“Carga tóxica de buque salmonero es peligro y riesgo vital para las personas”

  • El parlamentario, junto a dirigentes sociales, demandará en los Tribunales a todos aquellos que resulten responsables de la recalada del barco; por la  descarga y transporte de riles; y la disposición de estos en Copiulemu.

Hasta la Corte de Apelaciones de Concepción llegará el senador Alejandro Navarro a presentar un recurso de protección en favor de los vecinos de la comuna de Florida, donde está instalada la Empresa de Tratamiento de Residuos Hidronor Copiulemu; lugar que probablemente reciba los 900 metros cúbicos de salmones de Camanchaca, que se han descompuesto al interior del buque Seikongen, que tuvo un accidente en la Bahía de Pilpilhue en octubre del año pasado, y que es de propiedad de CPT Empresas Marítimas, que zarpó desde Chiloé y llegaría al puerto de Talcahuano, generando alarma, incertidumbre y preocupación.

            El parlamentario adelantó que espera “que la Corte acoja nuestra petición y que no se permita el destino de ni un metro cúbico de estos residuos tóxicos en Copiulemo, si no está garantizado que esto no va a tener un efecto nocivo sobre la gente y el medio ambiente”.

Asimismo, el senador reveló que “he consultado al comandante en jefe de la Segunda Zona Naval, contraalmirante Marcelo Gómez, quien me ha señalado que no hay autorización de descarga, es decir: este barco cargado con desechos tóxicos aún no tiene protocolo ni autorización de descarga en Talcahuano”.

Navarro justifica que “estos residuos tóxicos tendrían como destino el relleno sanitario de Copiulemu, que tiene un pésimo historial con líquidos percolados, con fuertes olores,  que han causado grave daño a las viviendas circundantes, algunas a 50 metros de distancia; lo que ha generado una legítima preocupación en los vecinos de los sectores Santa Adriana y Copiulemu”.

En ese sentido es que “hemos decidido realizar un recurso de protección que garantice que la Superintendencia de Medio Ambiente no va a autorizar la descarga de rieles tóxicos, sin que haya un chequeo que dicho relleno de residuos industriales está en condiciones de recibirlo, sin provocar daño  a la población”.

“Es más –continuó-, hemos consultado al  administrador de ASMAR Talcahuano, capitán de navío Harold Kauer y me señala que no hay contrato de reparación firmado entre Asmar y la empresa, para que este último que está con severos daños y que estaba viajando remolcado, pueda ser reparado”. Por lo que, el senador Navarro aseguró: “La región, en definitiva, no tiene ninguna ganancia hasta ahora; sólo el riesgo inminente de la llegada de este barco con residuos tóxicos”.

Aquello debido a que “si hay un derrame, lo que tendríamos sería una emergencia, pues el cargamento de este buque durante más de un año no corresponde sólo a salmones, sino también a aguas residuales de un sector que tuvo marea roja hace un año y que en nuestra opinión y de muchos especialistas puede ser extremadamente dañino”, concluyó Navarro.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.