Creación de hospitales clínicos en comunas de Maipú y La Florida, Región Metropolitana

El señor NAVARRO.- Gracias, Presidente.

 

Imagen: chile.campusvirtualsp.org

Como lo ha señalado la Senadora Soledad Alvear, el anuncio de la creación de hospitales es siempre una buena noticia, particularmente para quienes concurren a los centros hospitalarios, dentro del concepto de la salud pública.

 

Crear nuevos hospitales debiera alegrarnos a todos y debiera dar cuenta de la satisfacción de que los impuestos, es decir, están bien dirigidos: se crean hospitales para atender a los sectores que no pueden pagar la salud privada, aquellos que tiene que ir al sector público.

 

La creación de estos dos nuevos hospitales clínicos -tal como lo ha planteado el Ministro Mañalich- forma parte de un proceso de modernización, de actualización y de justicia social respecto de sectores de la Región Metropolitana que hasta ahora carecían de centros de mejor cuantía, de distinto nivel.

 

Yo quiero llamar la atención sobre un conjunto de artículos: artículo número 6, número 7, número 8 y número 15, en donde, claro, se faculta al Presidente de la República para que, dentro del plazo de un año, desde la fecha publicación de esta ley, mediante uno o más decreto con fuerza de ley, establezca normas necesarias para regular las siguientes materias en cada establecimiento: fijar la planta directiva del establecimiento; 2. Fijar la primera dotación máxima de personal; 3. Fijar el régimen estatutario aplicable al personal (eso está en el artículo número 6).

 

Luego, en el artículo número 7: Facúltase al Presidente de la República para que, dentro del plazo de un año, contado desde la fecha de publicación de esta ley, disponga el traspaso de los funcionarios titulares de planta y a contrata en servicio a la fecha de la publicación de los referidos actos administrativos, desde el establecimiento de salud de carácter experimental Centro de Referencia de Salud de Maipú y del Servicio de Salud Metropolitano Central al establecimiento que se crea con el nombre de “Hospital Clínico Metropolitano El Carmen Doctor Luis Valentín Ferrada”.

 

Del mismo modo, en el artículo 8°: Facúltase al Presidente de la República para que, dentro del plazo de un año, contado desde la fecha de publicación de esta ley, disponga el traspaso de los funcionarios de planta y a contrata, en servicio a la fecha de la publicación de los referidos actos administrativos, desde el Servicio de Salud Metropolitano Sur Oriente al establecimiento que se crea con el nombre de “Hospital Clínico Metropolitano de La Florida”.

 

Y, del mismo modo, en el artículo número 15: “El Presidente de la República, por decreto expedido por intermedio del Ministerio de Hacienda, conformará el primer presupuesto del ‘Hospital Clínico Metropolitano el Carmen Doctor Luis Valentín Ferrada’ y del ‘Hospital Clínico Metropolitano de La Florida’ y traspasará a ellos los recursos presupuestarios que correspondan desde el Servicio de Salud Metropolitano Sur Oriente y del ´Establecimiento de salud de carácter experimental denominado Centro de Referencia de Salud Maipú` y del Servicio de Salud Metropolitano Central, respectivamente, para que cumplan sus funciones”.

 

O sea, estamos aprobando la creación de hospitales, pero estamos delegando en el Presidente, dentro del plazo de un año, la toma de un conjunto de medidas que, de no ser aplicadas con el criterio y con el debido acuerdo con los gremios, pueden suscitar los problemas que ya hemos tenido en otras áreas del Estado para estos traspasos.

 

Hablamos de educación, particularmente; hablamos de otros Ministerios en donde se han creado -Ministerio de Justicia- traspasos de funcionarios.

 

Yo entiendo de que hay acuerdo con los gremios para que cuando se realicen estos traspasos haya la certeza de que no va a haber ningún acto de discriminación y que, en definitiva, la dotación final de estos dos nuevos hospitales va a estar conformada con personal de calidad, con sueldos que no hayan hecho caer derechos adquiridos y que, en particular, va a reinar el buen criterio para asignar los recursos necesarios.

 

Lo ha dicho la Senadora Alvear y otros Senadores.

 

Subsisten en la Región del Biobío a la cual represento hospitales que no cuentan con especialistas, que hemos luchado para que pasen a nivel 2 pero que no cuentan con especialistas.

 

La pregunta que me surge es: vamos a financiar dos hospitales para la Región Metropolitana. ¡Bien! son 6,5 millones de habitantes. ¿Van a contar con todos los especialistas necesarios o vamos a tener el síndrome que hoy día padecen las Regiones? porque durante sucesivos Gobiernos y muchos Ministros de Salud hemos planteado con los antecedentes en la mano, las comunas han ido creciendo, hospitales diseñados para 15 mil, 20 mil habitantes hoy día tienen comunas con 60 mil habitantes y, por cierto, la demanda de médicos especialistas persiste y es permanente.

 

No nos explicamos todavía por qué no hay incentivos concretos para que los jóvenes médicos que egresan vayan a hacer especialidades pagadas por el Estado en un nivel adecuado y regresen a tributar el servicio público durante un tiempo de uno, dos o tres años, devolviendo lo que el Estado les ha facilitado.

 

Hemos conocido casos, no tan recientemente pero casos, en que los profesionales que hemos mandado a capacitarse luego pagan la beca…

 

El señor PROKURICA.- ¡El 36 por ciento!

 

El señor NAVARRO.-… y no vuelven a pagar este compromiso y son capturados por la grúa del sector privado.

 

Entonces, siento que con la creación de estos hospitales hay un debate que aflora con mucha fuerza, que es cómo hacemos para poder dar solución a la carencia de especialistas en hospitales particularmente de las Regiones y las Regiones extremas, pero también la Región del Biobío que es una Región que además tiene varias facultades de medicina. Sin embargo,  aún carecen de especialistas dichos hospitales y la única explicación es  que no hay presupuesto, porque especialistas existen, porque hay gente que ha egresado que tiene algún grado de experiencia y no puede ir.

 

Y, por lo tanto, me dicen que están cerradas las plantas y, por lo tanto, no hay oftalmología, no hay cardiología, no hay especialidades que hoy día demanden particularmente en el sector de la tercera edad y el crecimiento demográfico explosivo de algunas comunas.

 

Yo entiendo de que esta delegación sucesiva -yo le he leído- de todas las facultades del Presidente de la República va a contar con el criterio de que estos hospitales van a funcionar con especialistas que vana brindar la cobertura necesaria en la comuna de La Florida, una de las más grandes de Chile, y que efectivamente no vamos a tener que repetir lo que ya están sufriendo algunas Regiones.

 

Yo confío en que el Presidente y el Ministro Mañalich al solicitar al Senado la delegación de este conjunto de atribuciones, porque no están las plantas, porque ni siquiera está el presupuesto, porque, en definitiva, estas facultades las delegamos para que el Presidente las aplique.

 

Entonces, la primera pregunta es, por cierto, si en el Presupuesto del 2013 van a estar los recursos para aquello, Yo entiendo que sí y los Senadores que son de las Regiones beneficiadas podrán tener mayores antecedentes.

 

Lo que yo pido -lamentablemente estuvo el Ministro Mañalich en la Sala; ahora no lo está- es que hubiéramos tenido una evaluación a la vista respecto de los temas que yo he planteado y también sobre la creación de estos nuevos hospitales, porque de este debate sostenido en los hospitales de Tomé, el hospital de La Higuera, el hospital Regional de Concepción se han desprendido innumerables veces como conclusión desde el ámbito de los especialistas médicos es que no es posible crear nuevos hospitales si no los dotamos tanto de la tecnología adecuada como del personal necesario.

 

Si es así, este proyecto cuenta con todo mi apoyo y, desde ya, anuncio mi voto a favor. Pero en el caso de que no ocurra y que esos especialistas luego no estén en la planta claramente vamos a ser cuestionados tanto el Gobierno como los parlamentarios.

 

Yo dije en alguna oportunidad que no iba a estar disponible para aprobar ningún proyecto del Ministerio de Salud hasta que no haya un criterio básico progresivo de la integración de médicos especialistas en los hospitales de las Regiones, particularmente hospitales de localidades más pequeñas.

 

Señor Presidente,  voy a votar a favor.

 

Entiendo que, por lo que he escuchado de los Senadores de la Región Metropolitana, este es un proyecto que era largamente esperado y que, efectivamente, existe al confianza en la delegación de todos estas atribuciones al Presidente y que estos hospitales van a contar no solamente con la infraestructura médica necesaria, sino con el personal especializado, tal como aspiramos y seguiremos luchando desde las Regiones del país para poder saldar una deuda que, lamentablemente, sigue pendiente en los hospitales públicos.

 

He dicho, señor Presidente.

 

Voto a favor.

 

¡Nueva Constitución ahora!

 

¡Patagonia sin represas!

 

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.