Carta de organización Amor de Papá sobre tuición compartida

El señor NAVARRO.- Señor Presidente,

Hemos conocido el proyecto de ley que ha promovido la organización Amor de Papá, que busca establecer relaciones de igualdad en la tuición de los hijos entre padres y madres.

Fotos_Gratis en Flickr (CC)
Fotos_Gratis en Flickr (CC)

Este proyecto, lamentablemente, ha sufrido la detención en su trámite en la Comisión Mixta, y creo necesario poder dar a conocer una carta abierta que han planteado a la Comisión Mixta la organización Amor de Papá, y que señala lo siguiente:

“Valparaíso 22 de mayo de 2013

“Honorable Presidenta, Honorables Miembros de la Comisión Mixta
“Con estupor y profunda decepción hemos visto cómo se ha ido distorsionando la discusión de la Ley llamada ‘de Cuidado Compartido’ por parte del Gobierno, o ‘Ley Amor de papá’ por parte de nosotros, la organización social que motivó su tramitación hace ya casi cinco años. En nuestra impresión, en este proceso se revela, una vez más, el profundo deterioro ético en el cual se encuentra sumida la política de nuestro país y que justifica la crisis de representación que vive nuestra patria. El compromiso con la palabra empeñada, y el apego irrestricto a la verdad, son, en política más que en ninguna otra actividad, imperativos éticos permanentes.

“Sin embargo, lamentamos que los compromisos no se han cumplido por parte del ejecutivo, el que firmó una redacción consensuada en el senado y, posteriormente, presentó indicaciones para borrar con el codo lo suscrito con el puño.”.

Señor Presidente, esta indicación se firmó en el Senado luego de un gran debate. Y el Ejecutivo no ha dado ninguna explicación de por qué cambia de criterio. O vamos a hacer respetar los acuerdos políticos del Senado…

El señor ESPINA.- ¡Es falso eso!

El señor NAVARRO.- El Senador Espina dice que eso no es así. Lo podremos discutir. Pero yo entendí, al menos cuando discutimos esto en el Senado, que había una voluntad positiva de la Ministra del SERNAM y que podíamos avanzar en esa dirección.

“A nuestro juicio, la Ex Ministra del SERNAM burló la buena fe de la cámara, haciendo creer a los diputados que el acuerdo del Senado, que ella misma había suscrito, era inconsistente y técnicamente deficiente, con lo cual indujo a la constitución de una comisión mixta.

“En su argumentación faltó a la verdad, afirmando que la primera oración del inciso cuarto había sido redactada en la sala del senado, en circunstancia que ésta formaba parte de la redacción aprobada por la comisión de Constitución Legislación y Justicia del Senado y era parte de la norma supletoria que la Ministra defendió acaloradamente en la cámara alta.

“Hizo uso de argumentos tendenciosos, a partir de una magnificación de conductas parentales patológicas, sin consideración de contexto que la hacían de escasa ocurrencia, y sobre la base de las cuales justificó privar de derechos a la inmensa mayoría de progenitores que aman a sus hijos y se comportan apropiadamente.

“Se trató de una verdadera política del terror para asegurar la votación de los diputados en favor de la constitución de la comisión mixta. Una vez constituida dicha comisión, este ministerio no se limitó a discutir el inciso cuarto como era el mandato de la sala,” -señor Presidente, las Comisiones Mixtas dan uso solo de aquellos elementos que han sido mandatadas- “sino que presentó nuevas indicaciones a otros incisos, y sobre todo, algunas que alteran el sentido del acuerdo consensuado por todas las bancadas en el senado.”.

El señor ESPINA.- Presidente.

El señor NAVARRO.- Señor Presidente, el Senador Espina puede hacer uso de la palabra en el tiempo de Renovación Nacional.

El señor GÓMEZ (Vicepresidente).- No hay tiempo, Senador.

Así que, si usted le da la interrupción.

El señor NAVARRO.- Va a haber tiempo, señor Presidente, en esta preciada hora de Incidentes, que, además, por cierto, no es transmitida por la televisión, en una situación que además yo no logro comprender, un acuerdo absurdo del comité editorial de TVSenado. No transmitir la señal de la hora de Incidentes por televisión es menoscabar la posibilidad del debate político, señor Presidente, particularmente lo digo de las minorías.

El señor ESPINA.- ¿Me puedes dar un minuto? Alejandro, ¿me puedes dar un minuto de interrupción?

El señor NAVARRO.- Continúo, Presidente. No se discutió solo lo establecido en el Senado.

“Para una organización social que ha buscado canalizar su demanda de forma constructiva proponiendo un proyecto de ley que supere una condición discriminatoria que se arrastra por más de 150 años, dicho trato por parte de un Estado que debiera, al menos escuchar a sus ciudadanos, resulta avasallador y humillante.”.

El Código Civil de Bello, señor Presidente, estableció esta legislación, y afortunadamente en esta ocasión hemos podido abordarla.

“Lamentamos que algunos honorables senadores y diputados han sido incondicionales con esa actitud del ejecutivo y hayan mostrado completa falta de empatía con este grupo de padres, novias, esposas, tías y tíos, primas y primos, abuelas y abuelos angustiados.

“Vemos con tristeza que se hayan destinado tiempo y energía a acusarnos de hostigamiento, sin comprender el sentido de urgencia que tiene para nosotros recuperar nuestros derechos parentales porque nuestros hijos están siendo impunemente maltratados día a día.

“En nuestra imperfecta democracia, a las organizaciones ciudadanas no se les consagra un espacio formal en el cual hacer ver sus puntos de vista en el debate legislativo, salvo las calles y las redes sociales, donde nuestra expresión es calificada de bullying. Es por eso, que pedimos respetuosamente a la señora presidenta de la comisión que, al menos, esta carta sea leída en voz alta durante la sesión y su argumentación sea considerada por los honorables senadores y diputados en su decisión, y que ella forme parte del expediente de la historia de la ley.

“A nuestro juicio, y sin pretender afirmar que esta comisión mixta no vaya a ser un significativo aporte legislativo, su constitución era innecesaria. Esto, porque, no obstante ser perfectible el inciso cuarto del artículo 225 tal como fue acordado en el senado, en lo sustantivo era una norma concebida con sabiduría, que configuraba un régimen justo para los progenitores y beneficioso para el menor, y adecuada para enfrentar la situación de provisionalidad en tanto los padres no lleguen a acuerdo o no haya resolución judicial.

“Esta norma, tal como estaba redactada por la cámara alta, establecía un régimen provisional muy parecido al que se contempla en el derecho alemán como régimen permanente: que consiste en fijar residencia del niño con uno de los progenitores, pero manteniendo en ambos padres el derecho en materia de autoridad parental.

“Con ello se aseguraba que el progenitor que detenta la residencia en forma provisional, no tomará decisiones constitutivas de hechos consumados, que posteriormente determinen una decisión judicial en su favor, tales como cambiarse de ciudad, o decidir cuestiones que pudiesen ser irreversiblemente dañinas, como una operación médica o un cambio de colegio.

“Ninguno de los horrores que, según los augurios del SERNAM, pudiese provocar el “perverso” progenitor no custodio -que en general será el hombre- en contra del progenitor custodio -en general, la mujer-, ocurren en Alemania. La razón es obvia: el progenitor vulnerado o extorsionado, puede acudir al tribunal ante tales situaciones o ya se encontrarán en medio de una disputa judicial cuando ello ocurriere. Por el contrario, en su discurso el SERNAM olvida mencionar que en la actualidad, según sus propias cifras casi el 49% de los menores son víctimas de violencia física o psicológica por parte de su madre y un 23,5% es víctima de violencia física grave, con lo cual se demuestra que el menor no se encuentra más seguro con ninguno de los progenitores en mera consideración del sexo de este.

“Nos parece fundamental para mantener la sabiduría de la norma consensuada en el Senado, que en el inciso referido a la condición provisional mientras no haya acuerdo, se mantenga la oración “compartirán la responsabilidad y todos los derechos y obligaciones respecto a los hijos comunes”, la cual formaba parte de la redacción de la norma supletoria redactada por la comisión Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento del senado. Esto, porque la consagración del principio de corresponsabilidad del artículo 224, no es garantía suficiente que el progenitor no custodio podrá participar de decisiones que resulten irreversibles o impongan en los hechos una preferencia a la posterior resolución judicial. A su vez, la pérdida de derechos del progenitor no custodio con respecto a los hijos, podrá devenir en favorecer rupturas de pareja más conflictivas, por cuanto aquel padre que abandone el hogar común perderá todos sus derechos parentales, y por lo tanto la legislación estará alentando a una pugna de ambos por lograr expulsar al otro progenitor del hogar común. Creemos que las separaciones deben ser lo más civilizadas posibles y sus circunstancias deben afectar lo menos posible el cuidado de los hijos, y la mejor forma de favorecer aquello es asegurar que los derechos de ambos padres se encuentran cautelados, no importa quien abandone el hogar.

“A su vez, el SERNAM solicita modificar el inciso quinto, que ya se encuentra plenamente aprobado. Este cambio al proyecto pone nuevamente el foco en dicho inciso y hace ver que tal como está redactado es muy pernicioso para el bien superior del niño, no obstante perseguir un fin positivo que es sancionar al progenitor que incumple el pago de alimentos. Esto, porque se está estableciendo dicha sanción por medio de una reducción de facultades del juez. Con ello, un juez no podrá otorgar la tuición al progenitor que ha incumplido, y se podría ver obligado a entregar el cuidado personal a un progenitor que carece de habilidades parentales, es maltratador, o tiene una mala relación con el niño. Es decir se estaría castigando al menor por una conducta de uno de sus padres. Se podrá argumentar al respecto que el juez puede entregárselo a un tercero. Ante lo cual respondemos que no es tan claro, puesto que el padre incumplidor puede demostrar que su conducta no constituye inhabilidad moral como establece la norma (art. 226), máxime si su incumplimiento fue eventual. Dicha disposición debería trasladarse a los criterios del artículo 252-2, y no ser una limitación a las facultades del juez. Además, no queda claro cómo se aplica, ni si basta haber incumplido una vez para perder toda posibilidad de tuición del menor. Por otro lado, dicha norma no es demasiado efectiva para perseguir a progenitores incumplidores, puesto que la mayoría de quienes no aportan a la manutención de sus hijos, son aquellos que logran demostrar en instancia judicial, a veces de manera fraudulenta, que no se encuentran en condiciones de pagar, circunstancia que expresamente se encuentra establecida como norma exculpatoria en la presente redacción.

“Con respecto al trabajo realizado por un “grupo de expertos para llegar a una norma de consenso”, nuevamente acusamos habérsenos impuesto una redacción en condiciones desfavorables. La opinión de cada uno de los expertos es de público conocimiento y lamentamos que el profesor Mauricio Tapia, quien tiene la mayor afinidad con nuestros puntos de vista, haya sido excluido de dicho trabajo de una manera inexplicable. Consideramos que la propuesta del equipo de expertos que se presenta a la Comisión Mixta hace una contribución en aspectos formales del artículo 225, pero constituye un gran retroceso en términos de contenido, en materias de igualdad parental con respecto al proyecto, tal como ha sido aprobado hasta el momento.

“Nuestras observaciones son las siguientes:

“1. La norma que el menor permanecerá bajo el cuidado del progenitor con el cual vive, debe entenderse como una norma que regula una situación provisional, la cual debe durar lo menos posible, pues la circunstancia de hecho por la cual el menor quedó residiendo con un determinado progenitor, está determinada por la circunstancia de la separación de la pareja y nada asegura que residir con este padre o madre sea bueno para el niño. La redacción propuesta por el equipo de expertos sugiere que, esa condición de hecho, se entiende como permanente en caso de falta de acuerdo y su alteración es excepcional. Esto por efecto de que el cambio del cuidado del menor quedó incluido en el inciso siguiente como parte de la facultad que en todo momento tiene el juez para alterar el régimen de cuidado.

“2. A pesar de que la norma establezca que el menor quedará bajo el cuidado de uno de los padres, la norma debe garantizar que el otro progenitor no pierda sus derechos de plena autoridad parental. Esto, con el fin de asegurar que no se tomen decisiones irreversibles o constitutivas de hechos consumados, como se dijo más arriba, pero también porque en la medida que se aseguran los derechos de ambos progenitores, no se favorecen rupturas conflictivas. Si el progenitor que permanece en el hogar queda con todos los derechos con respecto a los niños y el que parte los pierde todos, entonces se promoverá una disputa sin cuartel entre ambos por conseguir que el otro progenitor se vaya del hogar común.

“3. La ley debe incluir la obligación del tribunal de tomar una decisión transitoria a petición de parte en un plazo no superior a diez días como se acordó con la Corte Suprema, con el fin de no eternizar la situación provisional que, como se dijo más arriba, puede ser negativa para el bien superior del niño y puede abrir la posibilidad de que el menor sea separado definitivamente del otro progenitor.

“4. La norma no puede dejar en una situación de vacío legal a los niños que viven con un tercero en caso de falta de acuerdo, de otro modo se abre una disputa entre ambos progenitores por quién deberá tener ese cuidado provisional.

“5. Extender la sanción al padre que no ha contribuido a la manutención del hijo, mientras el otro tenía el cuidado, a todas las circunstancias puede ser positivo. Pero no debe ser por la vía de limitar las facultades del juez, con el fin de no castigar al niño por una falta del progenitor. Debe trasladarse al artículo 252-2. En subsidio, en caso de que permanezca en el artículo 225, al menos debe perfeccionarse la redacción, pues no se determina si basta un mero incumplimiento o si se trata de una situación repetida en el tiempo.

“6. Debe explicitarse la sanción inversa, es decir privar del cuidado al padre o madre que entorpece la relación directa y regular con el otro.

“Adjuntamos a la presente carta un cuadro comparativo en el cual se incluye una propuesta de redacción por parte de la agrupación Amor de Papá, que recoge los aspectos positivos de la redacción propuesta por el equipo de expertos”.

Señor Presidente, esta redacción ha sido entregada en la Comisión Mixta. No tengo información si allí ha sido leída.

Amor de Papá no ha podido participar como oyente en el tema de la Comisión Mixta. Entendemos que son sesiones públicas todas las sesiones, salvo que sean declaradas especialmente secretas.

Señor Presidente, solo voy a terminar leyendo la norma propuesta por la agrupación Amor de Papá para el artículo 225. Dice:

“Si los padres viven separados podrán determinar de común acuerdo que el cuidado personal de los hijos corresponda al padre, a la madre o a ambos en forma compartida. El acuerdo se otorgará por escritura pública o acta extendida ante cualquier oficial del Registro Civil, y deberá ser subinscrita al margen de la inscripción de nacimiento del hijo dentro de los treinta días subsiguientes a su otorgamiento. Este acuerdo deberá establecer la frecuencia y libertad con que el padre o la madre que no tiene el cuidado personal mantendrá una relación directa y regular con los hijos, y podrá revocarse o modificarse cumpliendo las mismas solemnidades.

“El cuidado personal compartido es un régimen de vida que procura estimular la corresponsabilidad de ambos padres que viven separados, en la crianza y educación de los hijos comunes, mediante un sistema de residencia que asegure su adecuada estabilidad y continuidad”.

Señor Presidente, el debate nosotros ya lo conocemos. Allí termina la carta abierta que ha mandado la Agrupación Amor de Papá a la Comisión Mixta.

Yo solo quiero señalar lo siguiente. Está claro que el bien mayor a resguardar es el bien del niño, es el bien del menor. Y por cierto, una legislación de 150 años, Código Civil de Andrés Bello, con todo el mérito, estaba antiguada, trasnochada y absolutamente superada por la realidad. No siempre la madre puede ser la mejor custodia del niño. Y, por cierto, no siempre el padre puede ser el mejor custodio. El juez debe determinar siempre de quién es el que garantiza la mejor condición del niño, el bien superior del niño por encima de todo.

Y eso significa una reforma que permita que padre o madre pueda ser quien tenga la tuición o la tenencia del niño. No solo por el sexo. Es un tema de igualdad, la igualdad que hemos pedido permanentemente para tener resguardado el bien superior que es del niño.

Señor Presidente, este es un tema, por cierto, de debate público. En Chile, el 51 por ciento de los niños nace fuera del matrimonio. El 51 por ciento. Por tanto, son relaciones no reguladas por la ley civil. La gente convive, la gente prueba, la gente tiene hijos y no se casa. Y en buena hora. Que algunos creen que el matrimonio garantiza seguridad económica, felicidad, amor. El matrimonio no garantiza nada. Solo el amor, señor Presidente, es el que garantiza la unidad y la permanencia de una pareja, solo el amor. Un contrato civil está claro que no lo garantiza.

Y la mayoría de nuestros jóvenes ha optado por la convivencia sin libreta. Y, hoy día, no es ni un delito, ni una deshonra el tener hijos sin libreta. Y la enorme mayoría de nuestro pueblo y nuestros jóvenes han optado por convivir. Y, por cierto, no casarse es un derecho.

Y hemos optado porque esos hijos nacidos -comillas- “fuera del sagrado matrimonio” tengan los mismos derechos. Y este Congreso ha sido clave para otorgar los mismos derechos.

Ya no hay más huachos, señor Presidente. Ya no hay más aquellos como, por cierto, el Padre de la Patria, Bernardo O’Higgins, denostado tantas veces como el huacho. Y con la reflexión de que en la Academia Militar, señor Presidente, no se aceptaban hijos fuera del matrimonio, siendo que su fundador, Bernardo O’Higgins, lo era.

Siento que hemos corregido y hemos avanzado. Basta por corregir, por cierto, esta situación que urge, que es necesaria, es importante. Porque mientras ello no ocurra, señor Presidente, va a seguir la pugna.

Estamos haciendo una legislación que permita que padre o madre, el mejor de los dos, decidido por un juez, pero padre o madre, se declare el tenedor de la tuición del hijo en igualdad de condiciones, preservando el bien superior del niño.

Si SERNAM no lo ha entendido, si la Comisión Mixta insiste en otro concepto, señor Presidente, esperamos que el proyecto regrese.

Yo he dado cumplimiento a un compromiso que he adquirido con la organización Amor de Papá, que la he conocido por su lucha desde hace ya 5 años en la Región Metropolitana, en Chillán, una lucha a cara descubierta, una lucha abierta con sus argumentos, una lucha que, en mi opinión vale la pena respaldar, porque aquí no se está en contra de la madre. Aquí no hay una persecución de género ni de sexo. Aquí lo que se está estableciendo es el derecho legítimo del padre o de la madre para poder tener la tuición de los hijos cuando no hay acuerdo y ya no hay vuelta que darle.

En ese sentido, señor Presidente, podremos discrepar si hubo o no acuerdo del Senado. Por lo demás, los acuerdos de este Senado se respetan o no se respetan ampliamente. No lo respeta el Ejecutivo, no se respetan los acuerdos políticos que se toman. Y, en muchos casos, se toman acuerdos sin consultarlos a todos.

Yo, desde mi condición de minoría en este Senado, de Presidente del Movimiento Amplio Social, Partido Político, señor Presidente, que me honro en presidir, hago presente en esta intervención la expresión que le ha sido negada en la Comisión Mixta a la asociación de padres Amor de Papá.

Y, en ese sentido, señor Presidente, pido que esta intervención se haga llegar a la señora Ministra del SERNAM, al señor Presidente de la República, a la señora Ministra de Justicia, en definitiva, a todas las Direcciones Regionales del SERNAM, y se haga llegar a las instituciones que tengan relación con el cuidado de los niños.

En definitiva, de que esta intervención también pueda llegar a la Comisión Mixta, a la Diputada Marcela Sabat, que la preside, de tal manera -creo que la tiene-, de que haya espacio para poder debatir estos temas, ya que, reitero, no ha sido posible que la propia Asociación Amor de Papá la hubiera planteado.

Vamos a tener que revisar la composición y las facultades que tienen las Comisiones Mixtas. En mi opinión, no constituyen sesiones secretas, debieran ser siempre públicas, por cierto, tal vez, limitada a que no haya derecho a la intervención, porque estamos en una etapa superior, con una definición muy concreta.

Y si algo he aprendido en estos 20 años en el Parlamento, las Comisiones Mixtas -y el Senador Espina lo sabe muy bien, estuvimos 12 años en la Cámara de Diputados, y vamos a cumplir 8 años compartiendo acá en el Senado-, las Mixtas tienen que referirse solo a los elementos en que no ha habido acuerdo y disenso. No pueden ampliarse a otro tipo de temáticas.

Aquí hay una afirmación que tiene que ser revisada. Señala por la Agrupación Amor de Papá que se ha incursionado en indicaciones por parte del Ejecutivo más allá del contenido por la cual la Comisión Mixta se crea. Y es un tema que hay que revisar y, por cierto, es susceptible de un conjunto de acciones, incluyendo la acción el Tribunal Constitucional. Se debe respetar el Reglamento.

Yo espero, señor Presidente, de que esto pueda saldarse de manera positiva. Los términos de la carta son fuertes, pero respetuosos, porque cuando se defiende el poder estar con el hijo o la hija se defiende lo más sagrado lo que le da sentido a la vida.

Todos quienes nos acompañan en las tribunas, la Agrupación Amor de Papá, están aquí por sus hijos. Están aquí por lo más sentido, por lo que vale la pena vivir. No hay nada más terrible, en mi opinión, que perder un hijo. La naturaleza dice que los padres se van primero. No hay nada más terrible que no poder ver a sus hijos. Y es un derecho que hay que resguardar a las madres y a los padres, y la Agrupación Amor de Papá está luchando por ambos, no solo por los padres. Está luchando por el mejor progenitor, por el mejor de los padres que garantice el bien común de los niños.

He dicho, señor Presidente.

¡Patagonia sin represas!
¡Nueva Constitución, ahora!
¡No más AFP!

Intervención del senador Alejandro Navarro en la sesión 26ª, miércoles 22 de mayo de 2013.

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *