Constitución de derechos de aprovechamiento de aguas

El señor NAVARRO.- Presidente, la verdad es que, de la lectura del informe, se señala que estamos a punto de generar lo que en materia de pesca fue el otorgamiento -digamos- de una cuota global de pesca cada vez mayor no sustentable de los recursos. Eso llevo al deterioro.

Imagen: upatasuryocoima.obolog.com

El señor Director de Aguas manifiesta en el propio informe -página 15- que “La conclusión es, afirmó, el proyecto implica aumentar las excepciones a la prohibición impuesta por la ley 20.411 con lo cual se agravará la situación de sobre otorgamiento de derechos respecto del caudal sustentable de los acuíferos y aumenta el riesgo de sobre explotación de los acuíferos y, asimismo, el riesgo de afectar la sustentabilidad de aquéllos. Enfatizó que se refiere al aumento del riego puesto que el hecho de que hoy hayan derechos otorgados por sobre el volumen (sustentable) no necesariamente conlleva empíricamente una situación de deterioro efectivo,” -o sea, hay derechos que no se usan- “pero en el caso de que se ejerzan los derechos en su plenitud podrían generarla.”.

La primera pregunta es por qué otorgamos derechos que no se usan. O sea, y si mi pregunta es si hay 51 mil solicitudes, un 15 por ciento por sobre la capacidad real, la verdad es que, entonces, alguien tiene derechos que no usa, y si no los usa porque no los necesita. O sea, hay una inscripción de derechos que en definitiva fue realizada con un objetivo que debiéramos conocer.

Claramente, esto requiere regulación.

Lo que estamos haciendo, por cierto, es otorgar y permitir que comunidades agrícolas que quedaron fuera puedan ingresar. Pero este proyecto ha develado un tema mucho más de fondo.

Yo quiero señalar que estos acuíferos se agotan, y lo hemos denunciado en el norte con la intervención de las mineras y, también, en el caso de los agricultores tiene que evaluarse.

Ahora, el Director de Aguas plantea y advierte sobre estos temas. Y advierte que puede haber riesgo.

Yo, señor Presidente, quiero ser solidario con los pequeños agricultores, con las comunidades indígenas que tienen; pero también quiero que esas comunidades subsistan y que, por tanto, el acuífero, que tienen capacidad de renovación, se mantenga en un nivel tal. Porque, de hacerse efectivo el uso de todas las autorizaciones o derechos, como lo señala el propio Director de Aguas, puede llevar a su destrucción.

Si el Senado aprueba este proyecto, que permite la incorporación de nuevos actores, es decir, de más derechos que van a ejercer presión sobre el acuífero, para poder subsanar, por cierto, una omisión grave, discriminatoria, vamos a resolver un problema pero vamos a aumentar otro problema. Es el caso del norte.

En segundo lugar, yo quiero decir que también tenemos situaciones de inscripción de aguas subterráneas de pequeños propietarios en muchas comunas de mi Región. Yo quiero decirle que hay gente que saca agua de las napas subterráneas en Coronel, en Lota, que tiene un alto grado de salinidad o de fierro, para regar y hacer otros usos. Pero las empresas sanitarias les cobran por meterles las cañerías… les cobra el uso igual, aunque no sea agua producida por ellos.

Tenemos que innovar, señor Presidente.

Yo voy a dar mi voto favorable, pero voy a asumir el tema -espero- en la Comisión de Medio Ambiente, porque este es el típico problema respecto de que lo social se impone por sobre lo medioambiental, con un resultado perverso. Y para eso el Director de Aguas nos ha advertido. En esto es el jamón del sándwich. El Director dice y advierte sobre los problemas, pero hay una decisión política que estamos tomando para subsanar una exclusión discrecional. Pero yo siento que el Estado no son las comunidades agrícolas que puedan ingresar, que -entiendo- son menores. No sé si alguien tiene el número de comunidades posibles que se incorporen.

¿Hay 57 solicitudes?

El señor ESPINA.- Cuarenta.

El señor NAVARRO.- Cuarenta.

La verdad es que no van a significar un agravio mayor. Sin embargo, el problema va subsistir; va a subsistir. Está identificado por la Dirección de Aguas. Y yo, señor Presidente, voy a votar a favor con el compromiso de asumir de que esta situación tiene que ser evaluada y la necesidad de legislar y sanear esa adquisición de derechos de agua, para poder cuidar los acuíferos. Va a ser una tarea pendiente para este Senado y, por cierto, también para el Gobierno.

Voto a favor, señor Presidente.

¡Patagonia sin represas, señor Presidente!

Tags:
0 shares
  1. Beatriz
    Junio 26, 2013

    Dios mío, parece redactado por un mono

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *