Certificación de artefactos para combustibles a leña y otros productos dendroenergeticos

El señor NAVARRO.- Gracias, señor Presidente.

Yo quisiera, por cierto, solicitar a la Ministra. Es un proyecto de ley que busca normar, regular. Por lo tanto, es un proyecto que va en beneficio del medio ambiente. Pero hay un estudio del Sistema Nacional de Certificación de Leña que fue presentado el 2011 al señor Ministro de Energía -no sé si fue presentado a la Ministra- y en ello consta, entre otros aspectos, información acerca del uso de leña certificada y de que en Chile existen más de 100 mil aparatos de calefacción artesanalmente acondicionados y no aptos, consecuentemente, para aprobar ningún control de calidad, y requieren evidentemente ser reemplazados.

Imagen: La Tercera

En Chile, más de 100 mil. Y un altísimo porcentaje se encuentra también en la Región Metropolitana.

Y no se advierte una definición, si va a haber un reemplazo de los aparatos ni cuándo ni cómo, cuando efectivamente los que hacen uso más intensivo de la leña son los hogares de menores recursos.

Entonces, lo que me preocupa es que obtengamos una certificación de alta exigencia y, por cierto, quienes deban adquirir un nuevo calefactor no puedan hacerlo.

El Alemania, en los países desarrollados, cuando se aprueban estas normativas hay un subsidio que permite incentivar el recambio y, michas veces, el costo no es completamente de los usuarios. En este caso, mayor claramente vamos a tener que contemplar una política de incentivo al reemplazo, si no los vamos a dejar a todos en incumplimiento de la norma.

Tiene que haber, y ese es un debate que tendremos, un incentivo al recambio, particularmente a quienes no tengan las condiciones económicas para hacerlo.

Del mismo modo, señor Presidente, la Superintendencia de Electricidad y Combustibles, al hacerse cargo de esta nueva tarea, nos presenta un informe financiero. Va, por cierto, a adquirir más personal. Dos, cuatro, cinco, seis, siete, dependiendo del primer o quinto año de implementación.

La Superintendencia de Electricidad está permanentemente colapsada y claramente en el área combustible la fiscalización es más bien escasa. Al otorgarle esta nueva facultad y al establecer que habrá entidades certificadoras, creo que el personal que se le incorpora (estoy hablando, año número uno, dos personas), este país tiene quince Regiones. Es un servicio extremadamente centralizado y con escasísimo personal.

Mis dudas son si este número de personal va a ser suficiente, por cierto, para esta fiscalización.

Yo lo dudo, se requiere un debate mucho más profundo sobre las reales capacidades de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles, que, en los hechos, digámoslo, funciona solo como Superintendencia de Electricidad, de Combustibles muy muy poco. Las bombas de distribución, por ejemplo, de combustible tienen escasa fiscalización.

Llamo la atención, porque si vamos a crear un organismo, no solamente demos las condiciones económicas, sino también el personal suficiente.

Y, por cierto, señora Ministra, lo planteado por el Senador Girardi, lo planteado por el Senador Horvath, tiene que ser considerado. Y allí la política sobre política de preservación del bosque nativo -ya sea tala ilegal o tala legal- también requiere de fiscalización. Y esa fiscalización tiene que estar a cargo de Conaf -estamos en un proyecto de debate sobre Conaf pública-, de tal manera que haya fiscalización efectiva sobre las plantaciones y sobre los bosques nativos.

Eso no ha ocurrido. Y lo que abre, por cierto, la puerta a que el incentivo al consumo de leña pueda afectar al bosque nativo y nadie quiere eso.

Eso es mi consulta a la Ministra, señor Presidente.

Mi voto es favorable, con las dos observaciones que he señalado.

¡Patagonia sin represas!

¡Nueva Constitución, ahora!

 

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *