“Concesionaria de las obras debe asumir el daño provocado”

Diputado Navarro (PS) dijo que además se debería haber realizado un EIA

navarro_biobio

Su convicción de que la empresa concesionaria que ejecuta las obras de la Ruta La Pólvora “es la que debe asumir los daños” provocados por el vertimiento de un millón de metros cúbicos de aguas servidas dijo el diputado Alejandro Navarro, quien señaló que “además, tal cual lo estipulan las bases de las licitaciones de este tipo de obras, antes de adoptar esta medida se debió haber realizado un estudio de impacto ambiental”.

El parlamentario, integrante de la Comisión de Recursos Naturales, Bienes Nacionales y Medio Ambiente, agregó que “los criterios que ha establecido la Coordinación General de Concesiones del MOP, establece que durante todo el tiempo que duren las obras, la empresa concesionaria deberá tomar todas las precauciones para evitar daños a terceros y al medio ambiente”.

“Con esta decisión poco afortunada -agregó- cuya responsabilidad comparten el Intendente subrogante, Iván de la Maza, y el Director del Servicio de Salud de Valparaíso, Daniel Verdessi, y por cierto Esval, y pese a la oposición de la Gobernación Marítima, no sólo se produce un daño ambiental evidente, sino que además se generan costos asociados al turismo, a la salud de las personas y a la pesca artesanal”.

El legislador del PS indicó que “además, de acuerdo a las bases de licitación, la empresa ejecutora de las obras debe contar, 15 días antes del inicio de las faenas, con un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros, por un monto mínimo de 12 mil UF, por su eventual responsabilidad civil en daños provocados a terceros, con motivo de la ejecución de las obras”.

Navarro señaló que “asimismo, las bases establecen que cualquier modificación que se haga a lo estipulado en el proyecto inicial -y claramente requerir el vaciamiento al mar de las aguas servidas, para despejar los ductos de evacuación no estaba contemplado- a lo menos debería evaluar la necesidad de someterse al sistema de evaluación ambiental. Creo que en este caso, por los volúmenes de agua servida y por la contaminación del agua que genera, se debió haber hecho un estudio ambiental previo”.

Finalmente, el diputado dijo que “una vez más somos testigos del facilismo como fórmula de resolver los temas ambientales. Lo que aquí correspondía era que la empresa concesionaria dispusiera de los medios para vaciar los ductos y haber dispuesto el traslado y tratamiento de las aguas servidas en un lugar apropiado. Dañar el ecosistema marino, sólo para ahorrarle gastos, tiempo y problemas ala empresa, por más importante que sea la obra, no me parece que es lo que los porteños y los turistas esperan de las autoridades regionales y sanitarias”.

Prensa Oficina Parlamentaria

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *