Agrupación que atiende a jóvenes Down funciona en precarias condiciones

Un fuerte llamado a la solidaridad emitió la Agrupación de Padres y Amigos por la Integración del Trisómico 21, APAIT 21. “La Trisomía es la alteración genética en la que la persona en vez de tener 46 cromosomas posee 47, lo que comúnmente significa tener síndrome de Down. Pues, bien, el espacio físico en donde funciona la Agrupación para dar tratamientos de fonoaudiología, psicopedagogía y educación diferencial está lejos de dar una cabida cómoda para los 19 jóvenes. Los recursos económicos, si no fuera por las rifas, ventas de comidas o algunas donaciones que para nada son cuantiosas, ya no existirían. Así las cosas, APAIT 21 vive una crisis, que si en los próximos días se mantiene, el funcionamiento no dará abasto y el desenlace será muy triste para estas 19 familias de origen humilde”, manifestó el senador del MAS, Alejandro Navarro.

 

Tal como se lo han informado al parlamentario, “APAIT 21, que atiende a niños de 2 años hasta jóvenes de 30, han recurrido a varias instancias para recibir ayuda tanto de autoridades nacionales y locales, como así también de entidades públicas como privadas, sin embargo se han visto obligados a volver a recurrir a acciones desesperadas como vender pescado frito y mate para seguir con las clases, porque no han sido consideradas en una gestión cabal”, describió Navarro.

 

Seguido de lo anterior, el Senador dijo que “organizaciones sin fines de lucro y de tan amplio corazón, que significan un gran aporte a la comunidad, como APAIT 21, no pueden apagarse. Todos somos responsables de que estas familias de escasos recursos, que requieren urgentemente de que sus hijos sean atendidos de esta manera tan personalizada y de calidad, que es distinta al inconsistente sistema público de educación diferencial, permanezcan en la agrupación”.

 

Es por ello que junto a que “la comunidad regional sea concientizada a que la tarea de mantener en funcionamiento este centro de tratamiento sea visto como de responsabilidad colectiva”, Navarro indicará que “así también hay organismos de Estado que deben cumplir con su rol, igualmente. Hablo de la Senadis, que a pesar de ser informada de las circunstancias en que se desempeña la Agrupación, no ha dado señales de apoyo. Por tanto, solicitaremos a la directora de la institución, Michelle Orthusteguy, que nos reciba y oriente en proyectos que beneficien a APAIT 21”.

 

A su vez, el congresista del Biobío indicó que “estamos viendo la viabilidad en que la agrupación pueda ser respaldada por Asistencia para Proyectos Comunitarios de Seguridad Humana, APC, vinculada a la Embajada de Japón. Tenemos antecedentes que nos favorecerían para tener los recursos para construir un centro de atención a jóvenes con síndrome de Down. Pero topamos en que faltaría un terreno de emplazamiento para cumplir con los requisitos de postulación. Cuestión que trataremos con el alcalde de Concepción, Álvaro Ortiz, para ver la posibilidad de contar con un lugar en comodato”,  indicó Navarro.

 

Por último, el Senador señaló: “Es tiempo de que quienes cuentan con condiciones especiales sean completamente considerados con políticas públicas que les garanticen una buena atención de salud, una excelente educación y amplias oportunidades de trabajo. Es tiempo de que el Estado sea proactivo y evite así manifestaciones como la de los huelguistas que hoy mantienen tomada la Catedral de la Santísima Concepción para resolver justas peticiones de inclusión que nos harán avanzar como sociedad chilena a ser un país realmente desarrollado. Y, así, no caer en confusiones tan polémicas como las de Evelyn Matthei en el 2011, cuando indicó en el debate de interrupción del embarazo, las ‘fallas en la fecundación’, en relación al exceso de cromosomas que podría tener una persona, según ella, señalando que ‘técnicamente no es un ser humano’”.

 

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *