Autorización de funcionamiento de Jardines Infantiles

El señor NAVARRO.- Correcto. Yo no veo el fundamento de la oposición que ha planteado la UDI en la Sala, por cuanto lo que hace son exigencias que van de la mano muy coherente con todo lo que hemos venido planteando: Podrán ser sostenedores tanto personas naturales como jurídicas; la calidad de sostenedor no podrá transferirse ni transmitirse en caso alguno y bajo ningún título; no obstante, se pueden transferir los bienes, y tanto el sostenedor que sea persona natural como el representante legal y el administrador de entidades sostenedoras deberán cumplir requisitos.

Mi pregunta es para el Senador Coloma: ¿No se quiere que existan requisitos? Porque estamos votando el numeral 1).

Entonces, yo concluyo que efectivamente se ha intervenido en torno a los requisitos en el total de sus letras. Pero entiendo que lo que está en votación es el enunciado hasta “requisitos”, esa es mi duda.

Y si fuera entonces los “requisitos”: no haber sido sancionado por el artículo 14; no haber sido condenado por tráfico de estupefacientes; no haber sido condenado por pena aflictiva perpetua respecto a cargos de ejercicio educacional; no estar inhabilitado como sostenedor en conformidad al artículo 73 de la ley N° 20.529 (ahí estamos en materia de abuso sexual con niños; entiendo que eso es así, le preguntaba al Senador Patricio Walker el alcance de la letra), y estar en posesión de un título profesional de ocho semestres otorgado por una universidad o instituto profesional.

La verdad es que todos señalamos que queremos que haya calidad y homogeneidad. Establecer un requisito único respecto de quiénes pueden ser sostenedores de un jardín; establecer una exigencia universitaria o de instituto profesional de ocho semestres no parece ser una medida discriminatoria. Al contrario, parece ser la justa medida para efectivamente poder ejercer un rol tan importante.

¿Quién manda cuando hay un sostenedor? ¿Manda la directora del jardín o manda el sostenedor? Claramente, el que pone la plata pone la música. Y lo que sucede en muchos establecimientos es que, teniendo una directora altamente calificada existían sostenedores sin ninguna calificación y venía la contradicción entre lo que sentía -por intuición, por experiencia- el sostenedor y lo que la directora -con experiencia profesional, con título académico- quería hacer.

Y aquí lo que se quiere es salvar la contradicción entre sostenedor y director. Porque, en definitiva, muchos de estos jardines conllevan la misma persona. Es decir, la directora es a su vez la sostenedora. Esa es la mayoría de las fórmulas que establece la realidad.

Por tanto, esta exigencia a mí me parece adecuada; va en la línea de fortalecer la calidad, y allí la contradicción. Si decimos que queremos fortalecer la calidad de la educación, un requisito académico de ocho semestres de título universitario o de instituto profesional me parece adecuado, un piso adecuado.

Voto a favor de la indicación, señora Presidenta.

¡Patagonia sin represas!
¡Nueva Constitución, ahora!
¡No más AFP!
He dicho.

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *