Bonificaciones para retiro voluntario de funcionarios de salud primaria municipal

El señor NAVARRO.- Presidente, por cierto, desde ya, anuncio mi voto a favor.

Claramente, es un esfuerzo que ha hecho el Gobierno con los funcionarios. Sin embargo, quiero hacer dos observaciones.

De la lectura del artículo número 1 se desprende claramente cuál es la finalidad del proyecto de ley, que es una bonificación de restiro voluntario en determinadas circunstancias. Y en el artículo número 11 nos dicen –no sé si estoy leyendo mal, está el Subsecretario de Salud- que esto después va a ser descontado a los municipios. Se le va a ir descontando porcentualmente. Esa es la duda que yo tengo: que al final, efectivamente, no son solo recursos extraordinarios, sino que al final es un anticipo. Podrán tener un anticipo del aporte estatal, pero con todo, los recursos anticipados serán devueltos en su totalidad por la entidad administradora de salud municipal mediante una rebaja del aporte estatal. Para estos efectos hay que suscribir un convenio entre el servicio de salud y la municipalidad correspondiente. Y estos convenios deberán contener el monto del anticipo solicitado.

Imagen: economiasimple.net

En definitiva, el Ministerio de Salud le esta haciendo un anticipo. Mi pregunta es, si estos recursos van a salir igual del aporte municipal, pues todos sabemos que la salud municipal está desfinanciada.

 

Yo no estuve al tanto del proceso de negociación, pero si al final se va a pagar con los aportes que reciben los municipios de manera regular y después el pago de este bono se le va a descontar a los municipios. Lo que queda pendiente es qué va a pasar después del 2015. O sea, va a ser necesaria siempre una ley de retiro voluntario para poder regular permanentemente la situación de los trabajadores municipales. Vamos a estar sometidos siempre, cada cinco años -en este caso, cada tres o cuatro años- a tener que debatir como se van los más viejos porque ganan poco, porque, en definitiva, en la AFP le caducaron su posibilidad de una jubilación justa. O vamos a definitivamente, en algún momento, a entrar en un debate sobre el tema de fondo. Porque este tema tiene una razón específica. La gente no puede jubilar porque la condenaron a irse al sistema de AFP. Muchas de ellas estaban en el INP y si hubieran permanecido allí hoy día estarían jubilando dignamente, sin necesidad de ninguna ley.

El señor BIANCHI.- ¡Obvio!

El señor NAVARRO.- Por lo tanto, el problema lo saldamos para los más antiguos (60, 65 años), pero para el resto una nueva negociación. Y está claro que ni la salud municipal se financia, ni la AFP va a lograr financiar pensiones dignas. Y esta es una responsabilidad, por cierto, del Senado. Aquí los programas presidenciales –está el Senador Frei presente, quien fue candidato presidencial- hablaban de una AFP estatal, porque el sistema de AFP no da para más. O sea, siguen ganando lo mismo, a pesar de que no tenga utilidad alguna para el cotizante individual.

Por lo tanto, estoy diciendo que voy a votar a favor de este proyecto, pero que quede claro, porque a veces nos condenan por aprobar leyes y no ir a los temas de fondo, hoy día lo que estamos haciendo nuevamente es una ley transitoria para un segmento importante, para producir un tiraje de la chimenea, para pagar lo que el sistema de las AFP no brinda y, en definitiva, lograr una jubilación digna para los trabajadores. Y eso es importante y lo vamos a apoyar. Pero el tema sigue pendiente. Sigue pendiente para los que vienen atrás, para los más jóvenes, sigue pendiente el tema de fondo que es la AFP, que es poner y poner y luego, cuando hay pérdida, pierden los trabajadores, pero no la AFP. Y tenemos, entonces, un debate pendiente con todos los trabajadores del sector público que en su inmensa mayoría están en las AFP.

Estuve en Punta Arenas –el Senador Bianchi y el Senador Muñoz la conocen- con la gente de la FENPRUSS. Ahí estaban los tecnólogos médicos, dos tecnólogos médicos en un tema que es diferente a este, pero, por cierto, INP jubilación 621; AFP, jubilación 213. O sea, tres veces menos para aquella funcionaria con los mismos años de servicio, con los mismos cargos administrativos u operativos y, en definitiva, aquí estamos poniendo un parche a un déficit de fondo de un problema de carácter nacional, de carácter institucional.

En el Estado, los funcionarios públicos están desprotegidos. Y cada vez que se acumula presión en la olla, cuando efectivamente se acumula mucha gente que quiere jubilar, esa presión logra una salida, pero una salida parcial y el sistema no logra explotar, porque sería absurdo que explotara. Pero la verdad es que en algún momento esta olla va a tener tanta presión que en definitiva pueden provocarse situaciones más graves.

Entonces, yo voto a favor del proyecto, porque entiendo que ha sido consensuado con los trabajadores. Está claro que la plata se la van a descontar a los municipios. Yo espero que haya racionalidad en los alcaldes, que a veces escasea bastante en materia de administración de salud y educación, para que de donde se saquen estos recursos al sistema no afecte, por cierto, el sistema asistencial y de prestación de servicios a los usuarios con cuyo per cápita, por cierto, se financia el sistema. Pero queda claro que este es un parche. Y yo emplazo a mis colegas Senadores para que me digan hasta cuándo vamos a seguir parchando el sistema. Cuándo nos vamos a dar la tarea de enfrentar la verdad pura: que este sistema va a hacer que más del 60, 70 por ciento de quienes jubilen en las AFP no van a alcanzar ni siquiera el monto mínimo y van a tener que ser subsidiados por el Estado. Y ese tema viene. No es un tema de salud, es un tema del sistema previsional. Pero así como hoy día sucede en salud, están los codocentes en educación, están todos los funcionarios públicos, de todos los Ministerios y, por cierto, se me han acercado de todos los Ministerios y también los del Congreso, porque también tenemos funcionarios públicos que están en la misma condición.

Entonces, señor Presidente, yo espero que como este Congreso se encuentra muchas veces, con legítima razón, cuestionado por nuestros propios errores, a veces de manera injusta, pero en este tema yo siento que en algún minuto que yo espero que sea en la próxima elección municipal, donde en un “plebiscito” nacional, el 11 de noviembre de 2013, podamos tomar una decisión, los chilenos puedan tomar una decisión respecto del tipo de gobierno que quieren para poder enfrentar los temas de fondo de verdad. Porque, lamentablemente, en el 7 por ciento de los jubilados que, por cierto, ha sido un acierto de este Gobierno y lo hemos reconocido, y los seis meses del posnatal, y este Gobierno lo ha hecho, a pesar de que partió con letra chica y se mejoró con el aporte de la Oposición, en algún minuto va a tener que enfrentar el tema de fondo, no solo para los funcionarios públicos, sino también para el resto de los chilenos, porque este sistema de AFP, de capitalización individual no dio, no rindió, engañó a los usuarios, engañó a sus afiliados. Y, en definitiva, la política de la mortadela, de las rodajas y los parches, nos termina haciendo leyes especiales, nos termina presionando la movilización de los trabajadores, a veces dividiendo los gremios de los trabajadores, porque, efectivamente, cada gremio tiene legítimo derecho para negociar en las mejores condiciones para sus trabajadores, pero eludimos el tema de fondo. Y el tema de fondo es la desprotección, el tema de fondo es el absoluto abandono en que los funcionarios públicos se encuentran en materia previsional.

Yo escucho, por cierto, muchas historias de gente de 70, 75, 80 años en varios Ministerios. Son pocos, pero ahí están, y no jubilan. Y no jubilan porque no viven con la jubilación que tuvieron que ejercer. Y arrastrando los pies algunos, con mucha dignidad, permanecen en sus puestos de empleo.

Hoy día le damos una salida a los funcionarios de la salud municipal mediante este proyecto de ley. Yo quiero dejar claro que no ignoro ni dejo pasar el tema de fondo, porque hacemos una contribución que alivia en parte.

Yo me pregunto si los 2.300 funcionarios van a resolver todo el problema. Puede que las fronteras siempre creen un problema, porque siempre quedan unos que se pasan y otros que no alcanzan. Lo más probable es que con la aplicación de la ley algunos queden en la zona límite y tengamos, por cierto, una resaca en torno a que no todos los que cumplían los requisitos pudieron acceder.

Imagino que esto habrá sido evaluado, tanto por las federaciones, las asociaciones de trabajadores con el Ministerio.

Señor Presidente, voto a favor de este proyecto de ley con las observaciones que he señalado y espero, por cierto, que podamos enfrentar dentro del corto plazo el tema de fondo de la previsión social de los trabajadores del Estado y también de los trabajadores del sector privado.

¡Patagonia sin represas!

¡Nueva Constitución, ahora!

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *