Convenio n° 189 de la OIT sobre trabajo decente para trabajadoras y trabajadores domésticos

El señor NAVARRO.- Señora Presidenta, la verdad es que la percepción de este sector laboral a veces es un tanto distorsionada y no se valoriza en su importancia cuantitativa; o sea, alude a la cualidad, la función de remplazo en el seno materno resulta esencial. Se ha dicho muchas veces.

En definitiva, se pone a disposición de los trabajadores domésticos lo más valioso que hay en la vida de las personas que son sus hijos y se les entrega formalmente la educación de los mismos.

Y si uno hiciera el recuento de horas está claro que estas trabajadoras o trabajadores, más trabajadoras que trabajadores, pasan más horas con los hijos de las familias que sus propios padres. Y, por tanto, forman parte de un elemento cualitativo muy importante, pero también cuantitativo.

Son más de 370 mil las trabajadoras y trabajadores en sus funciones en esta categoría, y que efectivamente conforman un segmento en el cual ya este Congreso había aprobado una ley anticipatoria al Convenio 189.

Yo quiero señalar que la ratificación por parte de Chile a este Convenio 189, precisamente sobre trabajo decente para las trabajadoras y trabajadores domésticos de la OIT, que entró en vigencia el cinco de septiembre del 2013, resulta decisiva para asegurar y mejorar estas condiciones.

El Tratado debiera nuevamente, señora Presidenta, tener mucha difusión. A veces la vorágine laboral y la naturaleza misma del trabajo doméstico impiden que los empleadores tengan cabal conocimiento de las condiciones de exigencia laboral.

Este convenio debiera ser difundido por el Ministerio del Trabajo. Debiera editarse un mecanismo -entiendo que lo hay-, pero al suscribir Chile este mecanismo, este convenio internacional nos obliga, por ejemplo en el trato de los migrantes, a una regularización efectiva de aquello.

Esto va a significar, Presidenta, que este tratado internacional pasa a formar parte de la legislación nacional.

Y quiero señalar que, como habíamos hecho una ley que contiene mucho de los elementos que este tratado contiene, creo que hemos avanzado de manera muy importante.

Yo solo espero que la Dirección del Trabajo continúe en una tarea informativa-educacional respecto de este tipo de contratos que muchas veces no tiene los rigores ni las formalidades necesarias.

Voy a votar a favor. Este es un convenio que este Congreso no solo debiera aprobar, sino que respetar y fiscalizar fielmente su cumplimiento.

Voto a favor.

¡Patagonia sin represas!
¡Nueva Constitución ahora!
¡No más AFP!
He dicho.

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.