Corredores y semáforos peatonales son de urgente implementación

Senador Navarro señaló que hay que privilegiar desplazamienton peatonal:

semaforos

Su convencimiento de que “el Estado ya se ha preocupado bastante de generar mejores condiciones para los automovilistas y las concesionarias, con la política de concesiones fomentando la construcción de autopistas y carreteras. Ahora es el tiempo de privilegiar el desplazamiento de los peatones y los pasajeros” manifestó el senador Alejandro Navarro, quien dijo que “creemos que ya es tiempo de poner cierto límite a los privilegios que tienen los vehículos, especialmente en Santiago”.

El parlamentario del PS señaló que “cuando uno revisa las cifras que entregan las empresas de ventas de automóviles nuevos y usados, no puede dejar de sorprenderse cuando señalan que en el 2010 habrán más de 1 millón 700 mil vehículos circulando por Santiago, casi el doble de los 989.499 que había el año 2005. Uno no puede conocer estas cifras y no creer que este incremento no generará ningún impacto en la generación de material particulado y en suspensión”.

Navarro indicó que “hay que leer y acoger algunas de las propuestas que surgen de la última auditoría internacional efectuada al Plan de Descontaminación Atmosférica de Santiago (PPDA), cuando entre las medidas para reducir emisiones se propone combatir la congestión vehicular, evitando el tránsito suburbano de automóviles particulares y para ello se proponen medidas tales como limitar geográficamente el acceso vehicular hasta cierto punto, para que de ahí hasta el centro de la ciudad se utilice el transporte público”.

“Ante ideas como esa -prosiguió- surgen inmediatamente otras iniciativas que para algunos pueden parecer difíciles de implementar, pero que pueden resultar altamente eficaces, como la creación -que también puede ser por la vía de concesión- de estacionamientos seguros para dejar los automóviles en los lugares en que se accede al trasnporte público, y cuyo valor sea más alto mientras más cerca del centro se encuentre”.

El legislador dijo que “a ello pueden agregarse otras medidas, que por cierto son complementarias con el desafío del ordenamiento territorial y de hacer ciudad y no sólo casas y calles, como la creación de corredores y semáforos peatonales, donde a la hora de cruzar calles la preferencia siempre sea para los peatones y los ciclistas por sobre los automóviles. Este concepto de corredores peatonales, pensado en la idea de que quienes se desplazan a pie eviten largas detenciones por semáforos que favorecen el desplazamiento de los autos, debe ser coherente con la existencia de áreas verdes y parques, de manera de compensar la contaminación a que están expuestos los santiaguinos que, incluso pudiendo no hacerlo, han optado por caminar o andar en bicicleta”.

“Por eso -prosiguió- deben determinarse horarios, para las zonas congestionadas o saturadas de flujo vehicular, donde se apliquen estas medidas a favor del desplazamiento de las personas que se movilizan a pie. Así entonces, durante las horas de mayor movimiento de personas, los corredores y los semáforos deberán privilegiar a los transeuntes y en otras horas, como la noche, favorecer la movilidad de los automóviles”.

Navarro dijo que “muchos dirán que esto que planteamos no tiene mucho asidero con la realidad. A esas personas habría que decirles que las cifras de la encuesta de origen y destino que realizan el Ministerio de Transportes y de Planificación muestran que el modo de transporte del 36,7% de los santiaguinos es la caminata. En comunas como Lo Espejo y Pedro Aguirre Cerda más del 55% de sus habitantes caminan para desplazarse hacia sus lugares de trabajo y de estudios, mientras que en otras comunas como Lo Prado y Pudahuel más de un 40% de los vecinos utiliza locomoción colectiva”.

“Esta misma encuesta -añadió- nos muestra con claridad que las comunas que mayor uso da a los automóviles son Vitacura, Las Condes y La Reina, con cifras porcentuales por sobre el 60%, y que es donde también existe el mayor promedio de autos por hogar, con cifras promedio superiores a un vehículo, frente a otras comunas como San Miguel y La Pintana donde las cifras no alcanzan a sumar medio punto porcentual por hogar”.

El legislador socialista, señaló que “adicionalmente parece conveniente analizar con seriedad, y no con el populismo de aquellos que sólo buscan quedar bien y no solucionar el problema de fondo que está matando a mucha gente de Santiago, la puesta en marcha de otras acciones necesarias tales como la determinación de la carga o límite máximo de parque vehicular que la ciudad puede soportar sustentablemente, para fijar un límte permanente, de manera tal que para que un nuevo auto entre al parque, otro deba salir antes”.

“Otras medidas que será necesario explorar -continuó- son por ejemplo que los permisos de circulación de aquellos móviles que sobrepasen cierta cantidad de años sean más caras a partir de cierta antigüedad, o que se le vaya aplicando un gravamen a las personas cuando adquieran un tercer, cuarto o quinto auto. El parque necesita estabilizarse, pero también renovarse, y para ello deben existir incentivos desde el Estado, especialmente para quienes utilizan sus vehículos como herramientas de trabajo”.

Prensa Oficina Parlamentaria

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *