“Cambiar ‘honorable’ por ‘ciudadano senador’ fortalece la democracia”

Senador Navarro sobre su iniciativa de ley suscrita por Girardi y Naranjo:

proyecto

El convencimiento de que “los senadores son ciudadanos iguales a otros, sólo que mandatados para ejercer una función distinta al resto”, es lo que busca reflejar el proyecto de ley ingresado por el senador socialista Alejandro Navarro que propone el cambio del concepto “honorable senador” por el de “ciudadano senador” en el reglamento de la Cámara Alta y que además fue suscrito por los legisladores Guido Girardi y Jaime Naranjo.

Sobre el proyecto de cambio del concepto “honorable senador” por el de “ciudadano senador”, Navarro dijo que “consideramos que el término “honorable”, más que una formalidad de respeto al cargo y sentido de autoridad, confunde a la comunidad, ya que es común considerar dicho término como una suerte de honestidad no rebatible, ni cuestionable. Algunos consideran el término “honorable” como un título o rango al que es posible aspirar y mantener en el tiempo, desdibujando el verdadero rol de los senadores de la República, que no es otro que ser los representantes de la ciudadanía”.

“Por eso -prosiguió- el proyecto busca cambiar el término “honorable” por el de “ciudadano” debido a que consideramos que el término “ciudadano” es más acorde con la función que desempeña el senador, esto es, ser un ciudadano igual que los demás, pero con una función determinada: representar a sus electores en el Parlamento y promover los intereses de la comunidad en las leyes y disposiciones legales que se dicten al efecto y que puedan afectar a dicha comunidad en un lugar y tiempos determinados”.

El legislador del PS recordó que “en Latinoamérica, la experiencia más cercana la tenemos en Uruguay, en donde se habla de Cámara de Representantes y su Constitución se refiere a representantes nacionales y no a diputados. En Uruguay no se utiliza excelencia; excelentísimo; honorable u otro, ya que todos son iguales, desde el Presidente de la República hacia abajo. De hecho, en esa nación, el artículo 8° de la Carta Magna no reconoce otra distinción que no sea la de los talentos o las virtudes”.

En Europa, el caso más emblemático es el de Francia, donde los representantes eligidos del pueblo no llevan ningun título, sino el de su cargo: “señor diputado”, “señor Presidente”, “señor alcalde”. Sin embargo, existe una particularidad, se conserva el titulo del cargo eligido hasta despues del mandato, así, por ejemplo, a un ex jefe de gobierno se le nombra como “señor primer ministro”. En Alemania no existe ninguna legislación sobre el asunto. Los miembros del Parlamento Federal de Alemania no tienen ningún título, utilizándose sólo las expresiones “señor o señora diputado o diputada”. En Bélgica ocurre lo mismo, mientras que en Turquía se utiliza el término “estimado diputado”.

“Por eso -explica Navarro- no se trata de una discusión secundaria sobre el uso de tal o cual término, sino que se trata de reflejar en las formas la relación que el Parlamento, en este caso el Senado, tiene con el resto de la sociedad. Nosotros tenemos la convicción de que debemos superar ciertas formas antiguas que en nada ayudan a fortalecer una cercanía y de igualdad con los ciudadanos que nos eligen y nos mandatan para ser sus representantes. Utilizar la denominación “ciudadano senador” nos ayuda a generar una mayor sensación de equidad social y, por cierto, fortalece la institucionalidad democrática”.

Finalmente, el legislador dijo esperar que “los senadores asuman este debate con seriedad y altura de miras y no lo caricaturicen o le resten seriedad, porque creemos es de la mayor importancia, especialmente en una sociedad como la chilena, donde las personas renuncian en un gran número a ser ciudadanos, no inscribiéndose en los registros electorales, y donde existe una distancia cada vez mayor entre los jóvenes y la institucionalidad legislativa. Debemos fortalecer la ciudadanía como un capital de nuestra sociedad y una medida como ésta, ciertamente, puede ayudar a ello”.

Prensa Oficina Parlamentaria

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *