A propósito del precio de los combustibles, el SIPCO y los bonos combustibles electorales

Es la tónica de las propuestas de este gobierno: poco, limitado, más de lo mismo pero peor. Y ahora agregan el bono electoral. La propuesta de cambio del SIPCO (Sistema de Protección al Contribuyente del Impuesto Específico a los Combustibles) y los bonos focalizados a ciertos usuarios es eso. Ni más ni menos.

El PRO y el MAS denuncian y rechazan este ajuste mínimo a los precios de los combustibles porque se trata de medidas que mitigan sólo momentánea y para algunos el impacto en sus presupuestos y posterga, una vez más, la solución de acceso a los combustibles, seguro y a precios razonables para la mayoría de los chilenos.

Lo rechazamos porque representa una oportunidad más desperdiciada para dotarse de un instrumento que desde el punto de vista energético, intente enfrentar la extrema vulnerabilidad y dependencia de combustibles de los cuales carecemos. El aumento sostenido de los precios del petróleo y gas, y por ende de los combustibles derivados, es insoslayable y tarde o temprano lo pagaran los consumidores. Ni el mejor de los Sipco será capaz de mitigar el alza que en el mediano y largo plazo tendrán estos combustibles.

¿Qué ofrece en los hechos el gobierno? Ajustes menores -precios de referencia y valores mínimos y máximos de las bandas más estrechos a los que tenía el Sipco y que en los hechos hacia que no funcionara o escasamente- y bonos a algunos usuarios, en buena hora: taxistas, colectiveros y transportistas de escolares. No obstante, el Sipco mantiene la arbitrariedad en la aplicación del mecanismo, y con ello se reserva el Ministerio de Hacienda su aplicación, más o menos generosamente dependiendo de la coyuntura. La propuesta no sólo continúa excluyendo a la grandes empresas de pagar este impuesto como es la situación hoy día, sino que además, su paralela propuesta de impuestos verdes palidece, al no incluir el impuesto a todos los combustibles, en particular al carbón según su impacto y poder calorífico, como lo ha sido propuesto por sectores progresistas.

El PRO y el MAS no se cansan de decirlo: Chile es un país inequitativo y en extremo vulnerable en el tema energético y ambiental. La gran oportunidad de esta limitada propuesta es que abre el debate para algo en serio y mayor: una verdadera política energética que aborde de una vez por todas, el sostenido aumento de los precios de los combustibles y la vulnerabilidad y dependencia de nuestro país de combustibles de los cuales carecemos sin descuidar el desafío del cambio climático. El PRO y el MAS está disponible para ello.

 

Marco Enriquez Ominami

Presidente del PRO

Alejandro Navarro B.

Presidente del MAS

Claudia Mix

Miembro de la Comisión Política del MAS

Miguel Márquez

Comisión de Energía y Medio Ambiente

Tags:
0 shares
  1. Raúl Gurrero Powell
    Mayo 6, 2012

    ….MAS PRO no sería un mal bloque alternativo!!!

  2. Raúl Guerrero Powell
    Mayo 6, 2012

    …..Encuentro muy positivo que tengamos la misma posición, MAS PRO, dos partidos progresistas de izquierda. En estos momentos pienso que hoy tenemos más convergencia que hace un corto pasado. Cuatro grandes fundamentos, pilares positivos que la gente espera. de la política ,nos diferencian de los otros: no somos parte de la Concertación; somos progresistas ; no somos de la Alianza; somos la izquierda.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.