Creación de Superintendencia de Educación

El señor NAVARRO.- Señor Presidente, la verdad es que yo a veces creo comprender la premura del Ministro por aprobar este proyecto particularmente, porque efectivamente la educación está en crisis. Y lo que se requiere es salvarla de la crisis.

Imagen: antiveroladoc.blogspot.com

Sin embargo, la rapidez que se le ha puesto al debate de este proyecto, yo quiero advertir a mis colegas que se han votado 32 artículos en una sola votación, en 15 minutos. O sea, se le puso pressing.

Yo se lo manifesté al Presidente de la Comisión de Educación. Me retiré en su oportunidad, porque la verdad es que no me parece serio que un acuerdo de los asesores técnicos después sea votado 32 artículos en 15, minutos porque hay acuerdo entre los técnicos.

¡El Senado no puede renunciar a sus facultades de debatir! ¡Es un derecho! Y el derecho me lo gané yo y los que aquí estamos para debatir en la Comisión y en el Senado.

–(Aplausos en las tribunas).

Entonces, esto es avanzar porque hay acuerdo político. Yo siento que en esto -y, por cierto, críticamente- no se aprendió la lección de la derrota política de la Concertación.

Le dijimos al Ministro por qué la Agencia de Calidad de la Educación va a estar solo en Santiago, dónde quedan las Regiones.

Todo el discurso regionalista respecto a la descentralización: ¡No hay ninguna Agencia de la Calidad en Regiones!

Todo concentrado en Santiago.

Quiero decir que cuando dijimos que había en el Comité de Coordinación del Sistema Nacional de Aseguramiento de la Calidad, que lo integra el Ministro, el Superintendente, el Secretario Ejecutivo, debía haber representantes de sostenedores, profesores, directores, alumnos, que sea convocado por lo menos cuatro veces, para hacerlo más participativo y democrático, también se niega.

Estamos frente a un modelo totalmente vertical, coordinado por un Comité que no tiene ninguna institucionalidad jurídica. Se lo planteamos al Ministro.

Queremos mayor institucionalidad, que no sea solo el Ministro que coordine a todas estas modificaciones (Superintendencia, Agencia de Calidad).

Y, por cierto, los colegios privados pagados, cuando lo soliciten. No se les puede fiscalizar a menos que lo soliciten.

También los padres que pagan tienen derecho a que haya fiscalización sobre la calidad que se ejerce en esos colegios.

Ellos quedan fuera, a pesar de que el Presidente de la Asociación de Colegios Particulares Pagados así lo pidió.

Creo que ha habido un énfasis, por cierto, con mucho efectismo. Ahí están los semáforos, ahí están los liceos de excelencia, y, por cierto, esta ordenación que se nos pretende.

Sin duda que hay aspectos positivos.

Hemos cuestionado la fórmula, el método, la falta de un debate más profundo y particularmente también lo que pasa con los trabajadores de la educación. No hubo diálogo entre ANDIME y el Ministerio.

–(Manifestaciones en tribunas).

Se lo presenté formalmente al Ministro, y nos dijo que sí habían conversado.

–(Manifestaciones en tribunas).

Luego conversaba con los dirigentes, y me decían no han conversado.

Entonces, una reforma de esta envergadura, sin diálogo con los trabajadores de la educación, es una reforma que cojea. Porque, en definitiva, o avanzamos en un Gobierno donde hay democracia y se escucha a todos los sectores, o avanzamos con una línea vertical, que más bien se parece a una dictadura.

–(Aplausos en las tribunas).

¡Hay que escuchar a la ciudadanía!

Entonces, señor Presidente, artículos con nuevas causales de despido por cese de funciones, cláusulas que asimilan y homologan más bien al Código del Trabajo, la evaluación de desempeño en lista condicional, que no da derecho a indemnización, la verdad que son elementos muy complejos.

Si uno quiero efectivamente generar condiciones de gobernabilidad, tenía que haber acuerdo. Y a veces los acuerdos requieren tiempo, requieren sacrificios mutuos.

Aquí yo creo que no se hizo el esfuerzo de tener acuerdo con los trabajadores de la educación, con los funcionarios del Ministerio de Educación.

Y yo lo he dicho, y se le repito al Ministro: estamos disponibles para modernizar el Ministerio. El Ministerio es un vetusto Ministerio, que se le agregan más y más funciones sin tener un grado de modernización profundo. No se ha legislado. Entonces, se ha parchado.

Aquí lo que debiéramos haber discutido es cómo creamos un Ministerio de Educación a la altura de los desafíos del siglo XXI, por cierto, con un Ministerio de Educación Superior.

Qué tiene que ver un infante de primero básico con un ingeniero cibernético, que quiere un doctorado en Harvard.

La educación superior requiere legislación especial. Y lo hemos dicho: hay que separar las funciones.

Pero particularmente, señor Presidente, yo espero que el 10 por ciento de funcionarios que fueron despedidos arbitrariamente con la llegada de este Gobierno no vuelva a ocurrir hoy en este proyecto…

–(Aplausos en las tribunas).

Porque si así ocurre, lo que hay entonces es un procedimiento.

El Ministro es un gran negociador. Yo espero que en esto no le falle, no diría la muñeca, no le falle el tino político, porque si no, vamos a tener problemas.

Claramente uno espera que una reforma se haga con la gente, y no contra la gente. Y que una reforma se haga, por cierto, con la voluntad de quienes están allí cumpliendo funciones hace muchos años, incluso más allá de los Gobiernos de la Concertación. Porque no estamos defendiendo a quienes estuvieron trabajo en la Concertación, estamos defendiendo la institucionalidad y la carrera funcionaria del Ministerio de Educación.

Señor Presidente, el artículo 3° transitorio, de los funcionarios, tiene observaciones. Yo voy a pedir votación separada en algunos artículos. De tal manera de dejar muy claro cuál era nuestra voluntad.

Algunos artículos, por cierto, son necesarios; otros era absolutamente innecesarios por ser inconsultos y particularmente afectar derechos de los trabajadores.

He dicho, señor Presidente.

¡Patagonia sin represas, señor Presidente!

–(Aplausos en tribunas).

El señor GIRARDI (Presidente).- En un informe de Mixta no hay derecho a pedir votación separada, lamentablemente, Senador.

El señor NAVARRO.- ¡Para que sepan desde ya que no podemos hacer nada…!

Tags:
0 shares

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.