“Acoso sexual existe y será sancionado”

Diputado Navarro, de la Comisión de Trabajo, valoró aprobación de ley:

proyecto

Su satisfacción por la aprobación de la ley que tipifica y sanciona el acoso sexual manifestó el diputado Alejandro Navarro, quien dijo que “era un paso absolutamente necesario y oportuno, luego de haber debatido el proyecto durante cinco años en la Comisión de Trabajo, donde se hicieron numerosas audiencias públicas, a las que asistió incluso Mario Kreutzberger, ocasión en que relató su experiencia de haber sido llevado a los tribunales en Miami acusado de acoso sexual”.

“Luego de ese trabajo -agregó- logramos tener clara conciencia de hacia donde íbamos con esta innovación progresista en el tema de las relaciones laborales, donde la negación a legislar significaba, lisa y llanamente, que el problema no existía, situación que nos hubiera enfrentado a lo que les ocurría con los sabios en la Edad Media, cuando Galileo afirmaba que la Tierra se movía o Sócrates planteaba sus teorías, pero la gente se negaba a creerles”.

El parlamentario del PS afirmó que “el acoso sexual existe. Lo hemos reconocido y conocido en denuncias directas. Allí están las denuncias ante la Dirección del Trabajo y las que se ventilan ante Tribunales. Por ello, era necesario legislar a fin de prevenir y regular una situación que, existiendo, causa problemas, daño material y moral. El Parlamento no puede negarse a legislar sobre un tema que efectivamente está provocando un problema serio en la sociedad, porque no se puede dejar indefensa a las personas; por el contrario, debe proteger a los trabajadores y a los empleadores”.

Navarro dijo que la normativa aprobada “protege al trabajador y al empleador; al denunciante y al denunciado; establece normas de juego que regulan esta situación. Por lo tanto, no creo que aquí vaya a haber caza de brujas. Algunos exponen visiones catastrofistas respecto de este tema. Se dice que mañana va a haber un destape sexual en Chile, que se conocerán todas las denuncias y que habrá una oleada de éstas por acoso sexual que afectará a todos por igual. Yo diría que si las denuncias no se conocen es porque la gente tiene miedo. Lo que hemos hecho es vencer ese temor y establecer normas con claridad”.

“En materia laboral -aseveró- éste es uno de los pocos puntos donde debimos mostrar flexibilidad y no rigidez, ya que trata de un tema transversal que cruza todas las bancadas parlamentarias: Es un tema que toca la esencia de la naturaleza humana, por lo que la relación no se da estrictamente dentro del marco de una posición ideológica. Las bancadas de todos los parlamentos del mundo se han dividido frente a este tema, porque también existe un problema de fe, moral y principios. Y como cada cual asume que la individualidad en materia moral es un elemento a lo menos a considerar -aunque algunos consideran que existe una única moral para todos, ineludible e inviolable-, estoy por que la sociedad enfrente este problema y reglamente esta materia”.

El legislador indicó que la normativa contempla que “si un denunciante estima que la situación de acoso sexual le ha provocado un daño moral, porque ha tenido problemas con su familia, se ha destrozado su matrimonio o ha sido sometido a vejámenes, puede hacerlo presente al juez del trabajo. Eso significa que el juez deberá establecer montos para resarcir el daño causado, o determinar si hay motivos o no para continuar adelante con la causa. Por lo tanto, no sólo se está resguardando la integridad del trabajador, sino también el daño moral infligido”.

Navarro señaló que “algunos preguntan si un juez del trabajo puede determinar si hubo o no daño moral en un caso de acoso sexual. Eso lo determinará él. Por eso frente a un trabajador que hubiera invocado la causal de acoso falsamente o con el propósito de lesionar la honra de la persona demandada mediante denuncias sin fundamentos o sólo con el afán de perjudicar, y el tribunal declarara su demanda carente de motivos efectivos, estará obligado a indemnizar los perjuicios que cause al afectado”.

El diputado indicó que “el empleador deberá determinar si va a demandar civilmente por daño moral; si va a demandar por daños y perjuicios, si efectivamente va a presentar las acciones que estime conveniente, porque cuentan también con las facultades y atribuciones que otorga el Código Civil en materia de denuncias. La situación hipotética que se produce en este caso es: ¿podrá un trabajador humilde, que gana un sueldo mínimo y que ha sido contratado por quien fuere, pagar una demanda por daño moral? Ahí se abre un debate que considero absolutamente justo. A lo mejor, se quiso causar un daño con conocimiento de esta causal, pero la verdad es que eso forma parte de un capítulo de política ficción, no obstante debemos tener en cuenta que la vida real es mucho más concreta”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *