Caso Apablaza: “El problema no es Argentina, es la desconfianza en Chile”

Señalando que “un país es democrático no sólo cuando tiene elecciones, sino también cuando tiene leyes justas y sobre todo cuando respeta las decisiones soberanas de otras naciones”, el senador Alejandro Navarro dijo que el caso del asilo a Galvarino Apablaza hay que verlo en el contexto histórico y no hacerlo aparecer como si hubiera ocurrido ayer, tratando de convertirlo en una afrenta nacional, cuando no corresponde”.

Imagen: www.lavoz.com.ar

El parlamentario señaló que “ciertamente nadie celebra que se haya asesinado a un senador en pleno inicio del proceso de restauración democrática, pero claramente lo que en ese minuto vivíamos en Chile no era precisamente la plenitud de un estado de derecho y durante mucho tiempo, con instituciones antidemocráticas como los senadores designados, el Consejo de Seguridad Nacional y con cientos de leyes de amarre, no habían efectivamente razones para confiar en que para este u otros casos hubiera juicios justos”.

“Además -prosiguió- se quiere hacer aparecer el caso Apablaza como un hecho único, aislado cuando ya son varios los ciudadanos chilenos que han recibido asilo en otros países durante los últimos años también por razones político-jurídicas como es el caso del frentista Patricio Ortiz Montenegro, uno de los fugados de la Cárcel de Alta Seguridad en 1996, quien recibió asilo en Suiza, al igual que en el caso de Relmutray Cadín, hija de la lonko Juana Calfunao, quien también se encuentra asilada en la misma nación. En ninguno de esos casos se ha cuestionado el derecho de Suiza a entregar refugio”.

Navarro dijo que “en lugar de buscar razones políticas o electorales ocultas para tratar de relativizar una decisdión soberana del gobierno argentino, mejor sería asumir que para los estándares internacionales Chile no es el ejemplo de justicia y de estado de derecho que algunos quieren mostrar. Los juicios a los mapuche son una pequeña muestra actualizada de aquello, sin contar la demora en la ratificación de instrumentos internacionales como el Convenio 169 de la OIT y la Corte Penal Internacional”.

El legislador enfatizó que “por cierto a esta imagen de la justicia chilena también ha contribuido negativamente todos aquellos casos donde con gran despliegue de los fiscales se detiene y acusa a personas de delitos graves y luego terminan siendo considerados inocentes, pero habiendo pasado mucho tiempo presos injustamente. Eso es lo que ocurrió en el caso de la documentalista Elena Varela, que estuvo dos años detenida; Jorge Huenchullán que estuvo 17 meses preso; y es lo mismo que ha ocurrido en el caso del joven pakistaní que fue detenido al interior de la embajada de Estados Unidos”.

Navarro señaló que “hemos visto que ante este caso en particular ya existe un juicio y una condena pública, cuando aún no existen pruebas concluyentes que permitan aseverar fehacientemente la participación de Apablaza en los hechos. Ello debiera generar una reflexión que nos permitiera volver a esa vieja práctica de investigar antes de detener y no detener para investigar. Estos son elementos que también ha tenido a la vista Argentina para adoptar su legítima decisión”.

Finalmente el parlamentario dijo que “en todo caso llama la atención como algunos que ahora se muestran indignados por la decisión soberana argentina, son los mismos que no movieron ni un dedo ni dijeron nada para que ese país apurara la extradición de Paul Schaffer, acusado y condenado por su probada autoría y participación en graves delitos contra menores y contra los derechos humanos de muchos chilenos”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.