“Queremos voto voluntario, pero también más ciudadanía empoderada”

Junto con manifestar el apoyo del Movimiento Amplio Social a la inscripción automática y al voto voluntario, el senador Alejandro Navarro, presidente de esta colectividad opositora, dijo que “esperamos que las reformas políticas no queden reducidas a eso y se logre materializar el voto de los chilenos en el exterior, pero también se empodere a la ciudadanía, avanzando en la aprobación de la iniciativa popular de ley y se eliminen las restricciones para que dirigentes sociales y sindicales puedan ser candidatos, entre muchos otros temas pendientes”.

Imagen: odisea.ucv.cl

Navarro sostuvo que “pese a que hay un debate renovado sobre voto voluntario y voto obligatorio, nosotros estamos convencidos de que el voto voluntario pone las exigencias en el lado de los partidos, de manera que éstos deban mostrar mayores y mejores capacidades y habilidades para relacionarse con los ciudadanos y persuadirlos para lograr su apoyo. A ello, en todo caso habría que sumarle otras medidas necesarias, como la institucionalización de las primarias”.

El presidente del MAS señaló que “también esperamos que se avance en la modificación o reemplazo del sistema binominal por uno que permita la elección de las mayorías y no de los terceros, y abrirse a la expresión ciudadana permanente, no sólo en elecciones cada cuatro años, a través de consultas y plebiscitos. Además, confiamos en que se pueda ir innovando en materia de legislación política y electoral, por ejemplo incluyendo en la ley de partidos políticos la figura de los ciber-ciudadanos como ya lo propusimos en un proyecto de ley”.

Finalmente el legislador indicó que “por cierto no basta con hacer leyes al respecto. Se requieren de procesos educativos, formativos y culturales más amplios, donde se fortalezca y no se limite el debate y donde las diferencias y las minorías sean respetadas. A ello, sin duda hay que agregarle condiciones para un mejor ejercicio democrático: para eso, aprender de experiencias extranjeras donde hay voto electrónico, locales mixtos, e incluso, voto por correo y hasta por celular”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares
  1. Patricio Hernández
    Noviembre 3, 2010

    Por estos días se ha creado toda una polémica, de nuevo (porque ya se había dado antes), sobre el tema de la inscripción automática y el voto voluntario u obligatorio. Existen varios argumentos a favor de mantener la obligatoriedad del voto.
    Dentro de las filas de la Concertación la Democracia Cristiana (según Walker) aparece sosteniendo el voto obligatorio, vale decir lo único que cambiaría sería que no es necesario inscribirse, pues todos lo vamos a estar a partir de 18 años de edad.
    Otros aparecen sosteniendo que colocar el voto voluntario es permitir que el día de mañana los impuestos sean voluntarios y que en esas condiciones un país no puede surgir, es más, arguyen, que nadie se cuestiona la obligatoriedad de los impuestos. (aquí como que no están enterados que los ricos siempre se los han cuestionado y financian parlamentarios para sacar leyes que rebajen los impuestos).
    Si esto fuera poco en más de algún post ha aparecido un estudio, realizado en más de 70 países, que demuestra que los países con voto voluntario realizan menos gasto social (14% menos). Que además los sectores de menores ingresos suelen restarse de las votaciones lo que influye a la larga en menor gasto social.
    Me quedo con la sensación de que existe una gran cantidad de gente que entiende que la participación es necesaria a tal punto de hacerla obligatoria. Ya no es posible considerar la posibilidad de que un individuo o un grupo de individuos decida libremente no inscribirse, o mejor aún estando inscrito decida no votar. La inscripción automática y el voto obligatorio es una imposición y no la resultante de la madurez de la sociedad civil.
    Colocar el voto obligatorio lo que hace es llevar obligada a la gante a votar, como ovejas al matadero. Obviamente el resultado es que subirá la participación, porque algunos miopes la entienden como la cantidad de gente que va votar.
    Puede incluso que el resultado sea que se mantenga el gasto social o que aumente, pero la pregunta de rigor es ¿Y qué? ¿A qué precio? Conculcando las libertades es posible obtener diversos resultados, pero es válido. La respuesta es simple: NO LO ES. Por tanto si lo que queremos es mayor participación de verdad entonces ganemos el respeto y el respaldo de la gente y creemos instancias de participación como presupuestos participativos, plebiscitos locales vinculantes, auditorias populares, revocación de elecciones (a los que se venden o dan vuelta la chaqueta), cabildos vinculantes, etc, etc. Si lo que queremos es mayor gasto social entonces cambiemos la constitución y el Binominal, porque da lo mismo quien vote o no, porque los bloques mayoritarios tienen concentrado y repartido y consensuado el poder, la legislación los ampara y los protege, para que entonces obligar a votar a todos para darle mayor legitimidad a un sistema claramente ANTI DEMOCRATICO. Aunque todos votemos bajo este sistema no es posible la representación proporcional de la sociedad y de sus inquietudes solo es posible la concentración del poder en los 2 bloques que han usufructuado de él durante estos 20 años de ¿democracia?
    Si lo que queremos es mayor gasto social entonces debemos elegir políticos con ética capaces de elaborar y ejecutar políticas públicas adecuadas a las necesidades reales. Mas que ir a votar lo que se necesita es un poco de ética en la política.
    Nuestra obligación es permitir la madurez de la sociedad civil, la responsabilidad y el respeto por las minorías, promover la inscripción automática y el voto obligatorio es caminar en el sentido contrario.
    INSCRIPCION AUTOMATICA Y VOTO VOLUNTARIO, en su defecto se debe crear una compensación a través de un proceso para DESINCRIBIRSE de los registros si así uno lo estimare conveniente.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *