otros gestos en el mismo sentido y naturaleza para los próximos meses. Más que mal, el Presidente Piñera va a terminar su gobierno intentando mejorar su ranking de popularidad y de, reitero, pavimentar su regreso para el 2017. Eso lo sabemos: en la izquierda no nos perdemos que la medida de Piñera se enmarca en un asunto de oportunidad, no de plena voluntad”.

 

Aparte de indicar que “Piñera entró como un gobernante de derecha en la más dura, la económica, y que pretende irse como gobernante de centro derecha haciéndole un guiño a la izquierda”, el senador Alejandro Navarro sostuvo que “el Estado debe concretar cambios estructurales que mejoren las condiciones de los reos comunes, garantizando la protección de sus derechos humanos”.

 

Por último, el senador Alejandro Navarro emplazó al gobierno a que “se hagan cargo de las promesas incumplidas que Piñera y su gobierno ha perpetrado en contra de los gendarmes, efectivamente concreten una mesa resolutiva y restituyan los viejos beneficios solicitados y se avance en el perfeccionamiento de planta. A su vez, revisaremos las iniquidades en el plano presupuestario para recintos de reclusión, pues nuestras indicaciones irán en sentido de revertir el hecho de que, por ejemplo, el Estado en el penal Punta Peuco se invierta 3 veces más que en una cárcel común. Esa condición queremos erradicar de Chile”, concluyó Navarro.

 

 

 

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

 

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.