“Alvaro Uribe viene como vocero militar de Estados Unidos”

navarro_biobio

Manifestando su preocupación por la visita del Presidente colombiano Alvaro Uribe a Chile manifestó el candidato presidencial y senador Alejandro Navarro quien dijo que “la verdad aunque lo que se anuncia es la visita de Uribe en su calidad de mandatario colombiano, lo concreto, considerando los objetivos de su presencia en nuestro país, es que quien llegará es el vocero militar de Estados Unidos en la región”.

Navarro señaló que “se supone que Uribe viene a tratar de explicar lo inexplicable: que instalar 7 nuevas bases militares norteamericanas en territorio colombiano, cerca de la frontera de Venezuela no genera conflicto en la región, cuando en los hechos lo que estamos presenciando es la reedición de la Guerra Fría en versión siglo XXI, que empezó a implementarse tras la reactivación de la denominada IV Flota norteamericana en Latinoamérica, que había sido suspendida en la década del 50”.

El candidato presidencial dijo que “su calidad de vocero militar norteamericano para la región queda clara, cuando vemos que para adoptar la decisión de instalar las bases militares, que sumarán un total aproximado de 800 efectivos militares y 600 “contratistas”, que nosotros llamamos mercenarios más en el suelo colombiano, que se sumarán a 400 “asesores” que estaban instalados en otras bases ya existentes y que, claramente, no están ahí para ayudar al desarrollo de los sectores rurales más pobres”.

“Además -agregó- que llama la atención que todos aquellos analistas nacionales e internacionales, siempre preocupados por lo que ocurre con los gobiernos de la región, no digan nada sobre que Uribe aprobó la instalación de las 7 nuevas bases mientras el Congreso estaba en receso y sin consultar al Consejo de Estado, cuando el artículo 189 de la Constitución de Colombia dice que corresponde al Presidente de la República permitir, en receso del Senado, previo dictamen del Consejo de Estado, el tránsito de tropas extranjeras por el territorio de la República”.

Navarro enfatizó que “esta forma de actuar a espaldas de su propia legislación y el hecho de que ahora haga esta gira para tratar de explicar lo que todas luces es un reforzamiento de la presencia, influencia y amenaza militar de Estados Unidos en Latinoamérica, convierten a Uribe en el símbolo de una innecesaria guerra potencial en nuestro continente. Hace rato que dejó de existir la Unión Soviética, por lo que este formato de militarización ya no puede sostenerse bajo sólo la coartada del Plan Colombia y el combate contra el narcotráfico, sino como una política destinada a amedrentar a los pueblos de la región que últimamente han tomado caminos de independencia política y económica del país del norte”.

“Confiamos -prosiguió- en que el gobierno chileno, especialmente la Presidenta Bachelet, quien en la próxima reunión de Unasur entregará la presidencia de dicho organismo al mandatario Rafael Correa del Ecuador, sepa expresar claramente la preocupación de la mayoría de los chilenos y de los latinoamericanos respecto de esta fuerte señal de belicosidad injustificada. Porque así como se ha exigido con fuerza el respeto a la democracia en Honduras rechazando el golpismo, también debemos rechazar la presencia e ingerencia militar extranjera en los territorios de nuestros países, violentando su libre determinación”.

Navarro dijo esperar que “aquellos críticos comentaristas habituales de la política latinoamericana, especialmente cuando se trata de Bolivia, Venezuela, Cuba y Ecuador puedan sacar la voz ante estos graves hechos, donde la decisión de un presidente, a espaldas de su propia institucionalidad y de su pueblo, permitirá el incremento de tropas militares extranjeras, mercenarios, agentes del Pentágono y asesores en la región, a cambio de una inyección de dólares fundamentalmente destinados a la compra de armamento y equipamiento militar”.

Finalmente, el candidato presidencial dijo que “además, aquellos que viven dictando cátedras sobre democracia al resto de los países del mundo mientras en Chile defienden el sistema binominal, podrían aprovechar de manifestar también su opinión sobre la última modicación a la Constitución colombiana que hizo Uribe, con el apoyo de sólo 62 de los 102 senadores de su país, para permitir su segunda reelección, sin consultarle a ningún colombiano, y que algunos parlamentarios tratarán de impugnar ante la Corte Constitucional de Colombia”.

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *