Cámara discutirá cómo redistribuir aportes de la Polla a instituciones

Diputado Navarro, autor del proyecto, satisfecho por el debate del tema:

chicureohoy-pesos-chilenos1

Su satisfacción por el debate generado en torno al análisis del proyecto que busca modificar la distribución de los aportes que realiza la Polla Chilena de Beneficencia, manifestó desde Alemania el diputado Alejandro Navarro, autor de la moción, quien se encuentra participando en una Conferencia Internacional sobre Desarrollo Sustentable en su condición de presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados.

El parlamentario, dijo que “pese a que las opiniones sobre la constitucionalidad del proyecto, en la medida que se refiere a recursos están divididas, lo importante es que todos coinciden en que es necesario revisar los aportes que se hacen a instituciones que realizan una labor destacada de ayuda social. En ese contexto, la idea de eliminar el aporte a instituciones como la Fundación Septiembre y Cema Chile, entidad ésta última que recibe un 20 por ciento de los aportes, lo que claramente no se condice con el aporte real de esa institución a la sociedad, en detrimento de otras, como Bomberos, que recibe un 15,5 por ciento, y la Cruz Roja que recibe sólo un 2 por ciento de aporte”.

Navarro restó importancia a declaraciones como las efectuadas en el debate por el diputado Julio Dittborn de la UDI, quien calificó al legislador del PS como ‘un personaje odioso’. “Lo que pretende Dittborn, diciendo que lo único que hago es atacar -por una supuesta actitud revanchista- todo lo que represente al gobierno militar, es tratar de levantar una cortina de humo sobre el fondo del tema, que es que una institución como Cema Chile haya recibido en el tiempo recursos fiscales por más de 2 millones de dólares. Si ello fuera así, no estaríamos proponiendo aumentar los recursos destinados a Cordam y Coanil, instituciones que también fueron creadas bajo el régimen militar y que hoy, sin duda alguna, siguen teniendo un importante papel en la ayuda social”.

El diputado recordó que “los beneficiarios de la Polla son, conforme al artículo 13 del DFL 120, 14 instituciones la mayoría privadas sin fines de lucro -corporaciones o fundaciones- que cumplen funciones públicas y sociales relevantes y que en su conjunto perciben una suma de 7.239 millones de pesos según cifras de Polla para 1999. Actualmente, todavía rige una desproporcionada y arbitraria distribución entre los beneficiarios legales sin un criterio claro y lógico, de acuerdo a lo establecido por la Junta de Gobierno, que fue quien determinó los porcentajes de distribución”.

Navarro recordó que “entre los beneficiarios encontramos instituciones como Fonasa, Bomberos, instituciones de menores, ancianos y discapacitados que son beneficiados con cifras anuales tan dispares que van de los 6 millones anuales a los 122 millones. Al respecto lo que no deja de llamar la atención y sorprender es que, por ejemplo, la cifra más elevada la lleva Cema-Chile, con 122 millones anuales, en tanto instituciones como Fonasa sólo reciba 15 millones”.

El legislador indicó que “en el listado de instituciones beneficiarios de la ley de Polla existen algunas que aparecen injustificadamente y que en consecuencia deben salir del listado en beneficio de aquellas otras que sí merecen el apoyo económico estatal y que además debieran incrementar sus fondos para así cumplir mejor su labor en favor de la comunidad. De esta forma, los criterios que se han propuesto son: la mantención de aquellos organismos que trabajan y realizan labores de beneficencia y asistencia a menores, entre las cuales están el Comité Nacional de Jardines Infantiles y de Navidad, el Consejo de Defensa del Niño y la Corporación de Ayuda al Menor CORDAM”.

“Asimismo -agregó- creemos que debe incrementarse el beneficio para aquellas instituciones que trabajan y asisten a discapacitados como la Corporación de Ayuda al Niño Limitado, COANIL, y la Sociedad Pro-Ayuda al Niño Lisiado. También debiera mantenerse el apoyo a la única institución que figura en apoyo a la ancianidad denominada ‘Consejo Nacional de Protección a la Ancianidad’, y por cierto, debe mantenerse otro importante grupo de instituciones que sin lugar a dudas cumple funciones sociales muy deficitarias desde el punto de vista presupuestario y que son Fonasa, la Cruz Roja y el Cuerpo de Bomberos”.

Por último, Navarro dijo que “pese a la aprobación en general que la Cámara ha dado a la idea de legislar sobre la materia, es probable que en el Senado, algunos poderes fácticos, alertados por el defensor de sus intereses, el diputado Dittborn, quieran centrar el debate en la supuesta inconstitucionalidad de la iniciativa y no en el fondo de ella. Sin embargo, también es compartido que la Cámara debe dar la pelea por tener iniciativa y decidir sobre estas materias. De todas formas, en el peor de los escenarios, existe consenso en que si se busca sacarlo por secretaría, la Cámara debe pedirle al Gobierno que patrocine este proyecto que permitirá actualizar la entrega de importantes recursos que pertenecen a todos los chilenos”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *