ALCALDESA DEBE RESPETAR FUERO MATERNAL DE TRABAJADORAS

Diputado Navarro y profesional embarazada despedida de municipio penquista:

embarazo

Su convicción de que “es absolutamente necesario mejorar y profundizar la legislación que protege a las madres trabajadoras”, manifestó el diputado Alejandro Navarro, luego de presentar el caso de la asistente social y antropóloga, Paula Herrera, embarazada de cinco meses y quien hasta hace poco tiempo se desempeñaba como funcionaria de la Oficina de la Familia de la Municipalidad de Concepción y cuyo despido sólo se notificó por vía telefónica.

El parlamentario dijo lamentar “profundamente esta situación que lo único que deja en evidencia es que en materia de protección de los derechos de las madres trabajadoras no es posible tener dos discursos: o se está por asegurarlos o se está por no respetarlos, pero no es posible cambiar de posición según sea el caso. Aquí lo que vemos es que independiente de las prerrogativas que la ley le puede entregar a la alcaldesa de Concepción, su discurso de hace algunas semanas atrás, de defensa de los derechos de las mujeres que trabajan, quedó rápidamente en el olvido”.

El legislador del PS indicó que “frente a este tipo de situaciones lo único que cabe es profundizar y hacer cada vez más explícita la legislación que protege a las mujeres que trabajan. Por eso le he pedido personalmente al Ministro del Trabajo, Ricardo Solari, que considere dar el patrocinio y la urgencia necesaria al proyecto de ley que presenté en noviembre de 1995 y que busca extender el derecho de las madres a amamantar a sus hijos aún cuando no exista sala cuna, y que actualmente se encuentra en su segundo trámite en el Senado”.

Navarro enfatizó “la necesidad de potenciar la normativa que busca asegurar el ejercicio de los derechos de las madres trabajadoras y especialmente resguardar las condiciones de vida de los bebés en gestación, así como, de los recién nacidos, evitando además que se transgreda la legalidad vigente y se vulneren los derechos de las madres y de los niños”.

Respecto de la normativa actual el diputado recordó que “la mujer tiene derecho al fuero por maternidad desde el inicio de su embarazo, hasta un año después de expirado el período postnatal o el período postnatal suplementario. Además, la ley establece claramente que para ejercer este derecho no es necesario un tipo específico de contrato de trabajo, es decir, la trabajadora puede estar bajo un contrato de plazo indefinido, de plazo fijo, o bien uno por obra o faena terminada. Los niños que están por nacer no saben el tipo de contrato que tiene su madre”

El parlamentario dijo que “no existe ningún caso en que no se aplique el fuero maternal, ya desde el 9 de noviembre de 1998 apareció en el Diario Oficial la Ley Nº19.591, que modificó el artículo 201 del Código del Trabajo, al suprimir el inciso final que excluía del derecho de fuero maternal a las trabajadoras de casa particular. A partir de esa fecha, esas mujeres tienen derecho al fuero tal como aparece establecido en el título dos del Código del Trabajo, denominado “De la protección de la Maternidad”, y que comprende desde el artículo 194 al 208. El fuero maternal es un derecho irrenunciable, lo cual significa que la mujer no puede legalmente acordar con su empleador la renuncia a dicho beneficio. Si de todas formas llegara a tal acuerdo, tal pacto se considerará nulo”.

“Esta misma normativa –prosiguió el legislador socialista- establece que ningún empleador podrá condicionar la contratación de trabajadoras, su permanencia o renovación de contrato o la promoción o la movilidad de su empleo, a la ausencia o existencia de embarazo, ni exigir para dichos fines certificado o examen alguno para verificar si la trabajadora se encuentra o no embarazada”.

“Además –explicó Navarro- la única posibilidad de que se pueda poner término al contrato de una mujer que goce de este fuero sólo puede autorizarla un juez, ya sea por vencimiento de contrato; por conclusión del trabajo o servicio que dio origen al contrato; falta de probidad; conducta inmoral; realización de negociaciones prohibidas por escrito en su contrato; la no concurrencia de la trabajadora a sus labores sin causa justificada durante dos días seguidos, dos lunes en el mes o tres días en un mes; o abandono del trabajo” .

Sobre la validez legal de poner término al contrato de trabajadores con un tipo de contratación denominado ’a contrata’ que deben renovara año a año su situación contractual, el parlamentario indicó que “también se hace necesaria una iniciativa en esta materia para el cumplimiento de los derechos que protegen la maternidad. Estimamos como necesario que este tipo de contrataciones, al igual que otras formas de contratación, sean asimiladas a la planta funcionaria, especialmente si consideramos que muchos de ellos llevan 6, 10 o más años desempeñando sus funciones en un municipio o en empresas públicas o privadas”.

Por otra parte, el diputado indicó que “la Sociedad Chilena de Pediatría ha manifestado su preocupación por la postura defendida por la alcaldesa Van Rysselberghe de renunciar a un derecho irrenunciable como es el post natal, derecho que no sólo está fundado en la obligación legal, sino que en razones científicas que dan cuenta del desarrollo de un mejor coeficiente intelectual, un sistema inmunológico con desarrollo superior, una disminución de las enfermedades alérgicas, una menor presencia de infecciones respiratorias y gastrointestinales, un mejor desarrollo en el área emocional, del aprendizaje y de la personalidad, así como la disminución de las caries dentales en los niños y una menor mortalidad infantil durante el primer año de vida”.

“Sobre lo mismo –agregó el parlamentario- y contrariamente a lo que plantea la alcaldesa de la UDI, la Sociedad pediátrica se encuentra realizando un profundo estudio que espera presentar al gobierno, y con el que espera demostrar que existirían ventajas, ahorro e inversión si se impulsara una prolongación del post natal hasta seis meses, ya que ello redundaría en una mejor calidad de vida para los recién nacidos, quienes a su vez se convertirían en adultos más sanos, más capaces y, por lo mismo, más aportantes a la sociedad”.

Respecto de su proyecto de ley, Navarro recordó que “específicamente lo que esta iniciativa propone es sustituir el artículo 206 del Código del Trabajo, que en esencia reconoce el derecho de las madres a dar alimento a sus hijos menores de dos años, en dos porciones de tiempo que en conjunto no excedan una hora al día, las que se considerarán trabajadas efectivamente para los efectos del pago del sueldo, cualquiera sea el sistema de remuneración, pero condicionando tácitamente el ejercicio de este derecho a la existencia de la sala cuna”.

“El proyecto que hemos presentado –explicó el diputado- amplía ese derecho a ‘la sala cuna, su hogar u otro lugar escogido’ y establece además que ‘el derecho a usar este tiempo con el objeto indicado no podrá ser renunciado en forma alguna y le será aplicable a toda trabajadora que se encuentre en la situación antes descrita, aún cuando esta no goce del beneficio de la sala cuna”.

Finalmente el parlamentario dijo que “muchas veces vemos a algunas autoridades o empresarios rasgando vestiduras en defensa de estos derechos o los derechos de la familia, pero luego no existe la consecuencia necesaria para llevarlas a la práctica. Debemos propiciar una legislación que no permita estas inconsecuencias entre lo que se dice y lo que se hace. Los derechos son para todos y hay que respetarlos, y cuando algunos se niegan a aceptar su validez legal o moral, deben existir normas que los obliguen a aceptarlos y respetarlos”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.