“Carabineros que azotaron a gendarme en su casa tendrán que responder ante Tribunales”

“Se asemejaba a una película de terror, pero con golpes y heridas reales; para peor con espectadores directos: su esposa y su pequeña hija de cinco años”. Así de impresionado dijo sentirse el senador Alejandro Navarro, quien junto al gendarme, Osvaldo Sandoval, acudieron a la Corte de Apelaciones de Concepción para entregar los antecedentes en un recurso de protección en contra del general de Carabineros, Iván Bezmalinovic. “Necesitamos esclarecer de dónde salió la orden del procedimiento y cuáles son los nombres de los responsables del ataque perpetrado por Carabineros en contra de Osvaldo, quienes violentaron los accesos a su hogar y sin identificarse quisieron hasta asfixiarlo”, anunció Navarro.

 

Asimismo, el presidente del MAS, senador Navarro, denunció que “el salvaje actuar de Carabineros, además de haber sido vergonzoso y matonesco, lo demostraremos, es total y completamente ilegal. Atentaron contra el derecho a la vida e integridad física y psíquica de Osvaldo, aspecto garantizado en el Articulo 19 Nº1 de la Constitución. Asimismo, se violó el artículo 19 Nº4, que prohíbe la aplicación de todo apremio ilegítimo. Y, por supuesto, se transgredió la inviolabilidad del hogar, garantizada en el mismo artículo 19, pero en el N°5”.

 

“Hasta hoy, -continuó Navarro- Osvaldo y su familia recuerdan con dolor lo ocurrido y viven con la inseguridad de no saber si se repetirán los golpes y las amenazas, puesto que la confianza en Carabineros la perdieron completamente; que les garanticen el orden y la seguridad, ellos estiman que ya no. Por tanto, solamente la Justicia podrá reparar, si es que existe la esperanza, la credibilidad que debe ameritar una institución tan importante en nuestro país como lo es Carabineros”.

 

De combos, patadas y ahorcamiento

 

En la presentación del recurso de protección que se interpuso ante la Corte de Apelaciones, el senador junto al afectado, rechazaron en conjunto lo cometido por Carabineros.

 

“Osvaldo, el sábado  28 de diciembre del año pasado, cerca de las 00:30 horas, cuando descansaba en su hogar junto a su familia fue alertado por, como lo relatará él mismo, fuertes ruidos que aparentemente venían del estacionamiento de su casa. Se levantó y vio desde el segundo piso que había cinco personas con linternas”, indicó Navarro.

 

Y prosiguió: “Bajó a preguntar quiénes eran, y de inmediato lo redujeron al piso, diciendo que eran carabineros. Osvaldo pidió si tenían una identificación, pues no la poseían a simple vista y se negaron a informarle; entonces, les pidió la orden de allanar el domicilio, pero tampoco accedieron a la solicitud”.

 

Navarro relató que “Osvaldo con desesperación e insistentemente les expresaba su confusión y les aclaraba que era funcionario de Gendarmería de Chile, y no un delincuente o algo parecido. Sin embargo, los Carabineros que tenían características de pertenecer al Grupo de Operaciones Policiales Especiales, comenzaron a golpearlo con combos, patadas e intentaron ahogarlo”.

 

Mientras eso ocurría, el legislador comentó que “desde el  segundo piso bajó la pareja de Osvaldo junto a su hija y con impotencia lo vieron en el suelo, malherido. Ella les gritó que pararan. Recién ahí, carabineros pidieron saber si de verdad era gendarme, por lo que le dijeron que lo comprobara. La esposa tuvo que ir con uno de los uniformados para que confiara que era tal. Cuando corroboró que sí era gendarme, dio la orden de que pararan la agresión y que lo dejaran respirar”.

 

Lo golpearon por ser

parecido a un asesino

 

“Tras el incidente, alguien que dijo tener rango de teniente, -comentó el Senador en base al testimonio de la víctima- le preguntó a Osvaldo, inoportunamente, si podían conversar. Le explicó que buscaban a unos asesinos que hace unos días habían disparado a unas personas y que él tenía las características físicas de quien buscaban. Por ende, y tras darse cuenta del error, reconoce que se equivocó y que la casa a la que tenían que ingresar rompiendo rejas y paredes era la colindante”.

 

Y agregó: “Una vez pasado el escándalo, los carabineros trasladaron a Osvaldo a constatar lesiones al Hospital Higueras de Talcahuano y allí lo abandonaron”.

 

El congresista del MAS en la Región del Biobío, dijo sentirse “indignado por el trato humillante e inhumano de Carabineros, que aunque se escapa de toda lógica, así ocurrió. Lo peor de todo, es que los uniformados siguen trabajando y caminando por la calle como si nada, quizá riéndose del hecho, considerándolo como una anécdota. Eso no lo aceptaremos y el general  de Carabineros, Iván Bezmalinovic, tendrá que dar cuenta del procedimiento, que esperamos en la Justicia, sea aclarado en cuanto a identificar a quienes cometieron el delito, y así, posteriormente, sean sancionados con severidad”, manifestó.

 

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

 

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *