Comienza a debatirse proyecto que prorroga un año ley de pesca

Diputado Navarro dijo que ese tiempo es suficiente para debatir nueva ley

imagen-post-marcha-pesca

Su satisfacción por el paso del proyecto que busca prorrogar por un año la vigencia de la actual ley de pesca a la Comisión de Pesca, Acuicultura e Intereses Marítimos, en lo que constituye su primer trámite legislativo, manifestó el diputado Alejandro Navarro, autor de la iniciativa, que además fue patrocinada por los parlamentarios Muñoz, Venegas, Sánchez, Rossi, Paredes y Espinoza.

El legislador del PS dijo que “esta moción que hemos presentado la hacemos con la convicción de que es un despropósito absoluto proponer una prórroga por diez años de la actual que sólo beneficia a quienes quieren perpetuar su dominio sobre un bien renovable que es de todos. Un año de debate permitirá, con toda seguridad, elaborar una buena ley que contemple efectivamente el desarrollo de una política pesquera nacional, que hoy no existe”.

Navarro indicó que “además, no es presentable que quienes hemos criticado la venta de los derechos de agua de la Municipalidad de Santiago a manos de su alcalde, Joaquín Lavín, dejando ‘amarradas’ a futuras administraciones a condiciones establecidas en su negocio con Aguas Andinas, hoy pudiéramos impulsar y apoyar una medida de iguales características, pero en el área pesquera”.

El diputado del PS señaló que “una verdadera política pesquera debe contener principios y normas claras de sustentabilidad en el tiempo, políticas definidas de investigación que hoy sólo realizamos en base a la tecnología que dan de baja las naciones desarrolladas, impacto de los acuerdos comerciales en esta área de la economía, desarrollo de institucionalidad pesquera y, sobre todo, incorporando materias de seguridad social con el fin de proteger a quienes ya salieron y a quienes saldrán del sistema”.

Sobre la actitud del gobierno de promover una prórroga por una década, luego de que durante meses fue debatido en el Senado el proyecto que fuera ingresado con fecha 11 de junio y que estaba destinado a modificar la Ley General de Pesca y Acuicultura, “no parece la mejor salida llevarse la pelota para la casa cuando a ese proyecto, que el Subsecretario Sandoval quería que se aprobara a ojos cerrados, se le hicieron casi mil indicaciones”.

Sobre lo mismo, Navarro señaló que “resulta una verdadera falta de respeto hacia los senadores y hacia el ejercicio democrático de la legislatura que otro poder del Estado, como el Ejecutivo, desconozca todo este trabajo y pretenda empezar otro proceso, una década más adelante. Hay que ser francos, o dejamos legislar a quienes fueron elegidos por la gente para eso, o le entregamos esas facultades a los empresarios pesqueros”.

El legislador señaló que el proyecto de ley considera que “en el proceso de discusión deben evaluarse iniciativas que tiendan a promover que los regímenes de administración pesquera cumplan con estándares adecuados de conservación de las pesquerías y que éstas, a su vez, garanticen un aporte sustantivo al desarrollo económico y social del país y, particularmente, de sus comunidades costeras. Ello requiere poner al día la Ley General de Pesca y Acuicultura en las necesidades de investigación pesquera y del rol de las entidades especializadas en la satisfacción de esas necesidades”.

“Igualmente -añadió- se hace perentorio considerar con suficientes antecedentes las posibilidades de desarrollo pesquero que presenta el sector artesanal; para ello, deben evaluarse diferentes alternativas de organización productiva que, junto con estimular su competitividad en los mercados externos, constituyan un sustrato importante para el aporte de alimentos a la población chilena. En este tipo de cuestiones, un proceso de reforma del régimen pesquero debe hacerse en compañía de las organizaciones de los pescadores artesanales, a fin de promover su solidaridad con las decisiones que se adopten”.

El diputado indicó que “tal como lo señala el senador Ruiz Di Giorgio, somos uno de los principales países pesqueros del mundo, pero paralelamente no estamos a la cabeza de la investigación pesquera. No seremos un país moderno mientras nos dediquemos sólo a exportar materia prima sin elaborar o con muy poco valor agregado. La investigación es el principal instrumento para conocer y proteger nuestros recursos pesqueros y para incorporarnos al desarrollo. Para el logro de este objetivo, tan vital, se requiere del aporte del Estado y, principalmente, de quienes se lucran de la explotación de dichos recursos naturales”.

Navarro señaló que “Chile no necesita de instrumentos de fomento de la actividad pesquera, útiles y necesarios a mediados del siglo pasado, cuando la actividad industrial estaba en una etapa incipiente. No necesitamos mayores inversiones en naves pesqueras industriales, ya que existe una flota muy superior a las necesidades que demanda la explotación de los recursos existentes. Hoy, cuando la mayor parte de nuestros recursos hidrobiológicos de encuentran en estado de plena explotación y algunos en estado de sobreexplotación, lo que urge es proteger adecuadamente los recursos sanos existentes y recuperar los que han sido sobreexplotados, diseñando una política pesquera acorde con los intereses superiores del país, más que en los intereses de quienes se lucran de dicha actividad”.

“Sin embargo -aclaró- esta no es una guerra en contra de quienes desarrollan una actividad absolutamente legítima, por lo que se debe reconocer los intereses corporativos de todos quienes participan en esta actividad, quienes deben tener un espacio de participación en que puedan expresar sus necesidades, aspiraciones y requerimientos a la autoridad pesquera, la que debe entregar las informaciones y antecedentes, junto con dar las facilidades que requiere el libre ejercicio de la actividad”.

Prensa Oficina Parlamentaria

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *