“Prorrogar sin debate serio es mantener secuestrada la pesca en manos de unas pocas familias”

Saliendo al paso de las declaraciones del Subsecretario de Pesca sobre una eventual urgencia por prorrogar la Ley de Límites Máximos de Captura por Armador (LMCA), el senador por la Región del Bío-Bío, Alejandro Navarro dijo que “teniendo en consideración las irregulares condiciones en que se aprobó esta ley en el pasado, lo menos que podemos exigirle al Subsecretario es que anticipemos un debate serio respecto del futuro de esta ley, porque pensar en prorrogar, de manera casi automática, sólo sirve para mantener un mercado cautivo en pocas manos”.

El parlamentario sostuvo que “no podemos repetir los errores del pasado cuando los parlamentarios conocimos la distribución de las cuotas de captura sólo algunas horas antes de la votación, es decir sin conocer los efectos que éstas tendrían. Esta vez no hay excusas para que no haya un debate informado, con verdadero respaldo científico y tomando decisiones que proteja los recursos que siguen estando en riesgo, porque aunque para muchos los LMCA han generado ordenamiento, siguen sin garantizar sustentabilidad para la propia actividad. Es decir, seguimos la vieja lógica perversa de pan para hoy, pero hambre para mañana”.

Navarro señaló que “las declaraciones del Subsecretario son precipitadas, pues un tema de esta magnitud e importancia, donde no sólo están en juego muchos puestos de trabajo e inversión privada, sino recursos económicos que en teoría pertenecen a todos los chilenos, las medidas no pueden adoptarse de manera precipitada pretendiendo escudarse en el discurso del terremoto, el daño a la industria y agitando el fantasma del desempleo para seguir manteniendo lo que algunos consideran derechos adquiridos hace una década y que nosotros consideramos es más bien una situación excesivamente ventajosa que además inhibe cualquier posibilidad de verdadera competencia“.

“Por eso -agregó- nos parece interesante el planteamiento que se ha formulado ante el Tribunal de la Libre Competencia por parte de actores pesqueros interesados en que se cumpla el espíritu del Artículo 27 de la ley, en el sentido de que debe existir una subasta anual de permisos extraordinarios de pesca, con el objetivo de renovar parcialmente, cada año, a los actores con permisos de pesca presentes en el mercado, lo que por cierto hasta ahora no ha ocurrido, por falta de voluntad política del Ejecutivo, así como por los intereses que evidentemente tienen en el tema algunos integrantes del Consejo Nacional de Pesca”.

El legislador sostuvo que “así como en materia de impuestos el actual gobierno ha dado pasos que las anteriores administraciones no quisieron dar, espero que también nos sorprenda abriéndose a un debate verdadero sobre la importancia que tiene la pesca en nuestro país, incorporando por cierto las normas de protección y conservación de los recursos que sean necesarias, construyendo institucionalidad de investigación científica pesquera desde el ámbito público, tomando en consideración los estudios hechos por universidades y especialistas y no convirtiendo las cuotas de peces cada vez más escasos en moneda de negociación para mantener cierta tranquilidad social”.

“Algunos -agregó- hemos sostenido en el tiempo la idea de revisar y actualizar la propuesta hecha durante el gobierno de Allende de crear un Ministerio del Mar, en lugar de traspasar Pesca al Ministerio de Agricultura para crear el Ministerio de Alimentación, de manera de darle la relevancia política, económica y legislativa que tiene. Pero para que ello fuera posible la pesca debe dejar de ser el negocio de unos pocos para convertirse en una actividad país. Debe existir un apolítica enfocada a mejorar el consumo humano, dándole valor agregado, y no convertir todo el pescado en harina para comida de animales o salmones”.

Navarro dijo que “en el pasado fui cuestionado al ser uno de los pocos parlamentarios que votó contra la ley de pesca que impulsó Rodríguez Grossi durante el gobierno de Lagos. Hoy muchos de esos mismos trabajadores pesqueros que entonces marcharon con carteles criticándome duramente reconocen que teníamos razón porque la ley tampoco evitó miles de despidos como se decía. En el escenario actual, pese al terremoto, creo que las empresas que quieren seguir en el negocio nacional y mundial, harán las inversiones igual, sin necesidad de prorrogar a ojos cerrados la LMCA, por ello no debe usarse el terremoto como excusa para perpetuar una injusticia”.

Finalmente, el parlamentario manifestó su esperanza en que “esta vez, de verdad, podamos tener un debate serio, al margen del lobby que se desata en los pasillos del Congreso, que de cuenta de la realidad del estado actual de los recursos, que no infle las cuotas sólo para mantener la viabilidad de las empresas frente a la banca, cuando la biomasa de algunos recursos ya no da para las cuotas que establece el Consejo Nacional de Pesca y que de cuenta de la necesidad imperiosa de los cambios institucionales, en un sentido moderno y transparente”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *