“Agrosuper provocó en Freirina la crisis ambiental y ahora gatilla una crisis social”

Navarro en su calidad de Vicepresidente del Senado y miembro de la Comisión de Medio Ambiente viajó a la zona de conflicto en Freirina, “porque es necesario estar en terreno para tener una percepción concreta para evitar esta cruda crisis que se avecina, pues si no se pudo anticipar la crisis ambiental, es urgente prever la inminente crisis social”.

 

Imagen: emol.com

El senador y presidente del MAS, Alejandro Navarro, arribó esta mañana a la Región de Atacama, en donde ex trabajadores de la planta Agrosuper de Freirina se tomaron las dependencias de la empresa en protesta al traslado de cerdos a otras plantas. “El problema no es que permanezca la empresa, la cuestión radica en que ésta se le ha hecho imposible funcionar sin dañar el medio ambiente y la calidad de vida de sus vecinos. Por lo tanto, en el marco de este imposible es que no deben ser los trabajadores quienes paguen el costo de los errores de una empresa que no fue capaz de resolver definitivamente el problema sanitario”, señaló.

 

“En ese sentido, -continuó Navarro- producto de que a Agrosuper  le es inviable invertir más en el proyecto, es que nos reunimos con los alcaldes de Freirina, César Orellana, y Vallenar, Cristian Tapia, con miras a que si la empresa se niega a cumplir efectivamente con los estándares ambientales requeridos, como lo ha hecho hasta ahora, sea obligada a cumplir con planes de compensaciones sociales e indemnizaciones laborales. A su vez, es el gobierno quien debe presionar especialmente para el reempleo de estos 2 mil trabajadores desvinculados, lo que debe hacer sí o sí, a pesar de las pataletas y negativas de la Ministra Matthei”, indicó Navarro.

 

El legislador del MAS, quien sostuvo que “su viaje se concreta tras una serie de correos de habitantes que quieren que la empresa no continúe, como de trabajadores que quieren que sí continúe”, comentó que después de audiencias sobre la problemática en la Comisión de Medio Ambiente del Senado, en la que participaron todos los actores involucrados en el conflicto, “más que un misterio, es un enigma, que esta empresa agro industrial se encuentre hasta el día de hoy en una grave crisis medioambiental sin sanción alguna a los responsables. Y lo peor es que son ellos los culpables de brindar una falsa esperanza de estabilidad laboral, mostrándose como una industria seria y limpia, cuando en realidad maquillaban datos sobre su sustentabilidad ambiental”.

 

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

 

0 shares
  1. En este caso, porcierto que primero, estan, tanto los trabajadores de la planta, como los habitantes de Freirina. Las discrepancias entre ambos sectores, como bien señala Alejandro, so9n el resultado del mal manejo de la gestiòn empresarial de la firma que se instalò segùn autorizaciones de las autoridades sanitarias, pero ha`brìa encubierto sus verdaderas intenciones en materia de incremento de su producciòn local de cerdos.
    El senador, con razòn ademàs denuncia la falta de un control adecuado y de una actitud decisoria y a la vez, sancionatoria, de esa autoridad pùblica.
    Me parece que no tiene porquè cerrase la planta, dejando cesantes a sus trabajadores. Tampoco cabe desconocer la argumentaciòn medioambiental de los habitantes de Freirina.
    Lo que corresponde, es que la autoridad sancione, y exija el traslado a otra planta , de una cantidad suficiente de animales, en especial, de hembras paridas. La empresa, debe asumir su mal accionar, pagar la multa que corresponda, pero sobre todo, debe provocar ese traslado animal lo antes posible, sin cerra esa planta, ya que toda esta situaciòn, ha sido de su responsabilidad.
    La autoridad competente, debe exigir a la empresa ese traslado parcial, para evitar asì que se pierda toda la inversiòn y se produzca la cesantìa de los trabajadores. Pero ademàs, NO puede cerrar la planta, ya que eso serìa peor.
    Felñicitaciones, senador por su compromiso con Freirina y con los trabajadores de la faenadora de cerditos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *