ASIGNACION PARA SALUD PRIMARIA MEJORARA ATENCION EN POSTAS RURALES Y POLICLINICOS

Diputado Navarro dijo que iniciativa beneficiará a 8 millones de chilenos

imagen-post-salud

Su satisfacción por la aprobación unánime que la Cámara de Diputados dio, en general y particular, al proyecto que otorga beneficios a los funcionarios de la salud primaria, manifestó el diputado Alejandro Navarro, quien dijo que “es muy importante que el Ejecutivo haya enviado este proyecto de ley con urgencia calificada de ‘discusión inmediata’, porque tiene el mérito de haber vinculado algo tan legítimo como una reivindicación de los trabajadores para mejorar sus remuneraciones, con la mejoría de atención de salud a los cerca de 8 millones de chilenos que se atienden en consultorios y postas rurales”.

El parlamentario indicó que “el texto establece para todo el personal regido por el Estatuto de Atención Primaria, una asignación de estímulo tanto por desempeño colectivo, asociado al cumplimiento de metas sanitarias anuales, como por una mejor atención para los usuarios de la atención primaria de salud. Este beneficio se otorgará en forma gradual durante 4 años”.

El legislador del PS puntualizó que “el Ministerio de Salud fijará, antes del 10 de septiembre de cada año, las metas sanitarias nacionales para el conjunto de las entidades administradoras de salud municipal. La asignación se pagará en cuatro cuotas, en los meses de abril, junio, septiembre y diciembre de cada año y contendrá un monto variable que dependerá de si el funcionario pertenece a una entidad que cumplió el 90% o más de las metas establecidas o aquellas que cumplan entre el 75 y el 90 por ciento de ellas”.

Navarro señaló que “además, el proyecto en trámite entrega por una sola vez a los funcionarios de la atención primaria, un bono no imponible ni tributable de 78 mil pesos para la jornada de cuarenta y cuatro horas semanales, el que será cancelado dentro de los treinta días siguientes a la publicación de esta ley”.

El diputado dijo que “los funcionarios mayores de 60 años, en el caso de las mujeres, y de 65 si son hombres, que al 31 de diciembre de 2004 dejen de pertenecer voluntariamente a una dotación municipal de salud, tendrán derecho a percibir una indemnización de un mes del promedio de las últimas 12 rentas, por cada año de servicio, con un tope de nueve meses de dicha remuneración”.

“El monto se incrementará en un mes para aquellos funcionarios cuyas rentas sean inferiores a $ 400.000 y en un mes para aquellos que tengan, a la fecha de publicación de la ley más, de 63 años si son mujeres y más de 68 tratándose de hombres. En ningún caso este beneficio podrá ser superior a once meses de renta”, precisó el parlamentario.

Navarro señaló que “este proyecto no es otra sino que la traducción en políticas públicas de la priorización que estamos haciendo quienes queremos llevar adelante iniciativas de cambios profundos en el sistema de salud chileno, en primer lugar, en su modelo de atención, que pasa por privilegiar la atención primaria, la prevención, la promoción de hábitos saludables y la atención ambulatoria antes que ninguna otra prioridad”.

“Se ha dicho -indicó- que ojalá en los consultorios de atención primaria y en las postas rurales se pueda resolver más del 80 por ciento de las demandas de salud. Ojalá que allí se puedan detectar a tiempo enfermedades que después pueden ser muy traumáticas para quienes las sufren y, desde luego, costosas para la sociedad en su conjunto y para el Estado en particular”.

Sobre lo mismo el legislador dijo que “se trata de promover la atención primaria dotándola de mayores recursos y tecnología, de un personal calificado y debidamente incentivado. Por eso, como se ha dicho, se trata de beneficiar a 24 mil funcionarios regidos por el Estatuto de Atención Primaria con el otorgamiento de una asignación de estímulo al desempeño. Es decir, aquí se está asociando aumento de remuneraciones con mejoría de la atención a los usuarios”.

Finalmente, el diputado socialista dijo en relación con el estímulo para las personas mayores, mujeres y hombres entre 67 y 70 años, que trabajan en los consultorios “puedan acogerse a su merecido descanso, contando con los recursos suficientes para su vida posterior. Junto con el alivio de esta carga de trabajo para las personas mayores en los consultorios, este beneficio permitirá un mejoramiento de la atención de la salud, pues esos cupos podrán ser llenados por personas jóvenes, con ímpetu, ganas, deseos y bríos propios de esa etapa de la vida, para trabajar en esta dura y sacrificada labor”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *