litio

En el marco del concurso que está haciendo Corfo en conjunto con InvestChile (Agencia de Promoción de la Inversión Extranjera), para que empresas de fuera del país vengan a invertir a Chile y desarrollen industria que dé valor agregado al litio, el candidato presidencial de partido País, Alejandro Navarro, propuso que los fondos de pensión de los trabajadores sean invertidos en esta industria altamente rentable.

Navarro destacó que Chile posee el 54% de las reservas de litio a nivel mundial, casi en su totalidad en los salares del desierto de Atacama, lo que sumado a los yacimientos de cobre “significan una oportunidad histórica de pasar de ser un país que solo exporta materias primas a países como China y Alemania, a ser uno industrial que crea sus propios productos de litio como pilas y baterías, que se utilizan en celulares, notebooks y hasta autos eléctricos, y a través de los fondos de pensión está la oportunidad de que todos los chilenos se vean beneficiados”.

En este sentido, el abanderado de partido País sostuvo que “en este escenario, lo más conveniente para el interés de todos los chilenos es que el nuevo 5% de cotización con cargo al empleador anunciado por la Presidenta Bachelet, no vaya a la AFP, sino que sea invertido en el desarrollo de esta industria, lo que aumenta exponencialmente los beneficios que podríamos tener, ya que se genera industria, empleo y además se mejoran las pensiones”.

A juicio del senador Navarro, si es necesario crear los instrumentos jurídicos y una nueva institucionalidad -como el Instituto del Litio, por ejemplo- y un sistema público que administre los fondos, habría que hacerlo. “Espero que en esto, el conjunto de los parlamentarios entiendan que es una oportunidad que no podemos desaprovechar”, apuntó.

El candidato de partido País informó además que solicitó la realización de una sesión especial conjunta de la Comisión de Minería y la Comisión de Medio Ambiente del Senado, donde se invitará al Vicepresidente de CORFO, Eduardo Bitrán, para que explique en detalle el desarrollo estratégico de la política nacional del litio y energía solar, comisión que ha sido aprobada por la totalidad de los comités, por lo que su realización depende ahora de los presidentes de las comisiones.

Asimismo, dijo que en materia de integración económica “es necesario que los gobiernos de Argentina, Bolivia y Chile conformen una alianza del Triángulo del Litio, donde se establezca una política común a fin de coordinar los precios internacionales en el mercado del litio, lo que permitiría tener un mayor auge tanto en la exportación como en la industria”.

SQM: el talón de Aquiles
El candidato presidencial, quien la semana pasada se reunió con el Vicepresidente de la Corfo, Eduardo Bitran, dijo que “actualmente no hay una Ley de Royalty que se aplique a las concesiones de litio otorgadas a SQM, por lo que Ponce Lerou no está obligado a pagar un porcentaje para invertir en desarrollo e investigación de la industria, a diferencia de lo logrado por Corfo en el contrato con Rockwood”.

El problema -añade- “es que existe un contrato con SQM hasta el 2021, fecha en la que se le acaba la cuota de extracción al yerno de Pinochet, por lo que no se les debe renovar el contrato”.

Navarro agregó que “la complejidad es que esta empresa constituida en dictadura de forma espuria ha pagado prebendas a políticos de todos los sectores, por lo que no ha habido una reacción de parte del gobierno ni de la derecha”.

El abanderado de País dijo que “existe un manto de impunidad hacia Julio Ponce Lerou, quien aún no devuelve al Estado trece propiedades que poseen litio que inscribió a nombre de SQM entre 1998 y 2000, de forma absolutamente fraudulenta, esto a pesar de que la propia firma ha reconocido que estas propiedades son estatales”.

En este sentido, Navarro dijo que “lo ideal es que invierta el Estado, en una apuesta público privada donde el Estado tenga el control en un 51%, tal como lo propuso la Comisión Nacional del Litio”. Para eso agregó que “debe ponerse fin a este Estado subsidiario y pasar a un Estado con capacidad empresarial, y para eso se requiere un Presidente con el liderazgo y los votos en el Parlamento”.

Fuente: El Ciudadano