Cámara pide al gobierno asumir liderazgo para reconocimiento de Estado Palestino

Diputado Navarro destacó transversalidad política en apoyo al acuerdo

Image-post-congreso-latinoamericano-de-apoyo-a-palestina

Su satisfacción por la aprobación de un proyecto de acuerdo que solicita al Ejecutivo tomar una mayor iniciativa y asumir un liderazgo regional para cooperar en el reconocimiento y la materialización efectiva de un Estado Palestino, así como para potenciar las acciones que ayuden a avanzar en la construcción de una situación de paz permanente entre palestinos e israelíes, manifestó el diputado socialista Alejandro Navarro, integrante del grupo interparlamentario chileno-palestino, tras la sesión especial en que la Cámara Baja debatió sobre el conflicto en el medio oriente.

El legislador señaló que “esta es la tercera vez en el año que abordamos el tema, en un ánimo absolutamente constructivo, lejos de actitudes antisemitas o persecutorias que se nos ha intentado atribuir. El sólo hecho de que esta posición sea compartida por parlamentarios de prácticamente todas las bancadas habla a las claras de una preocupación humanitaria y de respeto por la autodeterminación de los pueblos, más allá de las simpatías o diferencias con cualquiera de los estados en conflicto”.

Navarro indicó que el proyecto de acuerdo aprobado, el Nº166, presentado por diputados de todas las bancadas, que recoge los anteriores presentados por la parlamentaria RN, Carmen Ibáñez, y otro de su propia autoría, en el sentido de solicitar al Presidente Lagos “tome la iniciativa en relación a los países del continente y ante otras naciones, en todas aquellas instancias internacionales en que nuestro país participe”, para apoyar las medidas que buscan encontrar una solución al ya demasiado extenso conflicto entre Israel y Palestina”.

“En cuanto a medidas concretas -añadió- le hemos pedido al Presidente en quien descansa la conducción de las relaciones internacionales de Chile, iniciar una ofensiva diplomática internacional para crear las condiciones para que los palestinos puedan materializar sus derechos inalienables a la autodeterminación y al retorno, pudiendo dar consistencia a la formación de un Estado soberano e independiente, y al reconocimiento internacional del mismo”.

Otra medida solicitada al Ejecutivo es “propiciar ante la comunidad internacional la materialización de un acuerdo sobre Jerusalén, sobre la base de una negociación entre Palestina e Israel, conforme a las resoluciones de la ONU, especialmente considerando el criterio impulsado por el Vaticano, en el sentido de defender la protección de la dimensión religiosa de la ciudad, mediante un estatuto especial que garantice la libertad confesional para todos, igual estatus a las tres religiones monoteístas y respeto de la identidad y carácter religioso de la ciudad”.

Navarro indicó que otra acción concreta planteada es “solicitar al pleno de la ONU, el envío de una fuerza internacional de paz a los territorios ocupados, para que resguarden la seguridad de la población civil y que posibiliten que las partes puedan negociar en igualdad de condiciones una paz justa y duradera, como también apoyar las iniciativas propuestas por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en orden al envío inmediato de observadores internacionales a la zona”.

Un cuarto punto contenido en el proyecto de acuerdo aprobado en la sesión especial dice relación con que “el Estado de Chile, en su calidad de miembro del Consejo de Seguridad de la ONU realice los máximos esfuerzos para lograr que el gobierno israelí cumpla con las resoluciones de ese organismo internacional en cuanto a terminar con la construcción de nuevos asentamientos en los territorios ocupados y a toda medida de represión en contra del pueblo palestino. Por último, solicitamos propiciar una acción conjunta de América Latina de apoyo a las resoluciones de las Naciones Unidas y a la creación del Estado Palestino, estimulando además reuniones periódicas entre América Latina y la Liga Arabe”.

En su intervención el parlamentario dijo que “no debe tomarse como un ataque, el que digamos que nos duele como seres humanos las más de 1.200 personas que han muerto en la Franja de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Oriental, cifra que incluye 234 muertes de niños menores de 18 años. Esas muertes, innecesarias, nos duelen tanto como la de los israelíes que fallecen a causa de actos extremos que, por cierto, no ayudan a resolver el tema de fondo y se constituyen en la excusa para no aceptar el imperio de la justicia y de la razón, que la comunidad internacional ha expresado reiteradamente mediante resoluciones, que a diferencia de las que afectan a Irak, a nadie le parece necesario obligar a respetar”.

“Nos duele sinceramente -agregó- las 174 escuelas palestinas que han debido cerrar sus puertas y, por consiguiente, los 90 mil estudiantes que por esta y otras razones están impedidos de asistir a clases. Nos duele, incluso como padres, los 435 escolares que han resultado heridos o, lo que resulta inaceptable, muertos.

Navarro dijo que “como una prueba de la vocación pacífica de estos pueblos amigos, quisiera destacar la carta que apareció como inserción pagada en el diario Haaretz el 25 de enero de este año, en que 52 soldados y oficiales de reserva del Ejército de Israel anunciaban su decisión -y cito textual- “de seguir sirviendo cualquier misión que sirva a la defensa del Estado de Israel. Las misiones de ocupación y de represión no sirven a ese objetivo; no vamos a participar más en ellas”.

“Ya a mediados de febrero, es decir apenas un mes después, la adhesión a esta proclama ya sumaba 230 firmas. De hecho, desde que estalló la Intifada en octubre del 2000, alrededor de 500 reservistas se negaron a cumplir funciones en los territorios ocupados. Otros doscientos comparecieron ante los Comités de Conciencia del Ejército. Este hecho habla, a todas luces, de un pueblo que quiere poner fin a una situación que cada vez reviste más características de abuso e injusticia”.

Prensa Oficina Parlamentaria

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *