Ampliación de plazo de cierre para nuevas concesiones de acuicultura

El señor NAVARRO.- Gracias, Presidenta. Cuando discutimos la actual Ley de Acuicultura que beneficiaba a un sector importante del desarrollo de esta actividad, claramente, lo que hicimos fue un debate tenso, producto de que estábamos hablando de una industria que puso a Chile en el lugar número uno de la producción de salmones -era el gigante con pies de barro- a un costo ambiental cuyo saldo aún estamos pagando.

En esa oportunidad, la industria, lejos de ser castigada, despidió a 40 mil trabajadores del sector, lejos de contaminar todos los sectores en donde inició la actividad de la acuicultura y donde se selló la posibilidad de mantener ese desarrollo por la infección con el virus ISA, se le premia, dándoles la opción de nuevas áreas, ahora en Magallanes, totalmente gratuitas, por cierto, sin pagar costo alguno en materia del daño causado.

Es decir, a una industria que comete el gravísimo error de dejar al desnudo el sistema de producción de salmones al mundo, que llegó a tener el primer lugar, no se le castiga, al contrario, se le premia. Y se le premia, además, con concesiones que tienen carácter de indefinidas, porque la ley estableció -yo me opuse y voté en contra de aquello-, de que una concesión, por 25 años de una empresa, salvo que haya tenido tres sanciones por falta a la ley laboral en el curso de 10 años. O sea, situación que no se va a cumplir jamás va a tener preferencia para poder tener la continuidad de la concesión. Es decir, concesiones perpetuas, cada 25 años.

Y aun así, esta industria, lo que hace es, hoy día, incumplir la ley.

¿Es acaso necesario un incentivo más para que hubieran relocalizado?

Yo me pregunto del porqué se le van mantener las concesiones si se le acaba el plazo.

O sea, el instrumento, señor Ministro -por su intermedio, Presidenta-, claramente, si se les vence el plazo y no se han localizado, pierden la concesión.

Claramente, el concepto peligroso, en mi opinión, señora Presidenta, de que efectivamente la solicitud de concesión de acuicultura en aguas marítimas que formen parte de los parques nacionales no son susceptibles de concesión de acuicultura, respetando la Convención de Washington. Y eso es así. No veo por qué se habla en el informe respecto de esta última, las que fueron otorgadas antes de la resolución de la Contraloría. El derecho de permanencia se establece por tratarse de situaciones jurídicas consolidadas.

Yo quisiera -no sé si hay algún miembro de la Comisión, está la Presidenta Jacqueline Van Rysselberghe- ¿qué es esto de “situaciones jurídicas consolidadas”? Si han tenido una concesión, tenían un mandato de relocalización y no lo han cumplido.

Si la ley prescribe y mandata y no cumplen la ley, se termina la concesión.

Tal como lo dijo Rabindranath Quinteros, esta es una prórroga de concesión velada, camuflada. Se les otorga más plazo para que mantengan el derecho. Pero claramente pudieron haberlo hecho sin necesidad de la prórroga de la ley.

El informe señala que es necesario establecer alguna preferencia de relocalización para que lo hagan. ¡Más concesiones! Y yo me pregunto si hubo una evaluación de parte de mi Gobierno respecto, por cierto, de los beneficios, cumplimientos de la industria.

El señor PROKURICA.- ¡No hay más concesiones!

El señor NAVARRO.- No hay más concesiones. Es cierto.

Solo digo que las que estaban debieron haber cumplido el plazo.

Entonces, digamos las cosas por su nombre. No estamos estableciendo un plazo porque no hayan podido relocalizarse. ¡No quisieron relocalizarse!

Y estamos estableciendo, además, otro elemento del cual yo llamo la atención, señor Ministro Felipe Céspedes -por su intermedio, Presidente- de que esta situación es jurídicamente consolidada. Si la Convención de Washington es clarísima. No puede haber modificación de los parques nacionales si no mediante la ley, y claramente no puede haber concesión en un parque nacional en aguas marítimas.

Por lo tanto, lo peligroso es que establece que hay situaciones jurídicas consolidadas, es decir, derechos adquiridos.

Y, en segundo lugar, es que aquí -lo ha dicho el Senador señor Juan Pablo Letelier- a cualquier comerciante se le vence la patente, no la renueva y chao. Se terminó la patente. A cualquier ciudadano que va a hacer un trámite y se acaba el plazo no se renueva.

Aquí a la industria salmonera tenemos que hacerle, cada vez que quieren o tienen un problema, una ley de la república. ¡O sea, este Senado está al servicio de las salmoneras y yo me pregunto cuál es el servicio que las salmoneras le dan al país!

Y, por cierto, quisiera saber las condiciones del empleo, que fue una de las condiciones que establecimos en la propia ley. Deben cumplir la ley laboral. El informe no tiene una línea sobre el cumplimiento de las relaciones laborales, del respeto a la reglamentación laboral, al Código del Trabajo.

Entonces, señor Ministro, si estamos pidiendo una nueva excepcionalidad y ya en la ley que aprobamos con mi voto en contra, porque les exigimos allí que debían cumplir con la ley laboral, a lo menos debieran haber hecho una evaluación del cumplimiento que han tenido con las leyes laborales en la actual ley vigente para darle una prórroga para nuevas concesiones, en este caso, relocalización. Porque, si no, lo que hacemos es consolidar o más bien dejar de lado el gran debate que dimos. Si estas empresas lo hacen bien, muy bien, bienvenido. ¡Aporte al desarrollo y crecimiento económico! ¡Buen trato a los trabajadores!

Pero el informe no consigna ni una evaluación del cumplimiento de las exigencias que en la ley anterior les dimos.

Y, en segundo lugar, claramente se dejaron estar. Estuve con Felipe Sandoval ayer que es el Presidente hoy día de este sector. Un hombre que sabe de estos temas. Plantea que sí van a cumplir, que están comprometidos. Él fue Subsecretario de Pesca, miembro de la anterior Concertación. Yo diría que en esta materia la experiencia nos dice que esta empresa no cumplió…

El señor NAVARRO.-… que esta empresa no cumplió. Hoy día nos piden una nueva facilidad, una nueva flexibilidad. Y siento que los argumentos en el informe no están dados para poder confiar y creer que sí lo van a hacer.

Yo estoy dispuesto a apoyar la industria salmonera en condiciones medioambientales y laborales adecuadas, tal como lo discutimos en la ley, pero el informe no es convincente, señora Presidenta, y me hubiera gustado que estos aspectos hubieran estado presentes en el debate de la Comisión para poder haber votado favorablemente.

Me voy a abstener dadas las dudas que surgen de las situaciones que he señalado.

¡Patagonia sin represas!
¡Nueva Constitución ahora!
¡No más AFP!
He dicho.

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.