CORREA SUTIL: LA VUELTA A EXPLICACIONES DEL TIPO FRANCISCO JAVIER CUADRA

marcha-mapuche-1-750x500

Su desconcierto y molestia por las declaraciones hechas por el Subsecretario del Interior, Jorge Correa Sutil, en relación a los incidentes ocurridos en el Alto Bío-Bío debido a la construcción de la Central Hidroeléctrica Ralco manifestó el diputado Alejandro Navarro, quien afirmó que “señalar como grupo de cobardes a quienes -pehuenches o no pehuenches- se oponen a la central, más que convencernos de ello, sólo logra traernos al presente el nefasto recuerdo del ex ministro de Pinochet, Francisco Javier Cuadra, quien con mucha elocuencia y buen vestir quería convencer al mundo que las protestas contra el dictador eran hechos aislados generados por grupúsculos minoritarios de malos chilenos”.

El parlamentario dijo que “con este proceder, además, se sigue tratando de imponer como fórmula de resolución de conflictos sociales la militarización y la judicialización de ellos, consiguiendo con eso sólo la agudización de los problemas, alejándose cada vez más de una solución ajustada a derecho. De hecho, es envidiable la convicción con que Correa Sutil trata de afirmar y garantizar ante la opinión pública que la central se construirá sí o sí, cuando aún hay pendientes tres procesos judiciales sin fallarse, que todavía pueden influir en la continuación o paralización del proyecto”.

Navarro agregó sobre lo mismo que “el rol que le corresponde al gobierno frente a situaciones como éstas -cuya violencia inconducente rechazamos- es garantizar la vigencia y el cumplimiento de las normas constitucionales que resguardan estado de derecho y no tratar de garantizar desde el ámbito político-administrativo la resolución de un tema que corre por los carriles jurídicos, ambientales y culturales”.

El legislador del PS añadió que “de imponerse esta tesis, entonces lo que corresponde es eliminar la Conama, el sistema de evaluación de impacto ambiental y los preceptos constitucionales que permitan el acceso igualitario a la justicia para todos los chilenos, ya que bastaría que una autoridad como el presidente de turno, un ministro de Economía o un Subsecretario tome la decisión política de aprobar un proyecto económico para que esto deba cumplirse”.
El diputado además se refirió a “la exagerada preocupación manifestada por el Subsecretario Correa respecto a la presencia y apoyo prestado a quienes se oponen a la construcción de Ralco por parte de grupos y comunidades extranjeras, acusando una grave amnesia y una falta de agradecimiento hacia todas aquellas organizaciones de muchos países que canalizaron a través de ONG’s muchos recursos a Chile, para apoyar el retorno a la democracia, sin que ello pareciera entonces algo repudiable”.

Sobre un aspecto relacionado con lo mismo, el parlamentario agregó que “también resulta paradojal que cuando el tema de la globalización se ha convertido en uno de los ejes de acción gubernamental, se rasguen vestiduras rechazando la solidaridad extranjera con la causa indígena. Si se pretende que Chile es una isla dentro de la aldea global, entonces no debiéramos tener representante ante las Naciones Unidas, ni debiera importarnos que ocurre en Palestina, no debiera interesarnos el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba, y menos debiera ser tema de interés para nosotros que se hayan derribado las torres gemelas y tantas otras graves situaciones que ocurren fuera de nuestras fronteras”.

“El tema de fondo -continuó- es que la preocupación por los derechos de las personas y de las comunidades, tal como demostró el Juez Garzón en su proceso contra Pinochet, es universal. A todo el mundo le importa lo que ocurre con los indígenas de la Selva del Amazonas, con las comunidades de Chiapas, le interesa aportar a la paz en el Medio Oriente, así como a la humanidad toda le importa el respeto a los derechos humanos. De la misma manera, tal como ha quedado demostrado con las invitaciones, reconocimientos y homenajes en todo el mundo, hay mucha gente a la que le interesa y le importa el futuro de las comunidades mapuches, especialmente enfrentadas al poder político y económico en condiciones desiguales, como ocurre en Ralco”.

Por último, Navarro indicó que “con este tipo de situaciones, se están -lamentablemente- repitiendo los mismos errores de la administración del Presidente Frei, especialmente queriendo imponer sobre un supuesto interés superior del país decisiones político-económicas depredadoras, no sustentables y que generan un importante rechazo de la ciudadanía, especialmente cuando en el caso de Ralco, las comunidades no han sido respetadas en su forma de vida, nio se le han cumplido los compromisos. Este es, claramente, uno de aquellos casos en que el dinero no es la solución”.

PRENSA OFICINA PARLAMENTARIA

08.03.02/A.NAVARRO/J.Sánchez.

0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *