Acceso de Congreso Nacional a información en materia presupuestaria

El señor NAVARRO.-Presidente, la verdad esta ley va a poner coto a un número importante de indicaciones a las glosas que hacíamos a la Ley de Presupuestos solicitando información adicional por cada partida, y eso va a sistematizar la información que va a ser evaluable, es decir, el Senado y el Congreso tendrá que tener estadísticas que permitan ser consultadas rápidamente, y, por cierto, va a ser un adelanto en la tarea propia de conocer cómo se ejecuta el Presupuesto.

Imagen: observatorio.cl

La Ley de Presupuestos es la ley estrella; otros dicen “la ley fundamental”, aquella que determina el curso de la Nación.

Muchas indicaciones han sido presentadas como glosas, y yo creo que van a seguir siendo presentadas en la búsqueda de una mayor participación del Congreso en la elaboración del Presupuesto.

Sin embargo, esta ley va a ahorrar mucha energía, va a dar mucha más claridad y va a sistematizar la información.

Yo quiero recordar que esta Ley de Presupuestos, si bien es una ley estrella, tiene poca participación de los Senadores.

Uno ya quisiera lo del Senado de los Estados Unidos, donde Obama tiene que recurrir a la ciudadanía a pedirle apoyo para aprobar su Ley de Presupuestos. Porque el Congreso tiene autonomía suficiente para poder cuestionarla, para poder retardarla, para poder rechazarla.

Y los Senadores no tenemos esa capacidad hoy.

Quiero recordar que del rechazo de una partida presupuestaria, rige el presupuesto del año anterior, y, por lo tanto, no hay capacidad alguna de veto, hay siempre una armonía con el Ejecutivo respecto de la Oposición para ver qué partidas se acomodan y existe la facultad siempre de disminuir, jamás de aumentar.

Yo quiero decir, de que no solo las modificaciones presupuestarias que conocimos recientemente en materia de educación.

El Presidente Piñera anunció 92 mil millones de pesos, disminuidos desde el Ministerio de Educación, dando cuenta de una generalidad, que decía que se van a invertir el 2012, que eran Partidas extraordinarias no ejecutadas con motivo del terremoto, que era infraestructura no ejecutada.

Uno quisiera decir: “Claro, reasignaciones”. Debieran conocerse.

Pero también debieran conocerse otras modificaciones presupuestarias, como son las condonaciones.

Y digo esto porque siendo Felipe Sandoval presidente de la CORFO se condonaron 500 millones de dólares, cartera vencida que fue vendida al Banco del Estado al 13 por ciento, resolviendo las situaciones de más de 7 mil empresas, muchas de ellas, por cierto, con nombre de ficción, que, en definitiva, no pagaron sus deudas a la CORFO y permitieron un saneamiento de la CORFO, pero sin decir “agua va”.

Mi pregunta para los Senadores de la Comisión de Hacienda, ¿es posible que el Estado condone deudas sin consultar al Senado? ¿Solo por ley?

El señor NAVARRO.- Quiero decir, entonces, si las condonaciones son solo por ley también pueden ser en la Ley de Presupuestos. Lo digo porque en muchas ocasiones, claramente la posibilidad de discutir de fondo en materia económica y presupuestaria es la Ley de Presupuestos. No son leyes especiales. Cuesta demasiado impulsar una ley que, por cierto, si es de condonaciones, se trata con el patrocinio del Ejecutivo. Y yo quisiera que en esta materia la Comisiones se abrieran a la posibilidad del debate, por cierto, de condonar cuando ello fuere justificado, no necesariamente en leyes especiales, sino también en la Ley de Presupuestos.

Lo digo por lo que viene del crédito fiscal, lo digo por los deudores habitacionales, lo digo por aquellos que han demandado al Estado la disminución de sus deudas.

Señor Presidente, la Comisión, en el artículo 18 la ley plantea que se deberá informar de la “ejecución financiera de las respectivas partidas presupuestarias, incluyendo información desagregada a nivel regional que se encuentre disponible”.

La verdad es que yo hubiera esperado que hubiera sido “y también la información regional”.

Y “que se encuentre disponible” yo quiero leerlo como no la negación de la entrega de la información, sino como la postergación de la información. No estará disponible este mes, pero estará disponible en un tiempo prudente.

El que se encuentre disponible no puede ser que se niegue. “No está disponible”, la niego. Estando disponible, tiene que ser entregada, porque para los parlamentarios de Regiones la ejecución presupuestaria cobra sentido pleno cuando sabemos la desagregación regional del gasto.

Y, por tanto, en el artículo 18 yo quisiera interpretar -y ojalá los parlamentarios de la Comisión de Hacienda así lo hubieren discutido- de que cuando se señala “que se encuentre disponible”, no es que si no está a la fecha no se entrega. “No se encuentra disponible”, no la envío. No, debe ser enviada cuando se encuentre disponible.

Entonces, enfatizar ese sentido.

Señor Presidente, del mismo modo se ha planteado que se podrá solicitar información “a través de la Oficina de Informaciones o de la Oficina de Asesoría Presupuestaria del Senado, vía oficio, información relacionada con el presupuesto de la Nación”. Pero también “los parlamentarios debidamente identificados en Sala, o de Comisión”.

Deduzco de esto, de que la Sala es la hora de Incidentes, salvo que en una discusión de una ley determinada haya posibilidad de solicitar oficios, en medio del debate de la ley, respecto del informe financiero que no fuere del todo completo o que suscitare dudas. Es decir, en medio de un debate, aprobando leyes que tengan incidencia financiera, podemos en la Sala, en el proyecto de ley en la Sala, demandar dicha información; o en lo contrario en la hora de Incidentes. Como la hora de Incidentes tiene una curva bastante irregular, yo tiendo a pensar de que la información en la Sala es durante la tramitación de un proyecto determinado o al inicio de la sesión o ¿en qué momento la pedimos? si hay necesidad de la misma, dado que se dice “en las Comisiones o en la Sala”. Y hay tres posibilidades: hora de Incidentes, durante la discusión de un proyecto o al inicio de la sesión, en donde sea facultad de los parlamentarios, debidamente individualizados, solicitar la información.

Yo pediría, señor Presidente, que los Diputados de la Comisión de Hacienda nos aclararan, porque si esa limitación va a ser de ese sentido, lo que permite flexibilidad para pedir la información. Porque hasta donde tengo conocimiento, cada vez que discutimos un proyecto de ley se requiere la unanimidad de la Sala para enviar el oficio; es decir, si yo requiero información dentro del debate de un proyecto de ley, requiero que la Sala lo apruebe para ser despachado. Si ese es el procedimiento, no van a haber oficios, porque no siempre van a coincidir Gobierno y Oposición en que se envíen oficios de indagación presupuestaria en medio de un proyecto de ley.

Y, por lo tanto, deduzco que al indicarse en la Sala se obvia la exigencia del acuerdo de la misma para poder ser solicitada dicha información.

No sé si me he explicado, señor Presidente, pero esa aclaración es muy importante, toda vez de que queremos que el derecho que se consagra en este artículo sea efectivo para los Senadores o para los parlamentarios, que esa información pueda ser solicitada.

He dicho, señor Presidente.

¡Patagonia sin represas!

¡Nueva Constitución, ahora, señor Presidente!

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.