Contraloría confirma: Seremi de Salud no podía ejercer en el sector privado

Leer la respuesta de Contraloría

Nuevamente los informes de fiscalización emitidos por la Contraloría en base a denuncias presentadas por el senador Alejandro Navarro, le dan la razón al parlamentario. Esta vez se trata de la investigación sobre el ex Seremi de Salud del Biobío, Mario Fernández, quien durante su mandato a cargo de la Institución, también ejercía de manera particular en el Sanatorio Alemán de Concepción.

Imagen:Biobiochile.cl

Al respecto, el ente fiscalizador es claro en señalar que el sistema de control y el régimen de horario especial para el desempeño del Seremi, fijado resolución exenta N° 2.061, de 2010 por la Subsecretaría de Salud Pública “no se ajustó a derecho” por tratarse de “actividades de carácter particular de Fernández, ya que conforme al ordenamiento jurídico, excepciones de este tipo proceden únicamente en aquellos casos en que la ley expresamente lo autoriza, razón por la cual, en lo sucesivo, esa autoridad deberá ajustarse a la normativa y jurisprudencia vigente”.

Navarro señaló que “esto marca un gran precedente, sobre todo para este gobierno en donde los intereses del Estado se han cruzado con intereses privados. De ahí la gran fuga de funcionarios de gobierno al sector privado, lo que por cierto es legítimo, pero el asunto acá es que se deben tener los pies en un solo lado, no como lo hizo Fernández”.

Agregó “o se está en el Servicio Público o se está en el sector privado. No se puede servir a dos señores. La vocación de servidor público implica sacrificios que algunos NO quieren asumir. Y, así, terminan renunciando y haciendo grave daño a los usuarios”.

A la vez, criticó indicando que “este Gobierno Regional tiene Seremis en práctica permanentemente. Y los ciudadanos deben evaluarlos. Quienes los nombraron han actuado irresponsablemente al igual que los que aceptan para luego marcharse. En definitiva, la promesa de ‘Gobernar con los Mejores’ se transformó en ‘Gobernar con los que podamos’”

El parlamentario, comentó que “se desprende del informe de Contraloría que el Seremi tenía un horario especial para ejercer su desempeño como tal, debido a las “diversas actividades fuera de su lugar habitual de trabajo” que éste debía efectuar y que le impedían cumplir con el sistema de control horario establecido al efecto”, lo que por Ley no se podía hacer, ya que “conforme al ordenamiento jurídico excepciones de este tipo proceden únicamente en aquellos casos en que la ley expresamente lo autoriza, razón por la cual, en lo sucesivo, esa autoridad deberá ajustarse a la normativa y jurisprudencia vigente”.

El Senador dijo que “aquí lo que debe primar es, antes que todo, un compromiso, una vocación por el área de salud pública. Este sistema no puede andar acomodándose a intereses particulares de los funcionarios, pues pasa a llevar a la gente, la cual depende del funcionamiento de la Seremi y del trabajo y eficiencia de sus autoridades”

Cabe destacar que en el informe la Contraloría cita los artículos 56 y 62, N°4, de la ley N° 18.575, que establecen que “son incompatibles con la función pública, las actividades particulares cuyo ejercicio deba realizarse en horarios que coincidan total o parcialmente con la jornada de trabajo que se tenga asignada”. Además indica que contraviene especialmente el principio de probidad el “ocupar tiempo de la jornada de trabajo… para fines ajenos a los institucionales”,

“Ante esto-señaló Navarro en base al dictamen- los funcionarios no pueden desarrollar actividades particulares que coincidan con su jornada laboral. Siendo improcedente el establecimiento de sistemas de control y horarios especiales a funcionarios en base a situaciones personales”.

Además el parlamentario expresó que “el informe de Contraloría dice que hay que tener presente que de acuerdo a los referidos pronunciamientos, el establecimiento de sistemas especiales de horario de inicio y término de la jornada, por razones que no sean las necesidades del servicio, puede vulnerar los principios de eficiencia y eficacia que los órganos administrativos deben respetar, toda vez que tales regímenes especiales pueden al alterar significativamente el desempeño tanto del funcionario exceptuado como el de aquellos que, para la ejecución de sus funciones deben actuar coordinados con el primero”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

 

 

 

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *