Acoso escolar existe y debe ser enfrentado con firmeza

Senador Navarro autor de proyecto de ley sobre bulliyng o abuso:

proyecto

Su preocupación “por la gravedad que está alcanzando el fenómeno del bulliyng o abuso entre estudiantes, aunque a veces también con otros actores de la comunidad educativa”, manifestó el senador Alejandro Navarro, quien ingresó a trámite legislativo un proyecto de ley que además de caracterizar y asumir la existencia de esta problemática, busca establecer que “el derecho a la educación incluirá el derecho a una convivencia pacífica, integrada y libre de violencia física y psicológica entre los miembros de la comunidad educativa”. Para ello propone modificar el artículo dos de la Ley N° 18.962, Orgánica Constitucional de Enseñanza.

El parlamentario, quien es integrante de la Comisión de Educación, dijo que el caso de Pamela Pizarro, quien se suicidó en Iquique tras un sistemático proceso de hostigamiento de parte de un grupo de compañeras, “es una muestra dramática de lo que muchos niños y niñas sufren a diario en los establecimientos educacionales. Es necesario que la comunidad educativa en su conjunto se haga cargo de enfrentar esta situación, para que no tengamos que llegar a lamentar situaciones vividas en otros países, como en Columbine en Estados Unidos, cuando un pequeño grupo de estudiantes dio muerte a balazos a varios de sus compañleros”.

Navarro, quien se encuentra en Finlandia sosteniendo una serie de reuniones con los personeros que llevaron a cabo la reforma educacional en ese país, “que hoy les permite encabezar el ranking de calidad de educación elaborado por la OCDE”, dijo además que de acuerdo a los estudios sobre la materia en el bullying hay cuatro fases: ataques o intimidaciones físicas, verbales o psicológicas, destinadas a causar miedo, dolor o daño a la víctima; abuso de poder, del más fuerte al más débil; ausencia de provocación por parte de la víctima; y repetidos incidentes entre los mismos niños o jóvenes durante un tiempo largo y sostenido”.

Para el senador socialista, “la escuela y la universidad no puede ser considerada un lugar donde no existen los derechos humanos y la dignidad de las personas. El fenómeno de acoso escolar o bullying lleva consigo una serie de consecuencias, no sólo para la víctima, que sin duda pueden ser las más devastadoras, sino también para el agresor y para los espectadores del fenómeno, en su mayoría niños y jóvenes en proceso de crecimiento y desarrollo. Esto es muy preocupante, pues los principales efectos sobre la salud mental del agredido tienen relación con dificultades de rendimiento y, en algunos casos, su fracaso escolar. Además, muchas veces desarrollan un alto nivel de ansiedad y de fobia escolar en situaciones extremas, así como baja autoestima, cuadros depresivos, bajas expectativas de logro, intentos de suicidio e indefensión aprendida. Sin embargo, lo más grave es que el niño o joven aprende que no puede controlar los recursos de su entorno mediante sus respuestas, por lo que deja incluso de emitirlas”

El legislador dijo que “aunque ya existe una política de convivencia escolar del Ministerio de Educación, ésta no se ha aplicado de forma integral, sino que de manera fragmentaria y esporádica. Lo que estamos proponiendo con este proyecto de ley es la inclusión de la convivencia escolar dentro del derecho a la educación, a través de una modificación de la Ley Orgánica Constitucional de Educación (LOCE)”

“Esta moción -agregó- fue elaborado hace casi un mes del estudio dado a conocer por la Universidad Alberto Hurtado, el Mineduc y Ministerio del Interior, pues ya contábamos con las cifras del Primer Estudio Nacional de Convivencia Escolar, de diciembre de 2005, en el que se concluía que la mayoría de los alumnos considera que no ha recibido maltrato y/o agresión de sus compañeros, aunque un 28% de los alumnos considera que ha recibido insultos a menudo y el 9% señala ser golpeado frecuentemente. De acuerdo a esta relación, los alumnos declaran ser víctimas más de un maltrato psicológico que de un maltrato físico”.

Navarro recordó que las principales conclusiones del Primer Estudio Nacional de Violencia en el Ámbito Escolar 2006, estableció que el 44,7% de los alumnos y el 31,5% de los profesores ha sufrido agresión en la escuela, principalmente de tipo psicológica, que implica ignorar a una persona, insultarla con garabatos, burlarse, descalificarla, gritarle y hasta difundir rumores malintencionados sobre ella, aunque también existe un alto nivel de discriminación, amenazas permanentes, atentados contra la propiedad y, en menor medida, ataques con armas y de tipo sexual”.

“Ante este cuadro- concluyó el senador socialista- debe asumirse que este no es un problema sólo entre jóvenes, sino de toda la comunidad educativa, y tanto los padres como los profesores deben prepararse para enfrentarlo de la mejor manera. Esperamos reunirnos a la brevedad con la ministra Provoste y pedirle al gobierno que le entregue patrocinio a nuestro proyecto para ir avanzando en la contención, sanción y solución de este tipo de problemas”

PROYECTO DE LEY SOBRE ACOSO O INTIMIDACIÓN ESCOLAR

Prensa Oficina Parlamentaria

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *