Cámara aprobó rechazar paso de barco con plutonio

Diputado Navarro, autor de moción, valoró unanimidad en aprobación de proyecto

barco

Su absoluta satisfacción por la aprobación unánime del proyecto de acuerdo Nº62, que “rechaza el paso de los barcos Pacific Pintail y Pacific Teal, ambos de bandera británica, que partieron ayer desde Japón hacia Gran Bretaña con una carga de 255 kilos de Oxido Mixto de Plutonio que fue rechazado debido a que se reveló que el fabricante del combustible, la British Nuclear Fuels (BNFL), falsificó deliberadamente información vital acerca del control de calidad del combustible”, manifestó el diputado Alejandro Navarro, presidente de la Comisión de Recursos Naturales, Bienes Nacionales y Medio Ambiente y autor de la moción, quien además informó que “uno de los barcos actuará como escolta armada y el otro transportará el Plutonio MOX, cargando además 7 toneladas de municiones y 2.200 toneladas de combustible”,.

El parlamentario del PS dijo que “los barcos cargaron el plutonio MOX rechazado y lo llevan de vuelta al Reino Unido. La ruta que tomarán no ha sido anunciada. Se supone que la misma podría ser a través del Pacífico y el Mar de Tasmania, a través del Pacífico y a lo largo del Canal de Panamá y el Mar del Caribe, o a través del Pacífico por el Cabo de Hornos. Si la ruta elegida es la de Tasmania, podrían transitar el Pacífico y Tasmania a principios de Julio. Si la ruta es la del Cabo de Hornos es probable que sea a finales de Julio”.

Navarro señaló que “Japón sostiene que los cargamentos de materiales nucleares entre ese país y Europa son esenciales para su programa de energía. Pero el combustible nuclear de los cargamentos efectuados en 1999 y el 2001, hacia Japón no ha sido utilizado para producir electricidad debido a la preocupación pública y a la falta de confianza en los fabricantes del combustible MOX. Virtualmente existe una moratoria para utilizar combustible MOX en Japón. La BNFL no tiene contratos de MOX con Japón. El futuro para estas plantas es incierto a menos que se aseguren nuevos contratos. Si esto ocurre, se producirán muchos más embarques”.

El diputado socialista agregó que “todas las cuestiones que se argumentaron en contra del embarque realizado en 1999 siguen siendo válidas. Los preparativos de seguridad dispuestos para la nave son inadecuados. Antes del 11 de Septiembre la vulnerabilidad del plutonio y del transporte nuclear frente a los ataques terroristas era clara. Ahora están mucho más expuestos porque las condiciones de seguridad son más frágiles. Un embarque realizado hace casi 20 años atrás desde Francia a Japón con menos plutonio que el de este transporte, requirió protección armada de los Estados Unidos, Francia y el Reino Unido, así como miles de militares desplegados en el Canal de Panamá durante el tránsito del barco. Habiendo declarado el gobierno del Reino Unido su compromiso a combatir el terrorismo internacional parecería una contradicción fundamental que el mismo Gobierno haya acordado el transporte de material con tan poca cobertura de seguridad”.

El parlamentario precisó que “en términos del marco legal internacional respecto de este embarque, el Artículo 56 de la Ley del Mar provee a los estados la jurisdicción sobre la Zona Económica Exclusiva (200 millas) con el propósito de protección y preservación del medio marino. El embarque de 2001 evitó la ZEE de Australia y Nueva Zelanda pero la habría transitado en un número de naciones del Pacífico. El embarque de retorno también violaría un compromiso dado por el Gobierno del Reino Unido al Tribunal Internacional de la Ley del Mar (ITLOS) en noviembre de 2001 en el que ninguna importación de combustible de Plutonio MOX asociado a las operaciones de la planta de MOX de Sellafield se llevaría a cabo antes de Octubre de 2002”.

Navarro dijo que “ya hubo cuatro cargamentos de plutonio, en la forma de dióxido de plutonio o combustible MOX, transportada a Japón durante los últimos diez años. En total, las embarcaciones de transporte de bandera británica han viajado un total de 120.000 kilómetros para enviar sus cargamentos de plutonio potencialmente utilizable en armas a Japón. Si bien cada uno de estos transportes ha sido justificado por Japón como esenciales para su programa de energía, ni un gramo de plutonio ha sido utilizado en un reactor nuclear. Ni un sólo kilovatio de electricidad ha sido generado con este plutonio. En vez de eso, el plutonio sigue sin ser utilizado y durante los últimos 10 años su almacenamiento ha crecido un 300%”.

“Por ello -prosiguió- la Cámara ha aprobado cinco puntos: primero, rechazar la posibilidad de que nuevamente el traslado del plutonio u otras sustancias peligrosas, entre Asia y Europa, utilice como ruta de navegación el Océano Pacífico y el Cabo de Hornos, poniendo en riesgo la zona económica exclusiva chilena, pasando a llevar de esta manera los derechos de Chile y otras naciones como estados ribereños; segundo, solicitar formalmente al gobierno que haga explícito su rechazo a esta situación a los gobiernos de Gran Bretaña y de Japón, considerando los riesgos ambientales implícitos y solicitando se descarte permanentemente ese tipo de traslados considerando a las costas chilenas como una de las rutas posibles”.

“Como tercer punto -añadió- se aprobó solicitar al gobierno que también haga también expreso su rechazo a este tipo de tránsito de sustancias ante instancias y organismos internacionales, como por ejemplo ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y ante los asistentes a la Cumbre Mundial de Desarrollo Sostenible, a desarrollarse en Johannesburgo, Sudáfrica entre el 26 de agosto y el 4 de septiembre próximos. Se acordó, también, solicitar que la Armada y la Comisión Chilena de Energía Nuclear informen a la Cámara sobre la evaluación de riesgos y tipo de medidas que se adoptarán para enfrentar esta situación y las atribuciones que existen para adoptar resoluciones que afecten nuestro mar territorial, especialmente considerando la posibilidad de ocurrencia de accidentes y las consecuencias que esto podría representar”.

“Por último -señaló Navarro- hemos acordado hacer llegar de manera oficial, a los parlamentos de Gran Bretaña y Japón, la posición de rechazo de la Cámara a la amenaza permanente que significa el que se utilice el Océano pacífico y el Cabo de Hornos como ruta para el traslado de estas sustancias peligrosas”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *