“Se necesita ministerio de emergencias y olvidarse de centrales nucleares en Chile”

Convencido de que “tras las experiencias que hemos vivido en Chile, no sólo el 27F, sino también en 1985 y en 1960 en materia de terremotos, de la posibilidad de tsunami que implica el gran borde costero que tenemos, así como la ocurrencia de incendios forestales y graves inundaciones por lluvias, ciertamente no basta con la Onemi, pero tampoco con la recién anunciada Agencia Nacional de Protección Civil, lo que necesitamos es un ministerio de emergencias” se manifestó el senador Alejandro Navarro, tras conocer los alcances del gran terremoto producido en Japón.

Imagen: alsurinforma.com

El parlamentario y presidente del MAS dijo que “para las catástrofes climáticas y geológicas que se están produciendo cada vez más recurrentemente en el planeta y de las que por cierto Chile no está libre, ya no nos sirve esa lógica de coordinación entre un par de ministerios, las gobernaciones y las precarias oficinas de emergencia de los municipios, que como todos saben generalmente es una sola persona, sin recursos ni capacidad de decisión. Debemos crear una institucionalidad con capacidad resolutiva y con financiamiento adecuado para implementar una red de trabajo exclusivo en esta materia”.

“Ahí tenemos como ejemplo -agregó- el caso de Rusia, que tiene un Ministerio de Emergencias, que ante casos de catástrofes dispone de las herramientas para actuar, incluso coordinando a las Fuerzas Armadas, lo que permite evitar la burocracia administrativa que instituciones de menor rango, como la Onemi deben enfrentar para tratar de hacer su trabajo lo mejor posible. De hecho, en agosto del año pasado Francia, Suiza, Alemania, Italia y Ucrania respaldaron la propuesta formulada por Rusia ante la UE de crear una instancia común para enfrentar emergencias, que incluso ha abierto la posibilidad inicial de que se cree un ministerio europeo de emergencias”.

Navarro señaló que “eso ayudaría también a evitar la necesidad de tener que crear, cada vez que sucede una emergencia o catástrofe, instancias ad hoc, que muchas veces terminan distorsionando la entrega de información o lo que es peor, permiten como lo hemos venido denunciando y lo ha ratificado la Contraloría en muchos casos, irregularidades, debido a la gran cantidad de servicios y autoridades que cruzan sus funciones, lo que lejos de ayudar a enfrentar con eficiencia las emergencias termina obstaculizando las soluciones”.

“En todo caso -prosiguió- es también necesario que cualquier modificación legal al sistema de emergencias y catástrofes considere un mayor grado de autonomía de las regiones para que puedan actuar con rapidez, adoptando las medidas necesarias con la mayor celeridad sin tener que depender de instrucciones tomadas a miles de kilómetros. Por eso en marzo del 2010 presentamos un proyecto de ley entregando prerrogativas a las autoridades regionales en este sentido, el que esperamos sea considerado en el contexto de las discusiones sobre una nueva institucionalidad para enfrentar emergencias”.

“Por cierto -añadió- lo ocurrido en Japón reabre el debate sobre un tema ya clásico que varios gobiernos vienen manejando con bajo perfil, pero que lamentablemente sigue avanzando gracias al poder que ejercen las empresas y gobiernos lobbystas de la energía nuclear: la instalación de centrales nucleares en Chile. Porque aunque efectivamente el país nipón ha tomado medidas de extrema seguridad en su operación, debido al terremoto, que fue apenas un punto superior al ocurrido el 27F, debió declarar estado de emergencia debido al riesgo que presentaban cuatro centrales nucleares y al incendio producido en la central de Onagawa”.

Finalmente legislador dijo que “habría que avisarle a Golborne que se la ha pasado visitando centrales nucleares en Europa, especialmente en Francia, que es más prioritario que se preocupe de que los relaves mineros no aplasten comunidades, que Magallanes tenga gas a un precio justo, que inicie conversaciones con los países de la región que tienen gas y petróleo, que se fiscalice la seguridad y los abusos en las minas de todos los tamaños y que genere incentivo reales para el desarrollo de energías renovables respecto de las cuales nuestro país tiene grandes fortalezas, antes que ocupar toda su energía en favorecer la existencia de plantas nucleares en Chile, porque ya bastante ha sufrido la gente con los terremotos, como para además, agregarle emergencias radioactivas”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *